Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Y busco...
Hoy a las 6:36 pm por kin

» Mesura de tus labios cristalinos
Hoy a las 5:27 pm por caminandobajolalluvia

» SIN CADENAS
Ayer a las 6:04 am por caminandobajolalluvia

» COLORES
Ayer a las 5:59 am por caminandobajolalluvia

» CON DOLOR
Ayer a las 5:55 am por caminandobajolalluvia

» ***Pinceladas Divinas***
Ayer a las 5:50 am por caminandobajolalluvia

» EN SÍ
Ayer a las 5:39 am por caminandobajolalluvia

» LA EXCURSIÓN DE LOS COCODRILOS
Sáb Oct 14, 2017 6:32 pm por G. Sarmiento

» SIN NOMBRE
Sáb Oct 14, 2017 6:17 pm por G. Sarmiento

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 9 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

caminandobajolalluvia


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Palabras claves

Galería



    Nieblas de otoño

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Nieblas de otoño

    Mensaje por Oscar64 el Lun Abr 07, 2014 5:52 am

    Nieblas de otoño

    No sé qué es todo esto que me pasa,
    la sociedad forjó tantos laureles,
    tanta velocidad tuvo la historia,
    del cierre del edén al ciber mundo,
    de la decena de los mandamientos
    al libre arbitrio de las compulsiones,
    de ir y venir de cuna a tumba sin que importe,
    sin que recuerde nadie los nombres que tuvimos,
    las noches sin amor, la fe pese a lo adverso
    y el fondo del licor en las botellas que bebimos,
    todo esto y más, que yo no sé lo que me pasa,
    si debo saludar con consecuentes omisiones,
    si debo combatir en busca de mi propio reino,
    si debo apenas ser un atalaya de la enorme ruina.
    Me digo que no soy el responsable de mi mismo,
    me acuso de no ser el mejor hijo de la tierra,
    de entender al que dejó su construcción a media marcha,
    su trigo por moler, su entrada al cine sobre la mesa de la noche.
    Me alegro de dudar de las iglesias,
    de no ser quien pretende hallar tesoros,
    de ser el que camina, simplemente a paso lento,
    sabiendo que la noche va también en nuestro curso,
    y el aire y el soñar con otros reinos que no giran
    y el beso que no das, pues no comprendes que te extraño.
    Me siento en el volcán, ese al que todos llaman tiempo,
    dejando en su explosión propios fragmentos de mi altura,
    de mi dedicación, de mis gentiles arrebatos
    y de un sitio al que llegar cuando no queden contraseñas.
    Quien pueda averiguar dónde se han ido las razones,
    cuál es ese dolor que no permite levar anclas
    ni arar en la ciudad tras los tesoros de la gente,
    quien pueda que se acerque con sus manos de ceniza,
    de semillas, de medidas para el vuelo de los libres,
    y explique en mi estación lo que no sé por qué me pasa,
    por qué nos pasa a todos, cuando el sol ya inunda el cielo,
    y el mar, que prometió lavar mis culpas y camisas,
    se vuelve a recostar como un gran perro ya cansado.
    Es verde el corazón, pero lo riegan soledades,
    por eso sangra el ser, cuando tu abrazo ya parece
    que no regresa nunca y que sabe menos que yo lo que nos pasa.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    07 04 14

      Fecha y hora actual: Miér Oct 18, 2017 9:54 pm