Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Jerusalén: Morada de Dioses.

    Comparte

    Azael Alberto Vigil
    Poeta Reconocido
    Poeta Reconocido

    Masculino Mensajes : 520
    Fecha de inscripción : 08/05/2011
    Localización : Brooklyn, NY
    Humor : Oscuro, Rojo y Blanco

    Jerusalén: Morada de Dioses.

    Mensaje por Azael Alberto Vigil el Lun Mar 18, 2013 7:00 pm

    Finalmente, los tres pilares religiosos del mundo decidieron reunirse en las afueras de Jericó para tratar de resolver sus diferencias en cuanto a la concepción del Dios de cada uno. La discusión bordaba en gritos, acusaciones, conspiraciones, escupidas y golpes, todo por Jerusalén.

    El judío Jacobo proclamaba que Dios era hebreo y que Yahvé escogió a Israel para ser su pueblo favorito. Jacobo decía que Dios también les dio la Tierra Prometida y, que lo único sagrado en el mundo es lo establecido en La Torá, el antiguo testamento de la Biblia Cristiana. Jacobo gritaba a los cuatro desiertos con metralleta en mano que Yahvé hizo una alianza con Abraham la cual garantizaba la soberanía y supremacía judía sobre los demás seres que habitan la tierra, incluyendo los autómatas animales. Según Jacobo, ya dios había hablado y no había nada más que agregarle asunto. Ellos los hijos legítimos de Dios y todos los demás, perfectos bastardos.

    El musulmán Mustafá decía que la forma de vida que se muestra en el Corán, las enseñanzas de Mahoma es la verdadera forma de ganarse el Paraíso. Vociferaba, con espada en mano y dinamita en cintura, que el profeta Mahoma fue el último mensajero de su Dios Alá. Entonces, había que seguir los 5 pilares: El Credo, un solo Dios y su nombre es Alá; 5 Oraciones Diarias, a distinta hora del día; Limosna, sostener a los viejos de la comunidad; Ayuno, a manera de rito y Peregrinar a La Meca, al menos una vez en la vida. Proclamaba al Islam como la única y verdadera religión, las demás eran Infieles, hipócritas. El musulmán Mustafá estaba decidido a hacer desaparecer cualquier torre llena de infieles para probar su tesis al mundo y así volverse digno de la tierra santa, tierra de sus antepasados.

    El Judeo-Cristiano Pedro escuchaba con la paciencia de los zopilotes que volaban sobre la cabeza de Jesús en Gólgota en tiempos remotos. Se sirvió una copa honda de vino tinto o sangre púrpura, no recuerdo bien, y eructó lo siguiente, no sin antes hacerse una cruz en el pecho: Jesús es el único hijo de Dios. Cristo es el mesías por excelencia, quien con su muerte abrió el ingreso al Paraíso a todo aquel que siga sus pasos sin importar el linaje. Además, Pedro seguía argumentando, ya todo está escrito en la Biblia, el resto no son más que pecadores. Si no me quieren creer ni obedecer, les pego un tiro en medio de los ojos. Ya saben que se puede matar en defensa propia siempre y cuando después te confieses con un buen obispo, y si es tu amigo mejor. Ser Judeo-cristiano tiene sus beneficios jurídicos y materiales, puedes vestir y escuchar la música que te gusta siempre y cuando no olvides ir a misa los domingos y dar una generosa limosna. Jerusalén es Judeo-cristiana y punto y el que diga que no le mandamos la Inquisición esta noche.

    Mientras la plática se volvía más candente y ninguno de los participantes daba su brazo a torcer, un niño mal nutrido con los ojos hundidos de desfallecimiento, desnudo y descalzo pasaba frente al establecimiento donde la discusión tomaba lugar. Les pidió un trozo de pan y los tres Patriarcas religiosos lo ignoraron completamente, amenazándolo con miradas de desprecio y desdén. Luego pasó un grupo de ancianas judías, musulmanas y cristianas en peregrinación rumbo a Jerusalén en busca de paz y de sus maridos e hijos desaparecidos en la dicha guerra santa (sucia). Los tres líderes religiosos se miraron uno a otro y, sin escatimar insultos comenzaron a culparse entre ellos, acusando a sus dioses de todas las calamidades del planeta. La trifulca comenzó y cada uno sacó su arma y se fue en contra del otro. Sangre por todos lados.

    Al final de las hostilidades, tres cuerpos inertes yacían boca arriba con los ojos abiertos, dando testimonio de lo que los seres humanos somos capaces cuando el fanatismo y el hambre de Poder se hacen aliados para explotar la ignorancia del prójimo. Y lo más grave del asunto es que los copartícipes de este argumento circular creían ciegamente en la legitimidad de sus reclamos y estaban decididos a morir o matar en nombre de sus respectivos Dioses.

    Cuando los tres líderes religiosos ya bien muertos, Jacobo, Mustafá y Pedro arriban al la otra vida, todavía discutiendo como locos fanáticos empedernidos, se quedan estupefactos al ver quien los recibe. Es Satanás vestido de santo perverso. Satanás, con una leve sonrisa picara les comunica: "Bienvenidos hijos míos, mi casa es su casa."
    Los tres patriarcas, aturdidos por la escena del momento preguntan: -¿Dónde está Yahvé? Dijo Jacobo.- -¿Dónde está Jesús? Dijo Pedro- ¿Dónde está Alá? Dijo Mustafá.-
    Un silencio sepulcral se apodero del momento y un olor a azufre y purgatorio impregnó el lugar.
    De manos cruzadas, mirando las llamas del infierno arder como nunca antes, Satanás sorprendido les responde: -¿Quién? ¿De qué demonio hablan ustedes? Nunca he oído esos nombres, y es más ni sé a que se refieren. Ustedes han estado inventando tanta cosa allá en la tierra que hasta a mi me han confundido con tantos nombres.”

    Después de un corto mutismo infernal, el ángel caído reacciona y les dice: "Seguro hablan del Creador Universal, el mero mero. ¿No vieron allá por la tierra a un niño mal nutrido, desnudo y descalzo? Lo seguían un grupo de ancianas que buscaban a sus hijos y maridos desaparecidos ya, mientras ustedes se discutían el poder. El Creador siempre se presenta como el más necesitado y sufrido, es su forma de probar a los humanos. ¿No lo vieron? Pasó al lado de ustedes y no le prestaron atención.”

    Los tres pilares religiosos allí presentes se miraron uno a otro asombrados y tembleques y por primera vez en sus pseudo religiosas vidas, entendieron las Escrituras de un cantazo, pero ya era demasiado tarde.
    Al corto rato, solo se escuchaba un crujir de dientes en las calderas del infierno y gritos sordos que alegraban al demonio.

      Fecha y hora actual: Vie Dic 09, 2016 4:43 am