Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» El fuego de tu cuerpo
Ayer a las 1:09 pm por caminandobajolalluvia

» Heladas rosas mojadas de fuego
Sáb Nov 18, 2017 11:00 am por caminandobajolalluvia

» Un solo sueño
Jue Nov 16, 2017 7:23 am por caminandobajolalluvia

» Me urge… (Para Andrea…)
Miér Nov 15, 2017 4:52 am por caminandobajolalluvia

» Moderna Esclavitud
Mar Nov 14, 2017 6:51 am por caminandobajolalluvia

» No era corazón.
Mar Nov 14, 2017 6:44 am por caminandobajolalluvia

» Palabra de rosa
Mar Nov 07, 2017 6:14 am por caminandobajolalluvia

» Es de noche…
Mar Nov 07, 2017 6:06 am por caminandobajolalluvia

» Juramento
Vie Nov 03, 2017 3:51 pm por eledendo

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 8 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 7 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

caminandobajolalluvia


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Palabras claves

Galería



    Por amarse

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Por amarse

    Mensaje por Oscar64 el Sáb Mar 08, 2014 8:33 am

    Por amarse

    Navegaron el río, atravesaron
    la ciudad para llegar a su anhelada cita,
    un cuarto sin prisión para los cuerpos,
    un lecho para dos hombres desnudos.
    Si fue en la Grecia aquella de los reyes
    o en la Roma imperial o allá en Bizancio,
    si fue en el medieval rayo de luna
    o en el renacentista cielo claro,
    dos hombres se encontraron cual dos hombres,
    dos hombres se encontraron cual un hombre
    con su mujer se halló en el aledaño
    palacio de sus cuerpos y sus almas,
    o bien son dos mujeres junto a Safo
    que llegan a Madrid o a Buenos Aires.
    Qué importa la verdad, si, por amarse,
    vencieron la tragedia de los tiempos,
    dejáronse llevar por lo imperfecto
    de ser las dos mitades que hallan su otro,
    su otra, su mitad, ya reprimida,
    ya repartida en cuatro puntos virginales.
    Un hombre, una mujer, dos hombres o dos hembras,
    qué importa ya, ciudad, si en tus orillas
    se entregan al amor que a ti te falta,
    se ayudan a decirte cuánto debes
    de dar y agradecer por su alegría,
    cuánto mejor serás si en ti construyen
    como tú su balcón y su escalera.
    El río ya te cruza, ya no temas,
    con tal riego y rumor habrá semillas para siempre,
    tú mójate los labios y celebra
    que al fin la libertad puede nadar
    sin más disfraz en lo profundo del caudal de tu estatura.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    08 03 14

      Fecha y hora actual: Jue Nov 23, 2017 1:48 pm