Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Rosa de crepúsculo en sombras
Ayer a las 6:47 am por caminandobajolalluvia

» Quiero verte hoy de tarde
Vie Ago 18, 2017 4:49 pm por Miguel Visurraga Sosa

» Sonetos, tres.
Vie Ago 18, 2017 12:16 am por caminandobajolalluvia

» HORIZONTES DESATADOS. IV
Jue Ago 17, 2017 8:22 pm por caminandobajolalluvia

» …De tu mano
Jue Ago 17, 2017 8:17 pm por caminandobajolalluvia

» EL DUENDE CON ALAS QUE NO PODÍA VOLAR.
Jue Ago 17, 2017 8:14 pm por caminandobajolalluvia

» INVIERNO EN EL CAMPO
Jue Ago 17, 2017 8:03 pm por caminandobajolalluvia

» Tarde enajenada
Jue Ago 17, 2017 7:55 pm por caminandobajolalluvia

» Tardes de primavera
Jue Ago 17, 2017 7:14 pm por Esperanzapaz

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 11 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 11 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Santa advertencia

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Santa advertencia

    Mensaje por Oscar64 el Mar Mar 05, 2013 2:26 pm

    Santa advertencia

    A ese no lo imiten, es poeta,
    ni su madre lo aplaudió ni sus vecinos,
    trabaja en otra cosa dijo el padre,
    dedícate a político le aconsejaron sus amigos,
    las chicas lo buscaron, ciertamente,
    pero nunca se supo si fue un verso o si fue un beso,
    la cosa es que jamás pudieron recobrarse,
    la cosa es que él tampoco volvió del vuelo aquella noche.
    Ninguna se quedó, pese a sus ojos,
    pese a su risa, destemplada y franca,
    pese a su propia soledad donde cabían
    algunos universos y unas cuantas rosas.
    A nadie le importó cuando se dijo
    me voy y unas palomas lo llevaron,
    o trenes o barcazas en la noche,
    o acaso simplemente sus zapatos,
    gastados de trepar montes de Venus
    y Gólgotas de ausencia sin regreso.
    Algunos dicen que en verdad no existió nunca,
    que era sólo aquel cordel lleno de ropa
    movido por el viento y la pobreza,
    o un niño sin color por nunca amado,
    o un hombre como aquel que mira lejos,
    atado a su listado de deberes,
    ajado en la ilusión que lanza al tacho
    de la basura en un papel lleno de tinta,
    de sangre o de sudor, quizá de nada.
    Algunos dicen que, aunque existe,
    no fue capaz de aquel soneto que soñaba
    ni del romance en que escalar constelaciones
    ni de los versos libres para el hijo o para el mundo,
    que lo vieron volverse, ya triste y ya invisible para todos,
    que murmuró alguna oración de lejanía,
    que suplicó a labios cerrados un abrazo,
    que le dejó una carta en blanco a las auroras
    para que por ellas mismas la firmaran,
    sea en rocío de un otoño helado
    o en primavera de rosas fragantes,
    sea con rayos de sol inmarcesibles
    o con una ola que barriera con los sellos.
    Los menos dicen verlo cada día
    en el cesante que apretó los puños, mas sonríe,
    en el maestro que educó a los huérfanos cual reyes,
    en el señor que vende dulces en la esquina,
    en la pequeña flor que nadie mira en las hendijas
    de un día sin historia, en los balcones
    de un amor que el pecho aguarda desde siempre.
    Lo cierto es que de creer en su existencia,
    la cosa es advertir de no seguirlo,
    bastantes ya perdieron fe y cordura,
    bastantes ya probaron que no hay cielo
    ni lástima ni fondo en ser honestos,
    valientes, consecuentes, intachables,
    o sólo unos perdidos tras un trago,
    bohemios sin dolor, putos del alba,
    gañanes simplemente hechos de niebla,
    de abrigos color mar, de tres palabras
    sin pausa en el silencio de los tiempos:
    “yo te amo”, “no me esperes”, “esto es todo”,
    elija cada cual sus preferidas,
    sólo no imiten más a quien las diga,
    no vayan a creerse ya poetas,
    no vayan a esperar que los imiten,
    el mundo no es lugar ya para amores,
    no hay sitio en que albergar más esperanzas
    y pronto hay que elegir nuevos ministros.
    A esos envidiarlos sí es posible,
    nada que ver con vagos de alta luna,
    con grises tinterillos muertos de hambre,
    poetas, no poetas, sólo extractos
    de aquello que olvidar no bien los lean.
    Termino pues de un tajo y de un balazo,
    y no vayan a creer que si me río es poesía.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    02 03 13

      Fecha y hora actual: Mar Ago 22, 2017 10:53 am