Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» EN SÍ
Hoy a las 5:39 am por caminandobajolalluvia

» LA EXCURSIÓN DE LOS COCODRILOS
Sáb Oct 14, 2017 6:32 pm por G. Sarmiento

» SIN NOMBRE
Sáb Oct 14, 2017 6:17 pm por G. Sarmiento

» La banca
Sáb Oct 14, 2017 6:10 pm por G. Sarmiento

» ***Pinceladas Divinas***
Sáb Oct 14, 2017 3:30 pm por Oxwell

» CON DOLOR
Sáb Oct 14, 2017 11:07 am por G. Sarmiento

» COLORES
Sáb Oct 14, 2017 11:00 am por G. Sarmiento

» SIN CADENAS
Sáb Oct 14, 2017 10:54 am por G. Sarmiento

» Rojo atardecer… (2)
Vie Oct 13, 2017 9:58 pm por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 8 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 7 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

caminandobajolalluvia


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Palabras claves

Galería



    El fin del campo

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    El fin del campo

    Mensaje por Oscar64 el Dom Ene 26, 2014 4:15 pm

    El fin del campo

    Como polillas atrapadas por el foco,
    los campesinos también cayeron en la trampa,
    la luz de la ciudad los sedujo, lujuriosa,
    lenta, marginal, tragamonedas de sus pobres ojos.
    Y cambiaron el trigal por conventillos,
    la leche matinal por cielos de humo,
    la voz de los arroyos por bocinas
    que los hacen correr ya sin semillas,
    el surco se quedó sin brote ni agua,
    la huerta se llenó de mercaderes
    y en los camiones del burdo y maquinal progreso
    van enfermos los frutos a las ferias de la urbe.
    El lazo se rompió entre hombre y árbol,
    el cielo se quedó sin trigo ni molinos
    y una lluvia nefanda riega el barro
    en que las sementeras sobreviven.
    La mano que sembró con paternal cuidado
    se tizna en la ciudad de fábricas y túneles,
    y es una flor deforme la que crece
    como el cáncer que roe al labrador en el tumulto.
    No queda más piedad que el viejo viento
    que bajo aquel sauzal susurra un grito
    y que tal vez allá, entre los cordeles
    de ropa y vieja sucia el corazón del campesino escuche.
    No se sabrá jamás qué ha sucedido,
    pero no volverán a ser tan rojos los tomates,
    no volverá la papa a su pulpa enamorada
    ni el pimentón a su sabor de tierra y cielo.
    El labrador tampoco a la alegría,
    el ciudadano menos a su buena mesa.
    La trampa se cerró sobe todos nosotros,
    tenga piedad la tierra de los errores de sus propios hijos.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    26 01 14

      Fecha y hora actual: Mar Oct 17, 2017 5:48 am