Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» El fuego de tu cuerpo
Ayer a las 1:09 pm por caminandobajolalluvia

» Heladas rosas mojadas de fuego
Sáb Nov 18, 2017 11:00 am por caminandobajolalluvia

» Un solo sueño
Jue Nov 16, 2017 7:23 am por caminandobajolalluvia

» Me urge… (Para Andrea…)
Miér Nov 15, 2017 4:52 am por caminandobajolalluvia

» Moderna Esclavitud
Mar Nov 14, 2017 6:51 am por caminandobajolalluvia

» No era corazón.
Mar Nov 14, 2017 6:44 am por caminandobajolalluvia

» Palabra de rosa
Mar Nov 07, 2017 6:14 am por caminandobajolalluvia

» Es de noche…
Mar Nov 07, 2017 6:06 am por caminandobajolalluvia

» Juramento
Vie Nov 03, 2017 3:51 pm por eledendo

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 11 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 11 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Palabras claves

Galería



    Desayuno

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Desayuno

    Mensaje por Oscar64 el Vie Jul 25, 2014 5:32 pm

    Desayuno

    Tomé la taza del color del día,
    tenía el sol mezclado con azúcar,
    un poco de café, dos damiselas
    hechas de pan con queso y mermelada.
    Y ungí mis labios en un río hirviendo
    de noches sin dormir, de gran nostalgia,
    y el primer sorbo me lo dijo: vives,
    y fue el segundo el que indicó: descansa.
    Entonces me bebí las alegrías,
    me devoré mi pan, miré mis manos,
    atesoré el calor del dulce desayuno,
    me sentí recobrando el mar y el ancho mundo.
    Y es que a mi alrededor ya naufragaban
    las mutuas esperanzas, los amores,
    y es que en las calles múltiples ladinos
    asaltaban farmacias y a señoras.
    En cambio tras beber vi que en el puerto
    la goleta esperaba por el trigo,
    las olas revolvían un cadáver,
    ya pronto se despierta, repitiendo,
    y allá, las ávidas gaviotas altaneras
    mordían el cristal del horizonte
    y de mis ojos ciertos lagrimones,
    que no por más salados aumentaron las mareas.
    Así acabó el regreso a la jornada,
    el firme comprender que todo es bueno,
    así dejé la taza en mi maleta,
    cuando quieras y haga falta
    yo contigo la busco y desayuno.}

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    25 07 14

      Fecha y hora actual: Jue Nov 23, 2017 9:03 pm