Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    La noche de Mariela

    Comparte

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7685
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Tu Puedes La noche de Mariela

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Jue Jun 13, 2013 8:28 pm


    Mariela:         -Parece mentira… Tanto calor de hogar, y tan poco tiempo…-
     
    Daniel:             -Ya ahora ya no salgo. La luz de tus ojos me aprisionó. Estoy encerrado en tu cuevita, piba! Atrapado por completo por vos, esos mates, y esas tostaditas, que huelen tan bien!-
     
    Mariela:         -Es lógico que así sea, mi inocente palomita, je! Estás muy tierno esta tarde, y yo no dejo escapar la ternura que abriga a mi casa…-
     
    Daniel:             -Sentémonos entonces a disfrutar, mi belleza. Sucede que a los saltos olvidé que te había traído un regalo…-
     
    Mariela:         -¿Un regalo? ¿Y qué es?-
     
    Daniel:             -Viene con una linda caja.-
     
    Mariela:         -…Es livianito…-
     
    Daniel:             -¡Abrilo!-
     
    Mariela:         -A ver… Waaow!!!  ¡Una brújula! ¡Qué lindo!
    ¡Gracias, mi amor!
     
    ¿Y qué debo hacer con esto, mi amor?-
     
    Daniel:             -Dejá que apunte derecho siempre a mi corazón.-
     
    Acto I
     
    Escena 2
     
    (Aquella mañana era lluviosa, caía destemplada en la auroral neblina un sopeso de niebla y humedad, que gemía en esa azul mañana el desvelado encanto, de Mariela, que sentía la desnudez del desamparo, aproximándose la partida de Daniel a su trabajo; mientras la lluvia caía inconstantemente, de forma contínua, charcos en su esperanza denotaban una mujer necesitando el corazón de su amado, despidiéndose uno del otro, en aquel claro, oscuro de enigmas y tocando el corazón de Mariela…)
     
    Mariela:         -¿Era prisa lo que sentías, corazón, desde que te levantaste?  No me dejaste tiempo para sostener tu impermeable, y besarte en éste día horrible, tan lejano del sol que nos espiaba ayer… Hoy dormí mal... Tuve un mal sueño, vení, dame un beso antes de irte…-
     
    Daniel:             -Mi amor, me despido así rapidito, que se me hace tarde, (la besa) Nos vemos ésta tarde, Mariela… Si necesitás algo, llamáme…Vuelvo al atardecer…-
     
    (Se besan, y Daniel se va)
     
    Escena 3
     
    Mariela:         -Bueeeno… Siendo las doce del mediodía, me dispongo a preparar el almuerzo.
    ¡Hacen falta cosas en la alacena! Voy a ir de compras, para conseguir esos víveres!-
     
    (Mariela sale del departamento, pero olvida las llaves)
     
    (Va directo al almacén)
     
    Mariela:         -Buenos días, Roque!-
     
    Roque:              -Hola, Mariela! ¿Qué necesitás?-
     
    Mariela          -Necesitaría llevar una leche, unos fideos, algo de fiambre, una leche chocolatada, unos tomates en lata… y algo más…-
     
    Roque:              -Perfecto, Mariela. ¿Cómo anda Daniel?-
     
    Mariela:         -Hoy se fue temprano. Llovía bastante.-
     
    Roque:              -Bueno, Mariela. Cuando necesites algo, acá estamos. Saludos a Daniel!-
     
    (Al salir del almacén, Mariela mete su mano en el bolsillo para buscar sus llaves)
     
    Mariela:         -¡Uy! No tengo las llaves! Me las olvidé en casa! Qué estaba pensando!...-
     
    Ya sé. Voy a ir hasta el trabajo de Daniel, y le pido sus llaves, hago una copia después.-
     
    (Mariela camina con la bolsa del almacén, unas cuadras, rumbo al centro, al trabajo de Daniel)
     
    Mariela:         -Me pesa la bolsa. Ésta se la regalo a aquél muchacho, que está sentado allá en la calle-
     
    Mariela:         -Tomá, querido-
    Muchacho que está sentado en  la calle:     -Gracias, Señora…-
     
    (Mariela sigue viaje, ahora más aprisa, caminando hasta el centro)
     
    (Cuando se encuentra cerca de Diagonal Norte, una camioneta blanca pasa al lado de ella, abre la puerta y un hombre la mete adentro de la camioneta)
     
    Mariela:         -¡Qué es esto!¡Qué es esto! ¡Por favor, suéltenme!
     
    (Dentro de la camioneta, habían tres hombres)
     
    Hombre 1:        -Calláte, piba. Vos calláte-
     
    Hombre 2 y hombre 3: (hablaban entre sí, y Mariela no llegaba a oír lo que estaban hablando).
     
    Acto II
     
    Escena 1:
     
    (La camioneta se había alejado kilómetros de la ciudad. Mariela estaba desesperada. Era casi el atardecer).
     
    Hombre 1:        -Ahora calláte, y bajáte, nena.-
     
    (El hombre abrió la puerta. Mariela al bajar, lo empujó con el hombro, y salió corriendo)
     
    (Mariela no paró de correr hasta que vio una casa y pidió ayuda. Salió una señora y un señor, mayores. Estaban en medio de un descampado.)
     
    Mariela:         -¡Ayuda! ¡Ayuda! ¡Ayúdenme, por favor!-
     
    Señor mayor:                -¡¿Qué te pasa, hija!?-
    Mariela:         -¡Me secuestraron! ¡Esos hombres de la camioneta que se van ahí! ¡Auxilio, por favor!-
     
    La señora mayor:        -Voy a llamar a la policía… pero por acá, estamos medio desolados...-
     
    Mariela:         -Señora: no se preocupe… Quiero volver a mi casa… Pero no tengo las llaves… Tengo que hablar con Daniel!-
     
    Señora:             -¿Quién es Daniel?-
     
    Mariela:         -Es mi novio.
    ¿Hay un tren, o algo por acá, que me pueda llevar a mi casa? Yo vivo en Capital.-
     
    Señor:               -Eso es muy lejos. ¿Porqué no te quedás con nosotros ésta noche? Tal vez sea lo más prudente…-
     
    Mariela:         -No puedo, Señora. Quiero volver a mi casa. Extraño mucho a Daniel! -


     
     
     
     
     
     

     

      Fecha y hora actual: Jue Dic 08, 2016 1:12 pm