Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Tu cuerpo en otra sombra
Ayer a las 9:29 pm por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Tu vida llena de fantasia
Vie Nov 18, 2016 6:05 am por caminandobajolalluvia

» El hospital de los dulces y golosinas
Vie Nov 18, 2016 5:52 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    La bitácora de sal

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    La bitácora de sal

    Mensaje por Oscar64 el Lun Dic 30, 2013 5:23 am

    La bitácora de sal

    Hui lejos del mar, eso creía,
    pero las olas me siguieron en el viento,
    en el ondear de cada nube, en las hormigas
    que llevan y que traen sus arenas a mis pasos.
    Así es que marinero soy, terrestre, ciego,
    metálico y rapaz cual las gaviotas,
    elástico en la bruma de los días de oro,
    abisal como la flor muerta en la espuma de la carne.
    O pez, quizá eso soy, por eso pálido y callado,
    frío y nostálgico a la luz de cada luna,
    mediterráneo al fin, como en el plato en que me sirvo
    tu corazón hecho de espinas y de las mismas soledades.
    Antártico me voy, debajo de las olas
    del día y de la noche que contengo,
    exánime en la paz devoradora
    de los océanos helados que habitan en mi sangre.
    Rumor yo soy de arenas estelares,
    de oleajes en la voz, de mil cangrejos
    azules y blindados en la pulpa
    de un sueño en que meriendan las estrellas.
    Por tanto, viejo mar, no me rechazan las mareas
    del alto ir y venir de las ciudades,
    del ronco cosquillear de las jornadas
    en que debemos batallar para encontrar un fin terrestre,
    por tanto, amigo mar, oigo tu canto
    como si el mío fuera, y lo repito
    como si uno más yo fuera de tus albatros torpes
    paseándose en el muelle a la espera de un pescado.
    Y salgo por las calles cual sardina,
    simétrico en tumulto, en apretones,
    en la lata del metro atiborrado,
    en la mesa del jefe, sin cabeza,
    en mis propios deberes perdiendo las agallas,
    y todo me parece sumergido,
    el beso que no doy sin escafandra,
    la mano que no extiendo en la marea,
    y el sueño como escamas que se caen de mi pelo,
    de mis huesos, de cada soledad en que me ahogo.
    Espinas de pescado hay en mis sienes
    y es cada ocaso cruz en la que asciendo,
    acaso no tendré cielo al que asirme,
    pero sí una playa eterna de lágrimas que me alcen,
    que me quiten la ropa, que me mezan
    y me hundan al final en mi propio testimonio.
    Hui pues de ese mar al que regreso,
    porque en el fondo está como en mi núcleo atado,
    en mi barba, en mi piel, en mi jornada,
    está como en la extensa soledad de mi infinito
    en que un bajel o dos acaso se acercaron,
    mirándolos yo fui la vida entera,
    amando entre las olas su trayecto,
    y al fin eran mis ojos los mirados
    desde su eternidad de padre permanente.
    Amado mar, no escapo más de mi destino,
    ya mis lágrimas lloré, solo me queda
    hacerme capitán en cada estela
    y a mis costas llegar tras el tesoro de mis propias islas.
    Bésame mar, no sé esta vez cuándo regrese,
    pero sé que estarás entre tus redes para hallarme,
    un solo corazón tuve y te entrego,
    la caracola contará de mis hazañas
    cuando el sol beba en tus aguas y se duerma.
    Un hombre se verá frente a tu ocaso,
    sentado frente a ti, con el timón enhiesto
    en sal y en lagrimones de un adiós
    y de una eterna y solitaria bienvenida.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    29 12 13

      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 3:34 am