Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» El fuego de tu cuerpo
Ayer a las 1:09 pm por caminandobajolalluvia

» Heladas rosas mojadas de fuego
Sáb Nov 18, 2017 11:00 am por caminandobajolalluvia

» Un solo sueño
Jue Nov 16, 2017 7:23 am por caminandobajolalluvia

» Me urge… (Para Andrea…)
Miér Nov 15, 2017 4:52 am por caminandobajolalluvia

» Moderna Esclavitud
Mar Nov 14, 2017 6:51 am por caminandobajolalluvia

» No era corazón.
Mar Nov 14, 2017 6:44 am por caminandobajolalluvia

» Palabra de rosa
Mar Nov 07, 2017 6:14 am por caminandobajolalluvia

» Es de noche…
Mar Nov 07, 2017 6:06 am por caminandobajolalluvia

» Juramento
Vie Nov 03, 2017 3:51 pm por eledendo

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 10 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 9 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

caminandobajolalluvia


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Palabras claves

Galería



    Un nuevo ocaso

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Un nuevo ocaso

    Mensaje por Oscar64 el Miér Nov 20, 2013 11:38 am

    Un nuevo ocaso

    Mira la tarde, el hongo del sol, erecto, rojo
    y penetrando en el plácido horizonte,
    preñando de victorias sus espasmos
    de tierra, de alto mar, de sombras inclementes.
    Mira el instante en que todo se detiene
    en ese palpitar de la ciudad que se derrumba,
    cuelga su casco, bajan las cortinas
    y en casa alguien enciende el fogón para la cena.
    Mira la tarde, el cuerpo del cansado,
    la calle que se llena de los que aun regresan,
    alguno se quedó en esa locura que es la muerte,
    la vida y su reloj no lo curaron de su tedio.
    El mismo sol tal vez cumple calvario semejante,
    por eso de su cruz se ve que sangran los paisajes,
    por eso un lagrimón le dedican los amantes
    y los más simplemente se dan vuelta
    hasta dormirse en pleno olvido, en plena paz
    o en pleno sexo merecido entre los astros.
    Mira el silencio que te trae cada ocaso,
    ese momento en que también la tarde es tuya,
    tu propio atardecer tras las batallas de este día,
    tu propio desangrar las esperanzas que vertiste.
    Mira tu rostro iluminado por las sombras,
    luego prepárate a soñar, que otro horizonte
    simplemente en ti te espera, con su lucha
    que no cesa al contemplar un nuevo ocaso.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    20 11 13


      Fecha y hora actual: Jue Nov 23, 2017 3:20 pm