Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    El hombre en el camino

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    El hombre en el camino

    Mensaje por Oscar64 el Lun Sep 15, 2014 9:23 am

    El hombre en el camino

     

    Del hombre aquellas hiedras que le brotan

    del sexo y de la barba y de la boca,

    que suben por los muros del deseo

    que enredan a su piel manzanas rojas,

    del hombre aquellas piernas que se enlazan

    a un cuerpo y a una piel hecha de estrellas,

    de lenta eternidad como en las olas

    de los mares que nacen de la sangre,

    del hombre que ya esperas, que ya tienes,

    que buscas cada vez que te hallas lejos,

    que nombras en el aire en que respiras

    y que amas simplemente por ser hombre,

    del hombre, de aquel hombre, yo te digo

    que todo lo obtendrás, porque ya tienes

    con él la libertad que da el desierto,

    conmigo, que soy él, la perspicacia

    capaz de repoblar la luna seca,

    capaz de alimentar un mar sin peces

    y de en cada ciudad contar mil hijos,

    del hombre eres tú quien dará la prueba

    de atar, de sostener el mutuo hechizo,

    él sólo late y vaga por las selvas,

    él sólo vive un mundo ya iracundo,

    es todo soledad, piel de destellos

    y un cauce en la opresión de un río rojo,

    del hombre, que soy yo, no me preguntes

    de dónde viene, que él mismo lo ignora,

    de dónde sale, que, al ver las auroras

    dirá que de la noche más eterna,

    pero al mirar la luna se desdice

    y ha de decir que en ti tuvo su origen,

    que en ti su lagrimón se volvió piedra

    y el mar felicidad en que navegues.

    No me preguntes quién le ordena los cabellos,

    que los vientos disputan su furia cada tarde,

    su rápida altivez, su ocaso tibio

    y el horizonte puesto en sus pupilas como un arco,

    allí la flecha fue tu corazón que se desangra,

    allí el disparo es paz para las sábanas del sueño

    y guerra en el deseo que se despierta a medianoche.

    Del hombre no me pidas que te explique

    por qué palideció con cada guerra,

    por qué quiso el amor hasta aun perdido,

    por qué regresa al mar por las ciudades de la noche

    y que del mar no tuvieron ni la brisa ni la calma,

    ni la ola que lo alzó en una caricia,

    ni el brillo azul del beso del desvelo. 

    Del hombre no me pidas que perdone

    su craso error, su fe de vagabundo,

    su diario aparecer y sepultarse entre deberes,

    su vano comprender que esto no es lo que mereces,

    su aciago batallar para que el mundo se haga pleno

    y hasta el zarzal feliz de que la tierra lo cobije,

    su siempre parpadear con las estrellas de la tarde

    y ese reír de trigo que inunda las arterias,

    tú déjalo volar, sube a su boca,

    escucha susurrar en su voz a los astros,

    al fruto de la vid, al viejo viento

    que con él aprendió más derroteros que en la piedra,

    es tuyo, lo sabrás, porque se abraza a tus recuerdos,

    porque se incendia en tus latidos, porque pasta

    en la suave humedad de tus caderas y tus labios,

    porque contigo irá, concatenado a la alegría,

    porque en su eternidad te ha de elegir para su canto.

    El hombre, ese yo soy, no  me preguntes

    y sólo déjame abrazar tu soledad que en mi termina.

     

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

     

    15 09 14

      Fecha y hora actual: Jue Dic 08, 2016 10:48 pm