Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Hoy a las 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Hoy a las 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Ayer a las 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 10 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 10 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Encuéntrame

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Encuéntrame

    Mensaje por Oscar64 el Sáb Mayo 31, 2014 10:27 pm

    Encuéntrame

    Encuéntrame cuando por fin te recuperes,
    cuando sepas quién eres y qué quieres de esta vida,
    cuando halles al final de los recuerdos mi pasado,
    mi lágrima y mi adiós, que por mi parte aún no terminan,
    encuéntrame cuando no tengas más remedio,
    cuando al final de tus historias sigas triste
    o solo o ya feliz, pero sin mi alma,
    sin mi miseria ni mi amor, esos que fueron
    tuyos desde el día en que nos vimos,
    nuestros desde el mar de tus angustias
    y sólo míos ya desde la hora de tu huída.
    Encuéntrame en la sal de tus almohadas,
    en el bolsillo de tu voz, donde mi nombre
    como un viejo billete aún espera a que lo extiendas,
    a que cambies con él toda una vida de silencio
    por un sólo atardecer entre los dos y sin palabras,
    allí, donde tu piel guarda mis besos,
    tus huesos, mi calor, y tus cabellos
    la masa gris y roja de tus mejores añoranzas.
    Encuéntrame en la cruz de tus dolores,
    en esa flor de tu esperanza, en aquel banco
    que en esa plaza los abuelos aún entibian,
    mientras los guardias amedrentan a los niños
    y a las palomas, más no así a los delincuentes,
    menos al lábil traficante ni a las putas
    con las que parten ya cumplida su jornada.
    Encuéntrame en la ley del jubilado,
    en viejos titulares de mi muerte eterna,
    en la entrevista a fondo con tus dudas,
    en el documental de tus ausencias,
    en la foto exclusiva de tus sueños,
    en donde un manantial llega a mi boca
    y un hilo del color de tus desvelos,
    y un goterón de sangre de mis propios precipicios.
    Encuéntrame en el lunes, mientras vuelves
    a tu trabajo en la filial de los esclavos,
    en la rutina de los martes, cuando aprendes
    que es otro día más de otra semana, de otra vida
    que dejas transcurrir hasta que el miércoles te aturde,
    hasta que el jueves te libera como el pinchazo en un gran globo
    que suelta al porvenir hasta ese viernes tu energía,
    encuéntrame en el sábado en que aún te quede tiempo
    para volver a casa, al corazón y a ser honesto,
    en el domingo encuéntrame, que el cielo
    al menos ese día nos permite un escrutinio,
    un viaje bajo el sol, un fiel descanso
    en que las lágrimas parecen testimonios
    y la justicia del amor las oye
    ya con ninguna venda pues sabe bien lo que nos pasa.
    Encuéntrame, por fin, en tus regresos,
    en tu propia confesión frente a tu espejo,
    este yo soy, dirás, este el que busco,
    y aquel, o sea yo, el que en verdad sé que me amaba.
    Entonces sin perder otro segundo,
    encuéntrame y recuerda que me adoras,
    que juntos nos halló, feliz, la vida
    y juntos nos dejó en la sombra nuestro olvido.
    Encuéntrame y entonces, como en la primera noche,
    podremos descubrir lo que ha pasado,
    lo que somos, lo que falta, lo que hallamos
    el uno allí en el otro y ambos en conjunto,
    entonces volveré a mi propio nombre,
    entonces he de ver de nuevo que yo existo,
    que nunca me perdí, que sólo necesitaba
    de tu voz para encontrarme, para ser contigo
    lo que merecemos y entonces
    no volver a perder tiempo en extrañarnos
    y menos en fallarnos, como en esta noche
    en que te busco y ni siquiera fugazmente
    en mi corazón puedo encontrarte
    y perdonar por fin que nos perdamos sin sentido.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    31 05 14

      Fecha y hora actual: Mar Dic 06, 2016 11:03 am