Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Ayer a las 7:42 am por ericmoreiraperez

» Tu cuerpo en otra sombra
Ayer a las 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Tu vida llena de fantasia
Vie Nov 18, 2016 6:05 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Cual terciopelo la fragancia

    Comparte

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7683
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Cual terciopelo la fragancia

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Lun Feb 03, 2014 3:08 am



    Decidida albura al encanto sostenida, de quebranto sollozo,
    nuncio albor que se hizo pena la menguante luna nacarada que refleja,
    desmentido albor que sueña una pantera
    dormitando en faz severa, la constancia de su ultraje,
    perpetuando el sinsabor de la mañana en el celaje,
    oriundo y néctar del pistilo sollozado
    cual ébano pintado, en luctuoso arrebol de sombras da,
    inmersa la marea de tu vïentre cual esperma, de un goce al soliloquio
    de las fauces de las dunas innombrables en épicas miradas de antaño,
    fluyendo en la distinta suspicacia a mi arrebato trunco y tan soñado
    cual albor segmentado de flores y canastos,
    árboles que despiertan su follaje de sombra en el atardecer
    perpetuando la mirada,
    la ceguera,
    de este roble en primavera,
    y la distancia, -nemorosa- arremete cual diáfana pantera la elocuencia
    a mi llamado, viaje de desmedido canto y pasión desmembrada en el
    vestigio del llanto, y estupor de sonrisas instantáneas…

    Cual la mirada del otoño que se pulsa en el ocaso, y dora con su albor el mismo
    nombre que desnudo se encuentra sosteniendo la manera
    de besarte, aún en Primavera…

    …Y al dialecto, que pausa sin un beso la mirada, la mañana se acentúa
    cual odisea perfumada de tilos y de fresias, encomiando la diadema
    de tu llanto… Así la voz que tenue canto no pidiera
    constancia en primavera,
    arremete ciega con la ultranza, el desafío
    que la onza, ante el clamor de la mirada taciturna en el oleaje de sal
    y vespertina hiedra trashojando margaritas
    se hace seña ante el diamante y estoque cigüeñal de una sortija,
    que a desmedro de la paz y la mirada, se hace una
    y se toca el paladar de la inocencia
    cual brusco atavío regalado, entibiando un cuerpo adamantino
    y seráfico, y endeble ya suspiro…

    Anida en mi canto la manera de un blasón un despertar y ya un sofisma,
    temporada de albor y de recelo cual un ágata precisa
    ante la forma, el hielo y el calor de la misma mariposa
    sostenida por el canto y tu muralla de cariño
    su idóneo tatuaje de nupcias nacaradas y forjando en el destino
    su albor y su mirada, su cielo, encarcelada,
    ante la vista que exulta el atavío de los sesgos y las llamas
    del goce ante las ramas
    de la virtud arremetiendo el pan y su primera maravilla
    que al desear
    es sombra al bienestar
    consigo mismo…

    Paraje que el destino asea con su canto no diamante y performa la sonrisa
    de un épico llamado de centella ante el ultraje melodioso de
    la marea y su última metáfora se afirma…

    …ante esta huella vespertina,
    cantando nuevas albas su simiente se deshoja y se nutre y atavía…

      Fecha y hora actual: Mar Dic 06, 2016 3:10 am