Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Danzando entre las moras…
Dom Abr 23, 2017 8:24 pm por caminandobajolalluvia

» Mi corazón, espectro de una nube
Vie Abr 21, 2017 7:53 am por caminandobajolalluvia

» Dosel de espumas
Vie Abr 21, 2017 5:37 am por caminandobajolalluvia

» VISIONES IMPREVISTAS
Mar Abr 18, 2017 8:23 am por caminandobajolalluvia

» Sombra, nieve, claro…
Sáb Abr 15, 2017 1:58 pm por caminandobajolalluvia

» YA NADA ES IGUAL
Jue Abr 13, 2017 10:02 am por caminandobajolalluvia

» NO PUEDO DEJAR DE AMARTE
Jue Abr 13, 2017 9:57 am por caminandobajolalluvia

» ¿cómo nacer en tus ojos?
Jue Abr 13, 2017 9:51 am por caminandobajolalluvia

» Mundo de gracia
Jue Abr 13, 2017 8:38 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    El testigo

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    El testigo

    Mensaje por Oscar64 el Sáb Jun 08, 2013 6:00 pm

    El testigo

    Nadie volvió. La luna se hizo polvo,
    todos los ministerios se volvieron telarañas,
    la novia se agrietó sin hijos, sin vestido,
    y en las calles los autos se arrojaron a los ríos.
    Dicen que fue apenas perceptible,
    porque hervían las ollas y los timbres sonaban
    y en los televisores fue anunciada más lluvia
    y en los lechos del amor la luna se besó con una almohada.
    Dicen que no se supo quién fue el tonto,
    si el primero en partir, si el que mirando
    para atrás rodó en un llanto atormentado,
    o bien el que ni vio la realidad de la hecatombe
    y pronto en otro altar juró a otros dioses ser profeta.
    Me dicen que ni voz ni despedida los espera,
    que nada es como fue, pero que todo
    persiste en su lugar en la memoria de esos días,
    que en cada amanecer el sol pregunta
    por ese porvenir al que acudían sonrosados,
    por ese caminar del cual seguían las pisadas
    creyendo palpitar cuando ni el tiempo palpitaba.
    Nadie volvió, lo sé porque esperando
    no vi a nadie volver desde la mágica glorieta
    en que palabras y recuerdos se hundieron finalmente
    con el amor que nadie más que yo albergó tras naufragio.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    08 06 13

      Fecha y hora actual: Miér Abr 26, 2017 3:30 pm