Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» A la luz de la palabra
Dom Mar 26, 2017 8:55 pm por caminandobajolalluvia

» La noche desplomada
Sáb Mar 25, 2017 12:56 pm por caminandobajolalluvia

» Labio peregrino
Vie Mar 24, 2017 12:42 pm por caminandobajolalluvia

» A TODOS LOS DEL FORO
Lun Mar 20, 2017 12:58 pm por caminandobajolalluvia

» Enciende de tu pluma…
Lun Mar 20, 2017 11:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi vuelo
Vie Mar 17, 2017 7:58 am por caminandobajolalluvia

» Soledad en solsticio de verano II
Jue Mar 16, 2017 6:24 pm por caminandobajolalluvia

» Amanece…
Miér Mar 15, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Un café y mil recuerdos...
Miér Mar 15, 2017 6:07 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    CUANDO LOS HIJOS CRECEN

    Comparte
    avatar
    ingrid zetterberg
    ¡Poeta Bienvenido!
    ¡Poeta Bienvenido!

    Femenino Mensajes : 334
    Fecha de inscripción : 04/09/2011

    CUANDO LOS HIJOS CRECEN

    Mensaje por ingrid zetterberg el Mar Mar 12, 2013 1:13 am





    Cuando los hijos crecen



    ¿Dónde se fue el tiempo
    de las muñecas
    y los carritos?
    Las noches abrigadas
    con los hijos en casa,
    ¿dónde están?

    Todos reunidos
    en la sala o la cocina,
    en aquellos apagones
    donde el papá
    contaba historias inventadas
    de olvidados bosques.

    De repente
    una risa desdentada
    iluminaba la estancia,
    otras veces un llanto infantil
    en la madrugada.
    Y mis besos consolaban siempre.

    ¿Dónde están esas manitos
    que se asían de mi falda?
    ¿Y las quejas entre hermanos?
    Se esfumaron
    en la bruma de los años.

    Y los hijos crecieron,
    y mis niños ya no están.
    Me dejaron un vacío
    por dentro.

    Ya no puedo cobijarlos
    como entonces,
    y no me pertenecen más
    las horas de sus noches.

    Soy yo
    la que se tornó niña
    y mis ojos
    ya dependen de los suyos.

    Tambaleantes y frágiles
    van mis anhelos
    y mi corazón
    tras de ellos,
    buscando sus manos
    y protección.



    Ingrid Zetterberg

    Todos los derechos reservados
    S.C. Cta. # 1107040430657

      Fecha y hora actual: Mar Mar 28, 2017 4:17 am