Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Cual el delito...
Mar Ene 17, 2017 5:55 am por caminandobajolalluvia

» Seré como...?
Dom Ene 15, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Feliz Cumpleaños, Andrea!!!!
Vie Ene 13, 2017 3:20 am por caminandobajolalluvia

» Son rojos los labios
Mar Ene 10, 2017 4:47 am por caminandobajolalluvia

» Cual fauces locas
Sáb Ene 07, 2017 5:02 am por caminandobajolalluvia

» SEQUÍA
Vie Dic 30, 2016 6:18 pm por caminandobajolalluvia

» La flecha del tiempo
Jue Dic 29, 2016 12:17 pm por caminandobajolalluvia

» Versos a Lucila…
Mar Dic 27, 2016 4:31 am por caminandobajolalluvia

» QUE LA VIDA NO TE ABURRA
Vie Dic 23, 2016 7:41 pm por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 7 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 7 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Mal de otoño

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Mal de otoño

    Mensaje por Oscar64 el Miér Abr 09, 2014 4:29 pm

    Mal de otoño

    Hay un olor a cebolla en la ciudad,
    a pájaro insepulto, a cenicero,
    a lágrima podrida entre los labios,
    a estatua que abandona el sanitario,
    a boca ya marchita en el silencio,
    a la húmeda verdad del abandono.
    En ráfagas, en formulas, en bandos,
    así se extiende el manto corrosivo,
    por patios, por palacios, en iglesias,
    en pliegues del mejor libro de cantos
    y en cada pata coja de los bares de la noche
    y en cada amanecer que, cual la rosa, nos marchita,
    sin permitir hallar la salida al laberinto..
    Se trata de un dolor sin titulares,
    de un tráfico de vidas que se oxidan,
    que ejercen su función, creando clavos,
    pero que mueren al volver sin pan a casa.
    Se extiende el porvenir como una sombra,
    o un perro que sí muerde cuando ladra,
    en calles que no dan a plaza alguna
    y en leyes que no sirven ni de adorno,
    el más fuerte ya tiene sus ahorros en la luna,
    su viaje a otra galaxia cuando estalles,
    planeta mal cortado por el hambre,
    celeste soledad de la tercera
    morada en que los sueños se disuelven
    y en que cada habitante es poco menos ya que pieza inútil.
    Por eso, estupefacto, huelo a lodo,
    a especias de la muerte, a sanguinarios
    venablos que nos clavan el recuerdo,
    la fuerza, la alegría, el taciturno
    ensueño en que otro mundo era posible,
    y alguna multitud en que encontrarnos,
    y alguna que otra rosa no infectada
    y que poder oler y amar y repartirles,
    si no para alcanzar el bien de todos,
    para al menos simular que estamos vivos
    y que esto que se pudre es nuestra espera
    y no la propia rabia que nos parte
    y que nos hace oler el fin del acto
    en cada vastedad de la ciudad que nos derrota.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    09 04 14

      Fecha y hora actual: Jue Ene 19, 2017 4:28 pm