Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Cual el delito...
Mar Ene 17, 2017 5:55 am por caminandobajolalluvia

» Seré como...?
Dom Ene 15, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Feliz Cumpleaños, Andrea!!!!
Vie Ene 13, 2017 3:20 am por caminandobajolalluvia

» Son rojos los labios
Mar Ene 10, 2017 4:47 am por caminandobajolalluvia

» Cual fauces locas
Sáb Ene 07, 2017 5:02 am por caminandobajolalluvia

» SEQUÍA
Vie Dic 30, 2016 6:18 pm por caminandobajolalluvia

» La flecha del tiempo
Jue Dic 29, 2016 12:17 pm por caminandobajolalluvia

» Versos a Lucila…
Mar Dic 27, 2016 4:31 am por caminandobajolalluvia

» QUE LA VIDA NO TE ABURRA
Vie Dic 23, 2016 7:41 pm por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    En el desprendimiento

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    En el desprendimiento

    Mensaje por Oscar64 el Dom Jun 02, 2013 7:59 am

    En el desprendimiento

    La música intento decirme cosas,
    la poesía intentó decirme cosas
    toda la gente que me habló intentó decirme cosas,
    hasta el amor y el odio en que viví intentaron decirme muchas cosas,
    pero yo, sordo de mi, ciego de mí, yo, el insensible,
    sólo pasé con mi aplaudir la luz del día,
    las fiestas en la plaza, aquel orgasmo
    y las rosas que florecen o marchitan en mis venas,
    sólo canté con voz templada por las aguas de los ríos,
    con fuego del dolor con que nací en mi encrucijada,
    con pámpanos de voz del cielo dulce
    o vinos aquietados por la oscura noche en mi alma.
    Pasé y canté de las verdades a mi alcance,
    del traje en mi interior, de la corbata en mi alacena,
    del duelo superior de mis hermanos hechos sangre,
    ruidos, oficinas, criminales, ángeles,
    perdidos, regalones de la nada y de la muerte,
    hombres y mujeres llenos de agua y agua,
    cuyo rumor la marejada trajo hasta mis plantas insalubres,
    dejando una humedad en cada huella de mi paso.
    El ruido del reloj no me detuvo,
    los gritos del vencido no me hallaron,
    la boca de serpientes y de oráculos
    no dieron con mi piel, más empedrada que el palacio,
    más dura que el rigor de los cadáveres sin sueño,
    más vieja que el dolor de quien no puede liberar su pena.
    Oí, pero no oí,
    viví, pero morí,
    me quise rescatar en párpados cerrados,
    en terca sumisión de la miseria en que me abato,
    reduje mi canción al palpitar del horizonte
    y en cada porvenir corté las venas de la tarde.
    Las cosas me dijeron muchas cosas,
    soy yo el que sin oír dejó este mundo,
    las que después se digan las comparto,
    es tiempo de emigrar y en cada rosa
    yo les dejé mi canto sin más voces
    que las que casi escucho cuando callo,
    cuando apago mi voz y los contemplo.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    02 06 13

      Temas similares

      -

      Fecha y hora actual: Jue Ene 19, 2017 3:44 am