Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Tu cuerpo en otra sombra
Hoy a las 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Tu vida llena de fantasia
Vie Nov 18, 2016 6:05 am por caminandobajolalluvia

» El hospital de los dulces y golosinas
Vie Nov 18, 2016 5:52 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Escribo, Saramago

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Escribo, Saramago

    Mensaje por Oscar64 el Mar Oct 07, 2014 5:14 am

    Escribo, Saramago

     

                                    “No busques trabajo, escribe” José Saramago

     

    Escribo, Saramago, siempre escribo

    aun cuando no tenga tinta o lápiz,

    aun cuando en mi mesa el pan nos falte

    o el frío llene de soledad  mi casa.

    Escribo si nos mienten, si cantamos,

    si por fin regresa el sol o hay otro muerto,

    escribo por amor, por libertad, por gracia

    de conocer las sílabas que invocan al dormido,

    las letras, el dolor, las iniciales

    de un sólido infinito que regresa cuando amamos.

    Escribo a plena luz, en las tinieblas

    en que el dolor me halló hecho pedazos y escribiendo,

    escribo por la paz del que regresa

    y más por la de aquel que aún no nace,

    por el amor sin fin que nos sostiene,

    por la maldad sin tregua que nos ata,

    que nos amordazó al querer justicia,

    que no pudo acallar las voces de los muertos.

    Y si tengo trabajo o no lo tengo,

    si alcanza o no el dinero para el viaje,

    escribo por igual, aunque en el viento

    se pierdan mis escritos cada noche.

    Escribo, es mi trabajo, lo he sabido

    desde que vi un acento hecho paloma,

    desde que un verbo fue y me sirvió calma

    y un adjetivo trajo dos guitarras y una rosa.

    Escribo porque sí, no me preguntes

    ni pidas tú saber cuánto he ganado,

    en pesos no lo sé, soy pobre siempre,

    pero mi arca está llena de cigarras,

    de estrellas, de licor, de laberintos

    en que un hilo es la hache y otro el verso

    y entre ambos una Ariadna resplandece.

    Es más, le quito tiempo a mi trabajo,

    dejo una flor sin luz, un sol sin agua

    sólo por batallar con los idiomas,

    por darle un camisón a aquel desnudo

    y ver cómo se aleja cantando sobre el cielo.

    Escribo por amor, lo tengo claro,

    no tengo ni ambición ni miedo al tiempo,

    es todo soledad cuando vivimos,

    salvo que haya otra aquí con la que marches,

    vendrá, vendré, nos hallaremos todos,

    es esa mi esperanza, más no tengo.

    Escribo pues por ser, no tengo explicaciones,

    no voy a contestar ni a hacer alardes,

    he sido tan feliz con mi destino

    que ni otro golpe más va a derrumbarme,

    en tanto salga el sol, en tanto aguarde

    mi viejo amigo, el mar, a que charlemos,

    feliz yo viviré, más si mi hermano

    junto a mi hijo está ya sembrando el mundo.

    Hay otros, Saramago, que me dicen

    no escribes más, ya búscate un trabajo,

    no saben que en la vida somos libres,

    que nada ha  de acallar el propio río,

    que vale suceder tras un salario,

    más nunca si el salario es todo el cielo,

    vinimos a vivir y a ser felices,

    con un contrato o no, ese es mi cielo y no lo dejo.

    Abrazos, Saramago, ven si quieres,

    hablemos que hay que hablar sencillamente,

    cuando las calles están solas, cuando el tibio

    corazón tiemble de miedo, cuando

    los bandos imperiales nos acechen.

    No soy menos que nadie, más tampoco,

    pero en mi mesa está la silla puesta

    para todo el que lo entienda y quiera sitio.

    Un vaso he de traer, otra manzana de mi huerto

    y un apretón de manos, eso claro,

    mientras no tenga que escribir humildemente

    que aquí, que aquí te espero, hermano mío.

     

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

     

    07 10 14

      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 7:35 am