Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Quiero verte hoy de tarde
Vie Ago 18, 2017 4:49 pm por Miguel Visurraga Sosa

» Sonetos, tres.
Vie Ago 18, 2017 12:16 am por caminandobajolalluvia

» HORIZONTES DESATADOS. IV
Jue Ago 17, 2017 8:22 pm por caminandobajolalluvia

» …De tu mano
Jue Ago 17, 2017 8:17 pm por caminandobajolalluvia

» EL DUENDE CON ALAS QUE NO PODÍA VOLAR.
Jue Ago 17, 2017 8:14 pm por caminandobajolalluvia

» INVIERNO EN EL CAMPO
Jue Ago 17, 2017 8:03 pm por caminandobajolalluvia

» Tarde enajenada
Jue Ago 17, 2017 7:55 pm por caminandobajolalluvia

» Tardes de primavera
Jue Ago 17, 2017 7:14 pm por Esperanzapaz

» Soledad en solsticio de verano II
Jue Ago 17, 2017 1:44 pm por Miguel Visurraga Sosa

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    La canción

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    La canción

    Mensaje por Oscar64 el Sáb Oct 11, 2014 4:56 pm

    La canción

     

    Nunca más escuché esa canción, no pude, no podría,

    ni aunque el cielo me lo pidiera para al fin salvar mi alma,

    no quiero, no la oiré si tú no escuchas,

    no puede haber sino silencio si no me hablas,

    eres tú la voz que se perdió con el ocaso,

    la mano que entibié, la dulce boca

    que aún quiero besar antes de hundirme en cada sueño,

    que aún quiero encontrar cuando me eleve en las mañanas

    y deba batallar con los oídos taponados.

    No existe ni maldad en mi silencio,

    en mi sordera, en mi paso por las calles,

    es sólo palpitar con el pecho ya extasiado

    de la música que ayer hizo felices nuestros pasos.

    No existe obligación de que regreses,

    esto es sólo ante mí, ante mis ojos,

    callados y caídos en el polvo de tu ausencia,

    cabizbajo me voy por las esquinas,

    alegre me verán alzar mis torres

    y a diario navegar entre las mesas,

    entre talleres y hogueras, entre abrazos

    y, al fin, entre desechos de la nada.

    Pero aquella canción, no me la traigan,

    que nada hará posible que la escuche.

    Tan sólo si estás tú, tan sólo entonces

    por cierto que abriré todas las puertas,

    que pediré a la orquesta que repita,

    que empujaré a los vientos cada nota.

    Entonces, ya lo sabes, cantaremos,

    es esa la canción, no hay otra más que me interese.

     

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

     

    11 10 14

      Fecha y hora actual: Dom Ago 20, 2017 10:31 pm