Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Quiero verte hoy de tarde
Ayer a las 4:49 pm por Miguel Visurraga Sosa

» Sonetos, tres.
Ayer a las 12:16 am por caminandobajolalluvia

» HORIZONTES DESATADOS. IV
Jue Ago 17, 2017 8:22 pm por caminandobajolalluvia

» …De tu mano
Jue Ago 17, 2017 8:17 pm por caminandobajolalluvia

» EL DUENDE CON ALAS QUE NO PODÍA VOLAR.
Jue Ago 17, 2017 8:14 pm por caminandobajolalluvia

» INVIERNO EN EL CAMPO
Jue Ago 17, 2017 8:03 pm por caminandobajolalluvia

» Tarde enajenada
Jue Ago 17, 2017 7:55 pm por caminandobajolalluvia

» Tardes de primavera
Jue Ago 17, 2017 7:14 pm por Esperanzapaz

» Soledad en solsticio de verano II
Jue Ago 17, 2017 1:44 pm por Miguel Visurraga Sosa

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    La noche negra

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    La noche negra

    Mensaje por Oscar64 el Jue Mar 20, 2014 5:25 am

    La noche negra

    Ya han muerto para mi todas las cosas,
    las lágrimas que amé, porque eran tuyas,
    las tardes cuyo nombre pronunciamos
    como aquel creador que en siete días las forjara.
    Ya han muerto para mi todas las aves,
    esa cual luna, blanca y sin plumaje,
    esa cual sol, dorada y sin más nido
    que el viejo atardecer, flotando en pleno mar, como un ahogado.
    También la que en las nubes se hizo lluvia
    y en el viento una voz que en nuestro oído fuera trino,
    la que voló tan lejos que cielo y tierra se fundieron
    para esperar por ti, sin que ya nada cante ni tu ausencia.
    Ya han muerto para mi todos los dones,
    la vida que gané con tanta lucha,
    la sombra que cubrí cono mi esqueleto más fecundo,
    la huella de mi pie, que convertida en bosque de años
    su fruto te entregó, para que de hambre no murieras.
    Y sin embargo yo el combate pierdo,
    las fuerzas de vivir, la gran sonrisa
    con que cargué el dolor que nos entrega el remolino
    y en cuya ventolera suele arder sólo el abismo.
    Creí que te quedabas para siempre,
    creí que te entendías con mi boca,
    que mi camisa era tu piel y la tuya mi abrigo
    y que desnudos más bien nada nos haría tener frío.
    Pero perdí la voz, la apuesta, la sorpresa,
    quedé mirando lejos sin saber que te perdía,
    ese navío en fiesta, esas espumas a tu espalda
    no fueron sino sal en este mar del hundimiento.
    Ni estás ni volverás, ni siquiera yo mismo regreso,
    y es tarde para obviar que el mundo sigue
    y ya no habrá nueva razón de revivirlo.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    20 03 14

      Fecha y hora actual: Sáb Ago 19, 2017 12:46 pm