Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Tu cuerpo en otra sombra
Ayer a las 9:29 pm por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Tu vida llena de fantasia
Vie Nov 18, 2016 6:05 am por caminandobajolalluvia

» El hospital de los dulces y golosinas
Vie Nov 18, 2016 5:52 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Marginalia

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Marginalia

    Mensaje por Oscar64 el Lun Feb 25, 2013 1:28 pm

    Marginalia

    Por esos pobres que no comen sino versos,
    poetas los llamaron, proxenetas se volvieron
    y hambrientos que se abrazan a una estrella,
    por ellos que creyeron que los libros
    pagaban cuentas, hacían diálisis, curaban la miopía,
    creyeron la ilusión un buen invento
    sin ver las tumbas que sus argumentos ya nos dejan,
    no inmateriales, sino concretas con los hijos
    del maestro, de la empleada, del obrero,
    de todos los incautos en sus losas
    borradas por el viento, ya intangibles
    en los husos horarios del olvido,
    barridas por el plomo del progreso,
    por las nuevas aldeas que en sus flores alzan torres
    y en sus escritos mil ciudades de innecesario alfabetismo.
    Por esos que bendicen hasta maldiciendo,
    que miran cada sombra como el pliegue de algún rayo,
    que escrutan el dolor como quien hace de la uva vino,
    rosales de la espina y una nueva flor de cada viuda,
    que nacen sin llorar, como sabiendo que es bastante
    lo que ha sufrido el mundo para darle más motivos
    y creen ser felices porque ven el horizonte
    y quieren que lo veamos todos, todas y toditos,
    a costa de ser fieles, a porrazos
    de búsqueda en la arena de un mundo ya desierto,
    nos quieren ver triunfantes como niños sin la escuela,
    como abejas en domingo, como frailes confesados.
    Por esos yo les digo que debemos alistarnos
    para evitar caer en sus sueños desquiciados,
    en su redonda suavidad de ilusionistas del idioma,
    la tierra heredarán si no firmamos los papeles
    que a cada cual le asignan su metro de terreno,
    su sueldo a fin de mes, su pensioncita miserable
    y su acta en el cajón que diga murió inmune,
    lo llora su familia aunque en la vida anduvo solo,
    fue bueno, casi santo, aunque ninguno esté seguro.
    No vengan los poetas revolviendo el gallinero,
    llamando al orden cósmico ni al pueblo a alzarse en armas,
    no prueban ni si hay alma, menos si sirve de algo,
    no pretendan que los amen simplemente porque vuelan,
    no traigan verbos nuevos, que con callar es suficiente,
    bastantes lenguaraces pasaron bajo el puente
    y a más de algún ingenuo se llevaron río adentro.
    Quedémonos abajo, dormidos, esperando
    que los extinga el tiempo o un tirano por costumbre,
    no demos más oídos a esta clase de enemigos
    que sólo hacen pobre al pobre y triste al triste
    y que a veces por sí mismos se vuelven transparentes,
    tanto que hay algunos que los creen inmortales
    porque una flor cayó desde sus labios a la estrella
    o un río se detuvo para escuchar su alegoría.
    Quedémonos callados, que ahora dicen que nosotros
    también somos poetas, y eso sólo porque andamos,
    porque vemos, porque incluso amamos a esa dama,
    de la que nos discuten si es de este o de otro mundo,
    no saben que nosotros sí somos invisibles
    y que mañana o antes que eso, ciertamente,
    nuestras verdades van a dominar el nuevo mundo.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    22 02 13

      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 5:36 am