Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» La noche desplomada
Hoy a las 12:56 pm por caminandobajolalluvia

» Labio peregrino
Ayer a las 12:42 pm por caminandobajolalluvia

» A TODOS LOS DEL FORO
Lun Mar 20, 2017 12:58 pm por caminandobajolalluvia

» Enciende de tu pluma…
Lun Mar 20, 2017 11:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi vuelo
Vie Mar 17, 2017 7:58 am por caminandobajolalluvia

» Soledad en solsticio de verano II
Jue Mar 16, 2017 6:24 pm por caminandobajolalluvia

» Amanece…
Miér Mar 15, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Un café y mil recuerdos...
Miér Mar 15, 2017 6:07 am por caminandobajolalluvia

» El mar (5)
Dom Mar 12, 2017 4:22 pm por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Padre mar

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Padre mar

    Mensaje por Oscar64 el Miér Ene 16, 2013 1:33 pm

    Padre mar

    Ven a verme, padre mar, que por las tardes
    tengo nostalgias de tu voz y de tu arena humedecida,
    ven a llevarte mis naufragios a tu hondura
    y a hacer surcar por mi esternón tus horizontes.
    Tengo gaviotas en la piel de mis arrugas
    y en la fosforescente esquina veo el limbo sucio
    de tus caderas socavadas por mi sexo,
    de tu virtud enajenada por mi espuma,
    de tu escafandra alimentada por mis sueños.
    Ven a llenarme la copa de tu oleaje,
    quiero el salobre ardor de tus entrañas en mi boca,
    desnúdate conmigo y ya solázame
    de tanta eternidad con que te espero en mis ciudades.
    El rumor es semejante entre las calles
    a tu bondad de viejo cascarrabias,
    a tu enjuagar del ahogado las camisas,
    a tu temblor de furibundo prisionero.
    Pero no estás en esas cuencas que contemplo,
    de aquel mendigo de mendrugos o de cuerpos,
    de aquella dama que saló mi propio pecho
    para volver al mascarón de sus deberes,
    de aquella torre en que las algas arremeten
    con formas de un futuro cementerio.
    Ven a buscarme con tu olfato entre las calles,
    con tu lengua de salitre, con tus pulpos
    de helada soledad y tinta verde,
    ven a saquearme el corazón de aquel tesoro
    que el Gran Corsario sepultó para su gloria
    y que los loros del neón y las vitrinas
    confunden con su propia ruta al cielo.
    Es tierra aquel baúl que en mi enterraste,
    es agua aquel timón que me sumerge
    en tardes desoladas, en escualos
    con formas de reloj o de sarcasmos.
    Extráñame, cristal del viejo océano,
    carcome con tus cantos las distancias,
    que un día un solo son de caracolas
    nos una en la heredad de aquellas costas.
    La muerte será entonces el regazo
    que a cada ola meza con ternura,
    mi nombre será entonces tu apellido,
    yo preñaré la muerte de tus peces,
    y en cada soledad de pescadores
    el hombre entenderá que nos casamos.
    Con amor o sin amor, no habrá más miedo
    y habrás pagado un alto precio en timoneles
    sólo por serme fiel y por venir a mi rescate.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    09 01 13

      Fecha y hora actual: Sáb Mar 25, 2017 9:31 pm