Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Tu cuerpo en otra sombra
Ayer a las 9:29 pm por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Tu vida llena de fantasia
Vie Nov 18, 2016 6:05 am por caminandobajolalluvia

» El hospital de los dulces y golosinas
Vie Nov 18, 2016 5:52 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Digan lo que digan

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Digan lo que digan

    Mensaje por Oscar64 el Mar Sep 23, 2014 5:10 am

    Digan lo que digan

     

    Decían que te amaba, lo decían

    por envidia de ver que sólo a ti te hablaba,

    que seguía esa luz de tus pasos por la calle,

    esa flor de tu piel en el perfume de mis brazos,

    esa forma de dos que se devoran y recrean.

    Decían que te amaba por celosos,

    porque era gris la vida nuevamente,

    las misma sopa que servir, el mismo jefe,

    enloquecido después de que su mujer se fue con otra

    y de que su secretaria se fue con otro

    (este si es hombre, le dijo en su carta de renuncia).

    Decían que te amaba los cobardes,

    los que permiten otra vez que la injusticia predomine,

    que un niño muera de hambre, que los árboles

    se vuelvan aserrín para la mesa de los ricos

    y un lagrimón de plomo entre las nubes y los ríos que se asfixian.

    Decían que te amaba los ministros,

    esos que nunca se interesaron ciertamente en nada,

    ni en mejorar las cosas de sus pueblos oprimidos

    ni en salvar el planeta de la debacle inminente,

    sólo arreglos para el álbum y coimas ancestrales

    para seguir después con el disfraz que a nadie engaña.

    Decían que te amaba los amores

    que todo compartían con nosotros,

    las calles sin más prisa, los veranos

    en la orilla del mar o echados tras la siesta,

    los que nos comprendían desde el primer beso

    hasta la ocupación de las pequeñas crisis diarias,

    sabían que el amor no es cosa permanente,

    pero sabían que en su frágil estructura

    podían empezar cada vez el mismo amor día tras día.

    “Ya no te amo, ayer ya te lo dije,

    y es que hoy te amo y es eso lo único que nos importa”

    Así decían que te amé, que nos amamos,

    y es que no saben que aún mi pecho es tuyo,

    que aún en la ciudad, llena de envidia,

    de celos, de cobardes, de dignatarios de la nada,

    de amantes sin amor y de amores sin quien los ame,

    yo sobrevivo, yo, que desde entonces te amo,

    y que vine aquí a corregir a los que pasan por la plaza.

    Decían que te amaba, yo digo que te amo,

    con los mismos salpicones de verdura por cena,

    con la misma taza de té con leche en las mañanas

    y la misma seducción de dormir juntos y abrazados,

    con el mismo fervor del perro que, apaleado,

    no olvidará jamás lo que aprendió de tus caricias.

    Te dirán que te amaba, y lo dirás tú mismo,

    y agregarás ya no te amo, déjate de tonterías.

    Sólo entonces callaré, pero no porque te crea,

    sino porque si este amor muere, es sólo

    para que alguna vez vuelva a vivir entre nosotros.

    Decían que te amaba, y en el futuro

    decían que te amaba porque, sencillamente,

    yo te amo cual te amé, sencillamente

    yo te voy a seguir amando para siempre, y digan lo que digan.

     

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

     

    23 09 14

      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 5:31 am