Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» La noche desplomada
Ayer a las 3:48 pm por caminandobajolalluvia

» QUE LA VIDA NO TE ABURRA
Ayer a las 12:52 pm por Miguel Visurraga Sosa

» A la luz de la palabra
Ayer a las 11:06 am por caminandobajolalluvia

» Labio peregrino
Vie Mar 24, 2017 12:42 pm por caminandobajolalluvia

» A TODOS LOS DEL FORO
Lun Mar 20, 2017 12:58 pm por caminandobajolalluvia

» Enciende de tu pluma…
Lun Mar 20, 2017 11:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi vuelo
Vie Mar 17, 2017 7:58 am por caminandobajolalluvia

» Soledad en solsticio de verano II
Jue Mar 16, 2017 6:24 pm por caminandobajolalluvia

» Amanece…
Miér Mar 15, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Romance para los ríos

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Romance para los ríos

    Mensaje por Oscar64 el Mar Abr 29, 2014 6:36 am

    Romance para los ríos

    Habladme, ríos, habladme
    y detenedme en el agua,
    como a la piedra que pulen
    o al pez que en contrario avanza,
    besadme como a los musgos
    que cada ribera alcanzan,
    como al sapo que fue príncipe,
    como al príncipe que escancia
    su llanto entre vuestras perlas,
    su reino en esa cascada,
    llevadme de vuestra mano
    al lecho en que se descansa,
    ya los pulmones dormidos,
    ya en los ojos bien mojadas
    las pupilas que sufrieron
    y el iris que en negro calla,
    llevadme ante el padre océano,
    vuelto helecho, vuelto rama,
    vuelto un ahogado que nace
    porque al fin regresa al alba,
    y en el vaivén del recuerdo
    que se agita en la bajada,
    que los afluentes revuelven
    y los remansos amparan,
    hacedme volver sin aire,
    sin sueños ni amor ni nada,
    que todo quedó en la tierra,
    que todo es naufragio y lastra,
    menos tu arrullo de fuego,
    menos tu sed que me calma
    y el cantar turbio y sereno,
    de mis ríos vueltos habla,
    olas de mil verbos turbios,
    remolinos de palabras
    en que al fin, vuelto silencio,
    todo mi sonido calla,
    y aquí me funde, mis ríos,
    a un discurso que es de playa,
    de transitar infinito
    y de boca sin medallas,
    y así, cantando, enseñadme
    lo que no sé de mi casa,
    lo que no se de mi pecho,
    lo que no tengo en garganta,
    habladme, que ya estoy dentro
    de la corriente que arrastra,
    del inundado terreno
    de mis sueños y mis ganas,
    del corazón en el lecho
    y de tu pez en la almohada,
    voy a escuchar en silencio,
    voy a aprender cómo cantan,
    y entonces todos seremos
    un par de orillas que marchan,
    ya hacia el mar, ya al horizonte,
    y ambos hechos de una fragua,
    la que en allí es llanto del mundo,
    la que en mi es apenas lágrima,
    dos formas de ver el tiempo
    y de lavar sus entrañas.
    Habladme, pues, ríos buenos,
    que aunque lloro, escucha mi alma
    y el hombre en mil redes preso
    y en su andar vuelto batalla,
    ya en el mar mudos seremos,
    ya en el fondo, rocas y algas,
    pero en tanto allá corremos,
    habla, río, ruge y canta.
    Yo lo mismo haré en mi cauce,
    agua azul, de sed que salva.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    29 04 14

      Fecha y hora actual: Jue Mar 30, 2017 12:55 am