Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Ayer a las 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Ayer a las 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Muchacha, las muchachas

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Muchacha, las muchachas

    Mensaje por Oscar64 el Lun Feb 18, 2013 9:55 am

    Muchacha, las muchachas

    La muchacha desnuda, la muchacha
    que desnuda abandonó su casa y patria,
    que a nadie le negó su carne fresca,
    que ni a la soledad privó su encanto,
    la terca, la preciosa, la sombría,
    la lúcida en la opción de darse a todos,
    de no esperar a cambio recompensas,
    ni fatuos regalitos ni promesas,
    que no creyó en amores sin sentirlos,
    que amó sencillamente sin espera,
    sin fechas ni holocaustos, sin razones,
    sin nada más que piel tras de su beso,
    ni nada que acordar sino el olvido,
    sino el abrazo en un balcón o en plena calle,
    sin nombres que añadir, sin credenciales
    más que esos ojos indomables y cautivos,
    más que esa paz de leona vuelta presa,
    águila atada en su volar al primer hombre
    y a cada hombre que avistó en su desventura,
    o en su aventura de vivir sin otras redes
    ni cielos ni cavernas ni suplicios,
    la muchacha así, desnuda de dolores,
    de dueños, de destinos, de objetivos
    que hoy mismo bajo un puente entrega el alma,
    que hoy mismo allá en palacio niega un beso,
    y erguida sigue igual que una amapola,
    tan pura y virginal cual la más puta,
    tan puta y marginal cual la más casta,
    tan hembra como todas las que cantan
    o sueñan o no sueñan, sólo viven,
    más no a pedazos, sino enteras en la entrega,
    plenas en su albur, en su deshonra, en su delicia,
    proscritas en la raza de las puras,
    insignes en las artes amatorias,
    sin macho que se niegue a su donaire,
    sin hembra que no entienda de su gesto,
    sin libro que no guarde su espesura,
    su roce, su fruición, su savia eterna,
    aquella fue muchacha, esta madura,
    las otras madres, hijas, tías, nietas,
    abuelas, primas, ángeles o hermanas,
    muchachas noche a noche renacidas,
    hermosas día a día, consagradas,
    prendidas de un amor ilimitado,
    libérrimas de ser y de serenas,
    seguidas por los lobos más feroces,
    buscadas por pastores juveniles
    o reyes o ministros o tenderos
    o presos o soldados sin trinchera,
    las últimas llegaron en un barco,
    subieron a un avión, se aventuraron en cohetes,
    ahondaron en la célula y el átomo,
    pintaron su desdicha y su alegría
    desgarraron hábitos y títulos,
    amamantaron próceres y mártires,
    poetas y bandidos, candidatos,
    y damas y rameras y doncellas
    que hasta hoy continúan su ejercicio,
    su enhiesta desnudez de matriarcado,
    de sabias, de vehementes, de locuaces,
    de brujas al cristal de los pudendos
    e hirsutas en el roce del ilustre,
    siguieron, como digo, su prosapia,
    se alzaron, se encogieron, se amoldaron
    a un cielo, a un suelo que no las entiende,
    pero que las precisa como un bálsamo,
    como la redención de los que ofenden
    al insultarlas el útero en que entraron
    al mundo que comparten y disputan,
    al fresco carrusel de la existencia,
    muchachas, las muchachas que describo,
    siguen naciendo y tal cual nos gobiernan,
    gobernarán gozosas el mundo que procrearon.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    13 02 13

      Fecha y hora actual: Miér Dic 07, 2016 5:15 pm