Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» A TODOS LOS DEL FORO
Lun Mar 20, 2017 12:58 pm por caminandobajolalluvia

» Enciende de tu pluma…
Lun Mar 20, 2017 11:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi vuelo
Vie Mar 17, 2017 7:58 am por caminandobajolalluvia

» Soledad en solsticio de verano II
Jue Mar 16, 2017 6:24 pm por caminandobajolalluvia

» Amanece…
Miér Mar 15, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Un café y mil recuerdos...
Miér Mar 15, 2017 6:07 am por caminandobajolalluvia

» El mar (5)
Dom Mar 12, 2017 4:22 pm por caminandobajolalluvia

» El mar (4)
Sáb Mar 11, 2017 4:49 pm por caminandobajolalluvia

» Sólo Arte
Sáb Mar 11, 2017 10:32 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Año dos mil catorce

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Año dos mil catorce

    Mensaje por Oscar64 el Lun Sep 22, 2014 5:00 am

    Año dos mil catorce

     

    Flores lila, mundos desolados,

    el gobierno inventará la última apuesta

    y en cada fábrica se hará siempre lo mismo:

    trabajo, desempleo, bajos sueldos,

    y en casa un mal vivir de los humildes

    y un próspero rapaz que con sus hijos parte a misa

    y un general sopor que ni se entiende ni se cura.

    Es tiempo del final, de nada nuevo,

    los gays, las putas, los choferes, los borrachos,

    todos quejándose de un mundo sin caminos,

    todos culpando a genes, padres, electrones

    del proceder de la especie y su futuro,

    de la fatalidad de un cielo incierto

    y de la sin razón de no poder verse felices.

    Ya queman al peruano, ya furiosa

    la clienta se abalanza contra el chino

    que, sin saber de idiomas, no comprende

    más que a golpes que nadie trata así a cualquier xenófobo,

    estamos en el filo de la espada

    y es una mano nuestra la que también la sostiene,

    estamos de regreso ante el abismo,

    allí donde el amor alzó tres cruces

    y tan sólo un bandido atravesó para llegar al gran banquete.

    Te dejaría caer, pero te extraño,

    te dejaría arder, pero te necesito,

    no estás aquí porque sí, sino porque andas,

    porque alzas en tu boca nuevas alas, nuevos verbos

    y extrañas la fruición de aquellos dos del paraíso.

    Estás, hermano, a ras de lo que duerme,

    de lo que quiere despertar, pero no alcanza

    sino dudas, sino pus en sus banderas,

    sino humedad en vez de manos que lo auxilien.

    Estás en la ciudad de la cual todos somos dueños,

    qué hacer, qué va a pasar, no decía el cartapacio,

    pero es tiempo, reloj, de ya avancen tus agujas,

    pero es tiempo, dolor, de que comprendas que hay remedio.

    Empieza la verdad con aprender a comportarnos,

    mi abrazo yo te doy, el resto hallar y hacer

    lo que desde un principio aquí nos hizo falta.

     

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

     

    22 09 14

      Fecha y hora actual: Miér Mar 22, 2017 10:18 pm