Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» A la luz de la palabra
Hoy a las 2:17 pm por nam nado

» La noche desplomada
Sáb Mar 25, 2017 12:56 pm por caminandobajolalluvia

» Labio peregrino
Vie Mar 24, 2017 12:42 pm por caminandobajolalluvia

» A TODOS LOS DEL FORO
Lun Mar 20, 2017 12:58 pm por caminandobajolalluvia

» Enciende de tu pluma…
Lun Mar 20, 2017 11:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi vuelo
Vie Mar 17, 2017 7:58 am por caminandobajolalluvia

» Soledad en solsticio de verano II
Jue Mar 16, 2017 6:24 pm por caminandobajolalluvia

» Amanece…
Miér Mar 15, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Un café y mil recuerdos...
Miér Mar 15, 2017 6:07 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Las actas del testigo

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Las actas del testigo

    Mensaje por Oscar64 el Dom Jul 21, 2013 8:20 am

    Las actas del testigo

    Pasé a ser uno más, uno que escribe
    contra todos los demás que no lo leen,
    y es que también escriben, con qué tiempo
    habrían de leer si la hoja en blanco los atrapa.
    No fui distinto a aquel que llora rosas,
    ni al que elevó volcanes en un gesto,
    ni a aquella que dobló en dos el ocaso
    y en su bolso lo echó para salir a ver la muerte.
    No fui distinto al mar que ya se sabe
    de memoria nuestras lamentaciones,
    nuestro amor, nuestras derrotas, nuestros sueños,
    con él yo conversé mientras las olas
    borraban de mis huellas el detritus de gaviota,
    con él yo me abracé cuando en la noche no hubo estrellas
    y en mi tambor guardé su lento son de enamorado,
    sus barbas de cristal, su verde lengua
    de rey condecorado por una eternidad azul marina.
    Volví tras mi ciudad, sin ver que adentro
    las torres y edificios me alumbraban,
    también la vieja infancia con su río,
    donde arrojé feliz pedruscos y barquitos.
    En ese resplandor bebí las fuentes
    de un mundo maltratado por las letras,
    que encuentra más dolor que compromiso
    y más explotación que un digno trato.
    Por eso caminé con muchas dudas,
    qué era mejor, la flor o su florero,
    el pez o el pescador, la mala sangre
    o el limpio levantarse en la mirada.
    Sé que no hay conclusión, que todo pasa,
    que nada quedará tras la tormenta,
    pero si un ojo abrí no fue por tuerto,
    fue por verme aguzar el horizonte que buscaba.
    Si acaso lo encontré no sé decirles,
    pero alegre canté tras la verdad de los escritos,
    mi verbo dejo aquí, lo pongo en la mañana,
    el sol verá qué hará, yo sólo sigo
    junto a ustedes y a mis sombras mi camino.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    21 07 13

      Fecha y hora actual: Mar Mar 28, 2017 5:31 pm