Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Tu cuerpo en otra sombra
Ayer a las 9:29 pm por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Tu vida llena de fantasia
Vie Nov 18, 2016 6:05 am por caminandobajolalluvia

» El hospital de los dulces y golosinas
Vie Nov 18, 2016 5:52 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    La tierra

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    La tierra

    Mensaje por Oscar64 el Mar Ago 13, 2013 2:06 pm

    La tierra

    La tierra, la tierra, la tierra nos busca,
    girando, quemando su luz cada día
    y a veces sucede que somos la tierra
    y andamos hallando un lugar despejado.
    La tierra, la tierra es un fruto dorado,
    que cae, que muere, que nace en la boca,
    su jugo nos nutre, su pulpa nos sacia
    y a veces es ella quien come en nosotros.
    Cantamos sin ocio, lavamos las nubes
    y el tiempo en los polos no es como la aurora,
    sino que se estanca en los hielos del pecho
    y en vez de entibiarse congela los sueños.
    La rauda estrategia de estar en la tierra
    es ver que no somos ni dueños ni esclavos,
    es dar con la puerta que en ella abre el cielo,
    que a veces es tierra sobre un digno muerto,
    que a veces es grito en mitad de la plaza,
    que a veces es mártir silencio encriptado.
    La tierra me gusta, escondía de niño
    mi mano en su arcilla, mi boca en su suelo,
    y echado en el césped de fértil infancia
    sabía que el mundo podía ser nuestro.
    Cabalgo la tierra en mis sueños de niño,
    recorro la tierra en la busca de un ángel,
    de un cuerpo desnudo de hermosa muchacha,
    de un honesto espejo en que mirar mis yerros.
    La tierra es perfume que nombra al ausente,
    cual rosa hecha polvo que aroma en la casa,
    o trigo hecho viento en el oro de un ave,
    o agreste madera en el pecho del fuego.
    Menuda, constante, adherida a los huesos,
    al ancla de un barco, a las hélices roncas
    de un avión o un auto que devora el tiempo,
    es nuestra y ajena, nosotros sabemos
    que ni nuestros somos, entonces no es nada
    que a veces la tierra nos deje sin surco,
    sin fruto, sin pesca, sin más minería,
    sin nueva palabra en el cordial asombro.
    No es raro si somos nosotros los necios
    que echamos al agua el vergel de este suelo,
    al mar las ciudades, el foso y las flores
    y el fruto al abismo que aguarda en el cieno.
    La tierra es la espalda del cielo que espera
    volver por nosotros, cambiarnos de luna,
    la tierra es el fósil de un sueño futuro
    en que todos caben de pie y sin guardianes,
    aremos su pecho, reguemos sus hojas,
    cambiemos de lado el temblor de sus montes,
    nunca más un sismo en la noche de dudas,
    ni un alud en medio del beso infinito.
    Te amamos, tú, tierra, tú tienes que amarnos,
    del barro en que cantas ya fuimos tus hijos,
    ahora en la sangre llevamos tu sello,
    por eso en tenerte no hay otro sentido
    que amar a la madre que cuelga alimentos,
    que entrar a la tumba como a un viejo cine
    en que en el libreto sales de la escena,
    pero vuelves pronto convertida en hijo.
    Un aplauso, tierra, la función no acaba,
    sólo un papel tienes, solemne y temprana,
    darnos tu pan, tierra, que nosotros vamos
    por ti a ser trigales en manos del fuego,
    la ronda se eleva por todos los pueblos,
    pues nadie se rinde al espacio de un hombre,
    gemimos, llamamos, tenemos futuro,
    la tierra, la tierra, ya somos la tierra.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    13 08 13


      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 5:36 am