Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Quiero verte hoy de tarde
Ayer a las 4:49 pm por Miguel Visurraga Sosa

» Sonetos, tres.
Ayer a las 12:16 am por caminandobajolalluvia

» HORIZONTES DESATADOS. IV
Jue Ago 17, 2017 8:22 pm por caminandobajolalluvia

» …De tu mano
Jue Ago 17, 2017 8:17 pm por caminandobajolalluvia

» EL DUENDE CON ALAS QUE NO PODÍA VOLAR.
Jue Ago 17, 2017 8:14 pm por caminandobajolalluvia

» INVIERNO EN EL CAMPO
Jue Ago 17, 2017 8:03 pm por caminandobajolalluvia

» Tarde enajenada
Jue Ago 17, 2017 7:55 pm por caminandobajolalluvia

» Tardes de primavera
Jue Ago 17, 2017 7:14 pm por Esperanzapaz

» Soledad en solsticio de verano II
Jue Ago 17, 2017 1:44 pm por Miguel Visurraga Sosa

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    El extravío

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    El extravío

    Mensaje por Oscar64 el Vie Ene 18, 2013 11:49 am

    El extravío

    Vete a la calle, me dijo, nada existe
    salvo lo que allí se odie o se ame,
    la ciudad hecha de piel, el cuerpo amado,
    formado de edificios de colores,
    o sea ella y ella en dos formas memorables,
    o sea amor que vuelve amor esas esquinas que conozcas.
    Vete a la calle, compañero, y abrázate a sus horizontes:
    la nada existencial del comerciante,
    la redención sin sacerdote del mendigo,
    la prostituta pudorosa y sus cien hijos,
    los árboles de sal, que algunos llaman monumentos.
    Vete a la calle y reza por la culpa de esa iglesia
    y bebe por el bar de los ahogados en rutina,
    come por cien de los ministros que te esquilman,
    canta por esos que no escuchan ni sus sueños ni sus pasos,
    habla por la flor que casi, casi existe sólo en los museos.
    Y vuelve, siempre vuelve, ya lo harás aunque no quieras,
    al sitio de nacer, al esternón de tus dos padres,
    a la pesada desnudez del primer acto ante el idioma
    y a la palabra con que un día penetraste para siempre
    en esa dama, en ese mar, en ese amor que aún fecundas.
    Vete a la calle, pues, me dijo, y yo llorando
    cerré las puertas de mi casa y aún no encuentro
    la ruta del regreso para contarle lo que he visto
    y lo que me queda por mirar, lágrima adentro, de este mundo.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    12 01 13

      Temas similares

      -

      Fecha y hora actual: Sáb Ago 19, 2017 12:50 pm