Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Cumpleaños sin-cuenta

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Cumpleaños sin-cuenta

    Mensaje por Oscar64 el Jue Ene 16, 2014 7:40 am

    Cumpleaños sin-cuenta

    Soy Óscar Pérez, me presento,
    hijo de Rafael y Rosa, hijo
    de la ciudad de San Felipe de Aconcagua,
    hermano de Miguel, de Andrés y Paula,
    casado con Verónica, anulado
    y padre de Óscar Valentín, hijo de mi alma.
    Soy Óscar, en mi piel
    va mi pueblo natal, su humilde río,
    va todo mi país, Chile, de norte
    a sur de su heredad hecha de fraguas,
    de pueblos ancestrales e infinitos,
    de huestes de invasores y colonos,
    con hombres hechos peces, cóndores, piñones,
    o piedras de un salar de sufrimiento,
    con hembras siempre madres en la risa
    y hermanas siempre en la canción, la lucha y el gran sueño.
    Soy Pérez, como aquel que desde lejos
    subió a los cerros descalzo en pro de leña,
    y alimentó como el mayor de sus hermanos
    los cuerpos y los sueños de otros Pérez de su pobre raza.
    Mi padre luego fue, lo ha sido siempre,
    incluso ahora en que palpita en una eterna estrella.
    Garviso también soy, como Guillermo,
    mi abuelo tan lejano y tan amado como el ruido
    del mar que palpitó desde nacido en mis entrañas,
    murió siendo yo tan niño que ya nunca
    supe más de la muerte sino que era
    apenas un secreto de alas de oro,
    un ya nos vemos luego en plena plaza,
    un no hay porqué llorar, la vida siempre tiene mil caminos.
    De hecho Rosa fue mi madre, la mayor
    de sus hijas y la que amo hasta que parta,
    también ella se fue envuelta en un sueño,
    espero que haya suficiente eternidad para que puedas,
    madre, contarme y escuchar conmigo
    lo que falta comprender del universo.
    Soy Óscar, ya lo dije, el Aconcagua
    es un río que atraviesa por mis calles,
    que lanza piedrecitas en mis aguas,
    que me mira como yo en su infancia de ángel
    y se aleja murmurando hacia Con Con sin dar respuesta.
    ¿Qué niño sideral no hay en los montes,
    en el trigo, en las calles de todos nuestro pueblos,
    qué niño que nos llama desde siempre en el recuerdo
    y en cada paso de hombre en que es su sombra el fulgor puro?
    No supe ni lo sé, pero presiento
    que basta que me duerma con su abrazo,
    que basta que les diga, compatriotas,
    que ese niño es mi país, o sea todos,
    usted y aquel y ese que en los cuatro
    rincones cardinales del planeta
    sembró sus propios hijos, sus ideas
    y una alegre bandera de tres tristes colores,
    alegre cada vez que usted respira,
    henchida cada vez que dice basta,
    porque esta vida no es tan sólo un resignarse,
    es también procesión, lucha, combate,
    la batalla por un tiempo más justo para el pueblo,
    por un nuevo pregón en la más larga mesa
    y en cada corazón que allí esperó su pan y su agua.
    Soy Óscar, Pérez soy, soy casi el mismo
    que ayer y ayer nació entre esos espejos
    de Chile, de Aconcagua, de aquel fuerte
    y feliz San Felipe que me nutre de sus montes,
    soy casi el mismo ahora, que regreso
    con todos mis cincuenta años de vida
    a mis sin cuenta vidas en que ardí todo este tiempo.
    Creí ser Óscar Pérez, no fui nadie,
    sólo uno más que anduvo en los barrancos,
    en los cirios, en los trenes de este mundo,
    que recogió el amor de la mirada que se esconde
    y lo volvió paloma porque ese ser lo iluminase,
    que defendió el honor de estar alegre en este mundo
    y de creer que es ser feliz y ser feliz nuestro destino.
    No quiero conocer de los misterios de Saturno,
    los veo cada día en el genial grano del trigo,
    no quiero actualizar los sinsabores de la célula,
    los vivo en cada acción que nos desvía del ser justos,
    a quien quiera, la fama, los tesoros, las banderas,
    los grandes chismes, las pequeñas desconfianzas,
    yo vine para ser y es lo que he sido en estos hombros,
    me abrazo a cada cual como si el cielo no fuera suficiente,
    como si en todos y a todos correspondiera algo que canto,
    mi desamor, mi amor, mi pan silvestre,
    mi afinidad con el sol y con los mares que tanto amo,
    no soy sino aquel átomo de vida transparente
    que alegre palpitó bajo mis huesos y mis sueños.
    Y a alguien amé y aún amo, ay de ese amor que sé que aún me ama,
    de ese fulgor que no murió ni estando lejos,
    de esa canción que sus oídos me enseñaron,
    de ese valor con que quisiera atarme a su destino.
    Aquí yo voy, tan solitario sin esa mirada,
    tan solidario porque sí, porque recuerdo
    que todo lo ofrecí para el futuro
    y que a la sombra fui cuando sentí que me moría sin sus brazos.
    Soy Óscar Pérez, lo soy todo,
    pues nada más yo pude ser que este secreto,
    que este país huracanado y triste,
    que esta nación de hermanos sobre el mundo,
    que esta nariz que husmeó tras las estrellas
    y que hoy se queda aquí, para que sepas que te abrazo,
    que tuyo soy, que espero tu venida,
    que no hay final si no estás tú
    en el final de todos mis caminos y los tuyos.
    Soy el que fui cuando te dije que era eterno,
    sólo que sin ti soy más mortal y más sencillo
    que aquel adiós que me condena a vida y muerte.
    En todo te veré si no regresas,
    feliz mientras me voy, con mi dolor vuelto neblina,
    con mi razón vuelta esperanza hasta que tú bailes conmigo.
    Feliz cumpleaños me diré, feliz cumpleaños
    yo les deseo a todos los que cantan,
    al que trabaja dignamente, al que sonríe
    aun sin necesidad, sólo por noble,
    sólo por contar con que la vida que allá espera
    será mejor que todo el vino ya bebido,
    yo creo igual, por eso alzo mi copa en plena noche
    y observo cómo el cielo con su amor la va llenando
    de las estrellas que me abrazan y que entrego a cada hermano.
    Salud, mi amor, salud, materia y seres, salud, vida querida,
    Óscar Pérez yo soy, los que cumplo son sin cuenta
    y esta es la voz de la verdad con que celebro
    y con que todavía canto, hasta repartirla con tu boca
    y en la mutua felicidad de una alegría
    ya eterna y nuestra y junto a todos para siempre.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    16 01 14

      Fecha y hora actual: Mar Dic 06, 2016 5:22 am