Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Temas similares

    Los posteadores más activos de la semana

    ¿Quién está en línea?

    En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

    Ninguno


    [ Ver toda la lista ]


    La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

    Los posteadores más activos del mes

    Flujo RSS


    Yahoo! 
    MSN 
    AOL 
    Netvibes 
    Bloglines 

    Navegación

    Galería



      Relojero

      Comparte

      Oscar64
      Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
      Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

      Masculino Mensajes : 8252
      Fecha de inscripción : 22/05/2010
      Localización : Santiago de Chile

      Relojero

      Mensaje por Oscar64 el Miér Nov 06, 2013 4:15 am

      Relojero

      Yo soy un reloj sin relojero,
      un ring sin boxeador, altar sin velas,
      espalda sin arar, nariz sin golpes,
      estoy en un lugar al que no van los mapas,
      en una ciudad a la que no dan las carreteras,
      en medio de un cajón en que revuelven
      las olas y la nieve tras las llaves a otro mundo.
      Yo soy un corazón que se desangra y grita,
      un pájaro sin luz, un beso tibio por las tardes,
      un hueso que salió de la epidermis de la espera
      en un choque espacial o en un parto entre dos cielos.
      Me apego a mi canción, sirvo las copas
      que la noche ha puesto en mi como los dedos en mis manos,
      como la voz en el balcón de mi garganta verde,
      como mi piel sobre tu piel cuando jugamos
      a ser felices y lo somos hasta quedarnos dormidos.
      Yo soy una estación abandonada a veces,
      o pronta a inaugurar, por eso hay sillas
      y un rayito de sol en las ventanas
      y un niño que se asoma entre los vidrios, asombrado
      de no ver sino mil trenes cruzar sobre el océano.
      Ese niño no soy, pero lo amo,
      lo llevo junto a mí, como a un buen libro,
      en que no sólo leo sino guardo
      algunas hojas de árbol, lágrimas caídas,
      estrellas y galaxias que recojo tras la lluvia
      y nombres de lugares que visito cuando
      no están sino en mi piel o en mi futuro preferido.
      Yo soy un corredor a toda prisa,
      dicen que ya choqué en aquellas curvas,
      que mi auto se perdió en algún barranco de mis sueños,
      que mi cuerpo salió catapultado hacia los cerros
      y que mi copiloto está tendido en plena calle
      con sus alas marchitas y una sonrisa entre los labios.
      He de llegar, pero no es meta lo que busco,
      es tránsito, es semáforo de tonos verde azules,
      un baile, una mansión con invitados felices
      y rosas en los tallos de las flores que los pueblas,
      y dentro de los vasos un buen vino,
      lo mismo dentro de los músicos que cantan.
      Un día quien me espere será mío
      y yo seré para él sencillamente eso,
      lo que ha esperado sin cesar, pese a las lluvias
      y al miedo sin final que nos habita.
      Entonces lloraré, daré las gracias
      y empezaré de nuevo a dar la vuelta al mundo.
      Un tic tac se ha de oír, seré yo que revivo
      porque esta vez sí sabré que ya tengo relojero.

      http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

      06 11 13

        Fecha y hora actual: Vie Dic 09, 2016 10:29 am