Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Cual el delito...
Mar Ene 17, 2017 5:55 am por caminandobajolalluvia

» Seré como...?
Dom Ene 15, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Feliz Cumpleaños, Andrea!!!!
Vie Ene 13, 2017 3:20 am por caminandobajolalluvia

» Son rojos los labios
Mar Ene 10, 2017 4:47 am por caminandobajolalluvia

» Cual fauces locas
Sáb Ene 07, 2017 5:02 am por caminandobajolalluvia

» SEQUÍA
Vie Dic 30, 2016 6:18 pm por caminandobajolalluvia

» La flecha del tiempo
Jue Dic 29, 2016 12:17 pm por caminandobajolalluvia

» Versos a Lucila…
Mar Dic 27, 2016 4:31 am por caminandobajolalluvia

» QUE LA VIDA NO TE ABURRA
Vie Dic 23, 2016 7:41 pm por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    El clavo

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    El clavo

    Mensaje por Oscar64 el Vie Ago 15, 2014 6:53 pm

    El clavo

    Por supuesto que allí, donde termina el clavo,
    estaba el corazón en inocente espera
    y sin saber sintió que un explosivo
    partía su visión de un mundo sin dolores,
    por supuesto que el clavo fue un olvido,
    cayó, clavó su pus, su filo aciago,
    entró por las costillas, rompió el hueso
    y en los tejidos blandos se tiñó de rojo,
    algo al entrar salía al mismo tiempo,
    algo al clavarse se soltó de vida
    y en esa transición hasta los ojos se mojaron,
    el clavo de sudor, de lágrimas la sangre,
    y el ojo de recuerdos, de trenes que se marchan
    y de un atardecer que cierra párpados sobre los horizontes.
    Por supuesto que el golpe fue seguido
    por otro golpe más, por otro más certero,
    que había que clavar bien firme, al despedirse,
    el cuadro del dolor sobre ese cuerpo taciturno,
    las tablas de esa cruz sobre esa tarde inolvidable
    y el pecho del amor con esa saña del que ya no siente.
    Por cierto allí quedó, temblando el universo,
    cayendo a goterones la vida compartida,
    la insoluble pregunta del por qué hacia el infinito
    y el clavo ya clavado en un adiós irrenunciable.
    Las torres de las piernas vacilaron,
    los muros de aquel hombre ya temblaban,
    ya abrían como flor ante el segado laberinto
    para escapar de allí con sueños deshojados,
    para poder salir del foso en que caía,
    clavado en ese amor del que ni un dios pudo salvarlo.
    El clavo quedó allí toda la vida,
    en él la fe se asió para algo hablar con el misterio,
    para no desmayar en cada giro de agonía
    con que hondo penetró hasta encontrarse con la misma muerte.
    Ésta no oyó, no era su turno, aquel estruendo
    y solo agonizó el despedido día y noche,
    solo vagó con el dolor recto y perenne
    de aquel clavar del que ya nunca osó librarse.
    Cada latir del corazón se lo recuerda,
    cada aspirar del aire es un martillo,
    el clavo sigue allí, ya lo perfumen los recuerdos,
    ya lo revuelva el porvenir con más suplicios,
    ya lo mencione el agitar la flor del viento,
    ya vuelva a dar su golpe cruel la madrugada.
    El clavo no se irá sino contigo
    y hasta en lo eterno vivirá, clavado en tu alma
    cual tantas penas de este mundo arrebolado,
    con su metal delgado y puntiagudo cada día,
    buscando en ti el sitio exacto en que clavarse nuevamente.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/


    15 08 14

      Fecha y hora actual: Jue Ene 19, 2017 6:23 pm