Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Marchitas margaritas desojadas...
Ayer a las 7:31 pm por caminandobajolalluvia

» ¡Heroína de la vida y del rigor!
Ayer a las 7:22 pm por Queenire

» QUE LA VIDA NO TE ABURRA
Miér Feb 22, 2017 8:21 pm por caminandobajolalluvia

» Elogio al alba
Miér Feb 22, 2017 2:52 am por caminandobajolalluvia

» Sólo Arte
Dom Feb 19, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Femenino contraste, apasionada nieve…
Sáb Feb 18, 2017 8:07 am por caminandobajolalluvia

» Cruzada al mar abierto
Miér Feb 15, 2017 5:42 pm por caminandobajolalluvia

» Recoge de la nieve
Miér Feb 15, 2017 5:29 pm por caminandobajolalluvia

» SALUDOS en el Día del Amor y la Amistad (14/2)
Mar Feb 14, 2017 10:09 pm por deliapc

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    La daga del ángel

    Comparte

    Rene Roca

    Masculino Mensajes : 9
    Fecha de inscripción : 08/02/2010
    Localización : San Isidro, Argentina
    Humor : mucho

    La daga del ángel

    Mensaje por Rene Roca el Lun Mar 01, 2010 10:02 pm

    Los erguidos pastizales daban a esa orilla de la ciudad el misterioso encanto de la verdadera vida, la real, la que uno siente como rebelión en la piel. 1927. Los zapatos de taco expulsaban el polvo con lustrada valentía. Las botamangas estrechas de un traje rayado, marrón como el río que sonaba en una dulce serenata. El pañuelo perfumado que le rodeaba el cuello, le daba a René la justa medida de sofisticación para pararse frente a esos hombres y batirles las cuarenta. Ellos lo sabían. Sabían que el porteñito de malos modales era avivado para el hierro, pero más los preocupaba su postura relajada de malevo irrefrenable.

    A este enano le queda grande el sobretodo y el sombrero, penoso. Y al gordito que me mira con cara sobradora, nada me costaría menos que asestarle un tajazo en el moflete. Orilleros más parecidos al gaucho vago que a hombres que cumplen los códigos más elementales: todo botín se reparte por igual.
    - No me des vuelta, calesita, dame lo ganado o se acaba la miseria.
    - Nosotros pusimos la jeta, nos embarramos en esta mierda – agitaba el enano mientras que René lo imaginaba con su cabeza metida en un tacho de excrementos y su bota de taco reluciente apretándole la nuca.
    - No se habla más. No se molesten en hincarse ante el Altísimo porque derechito al Averno los despacho.
    René Roca enrolló en su brazo la chalina y blandió en un silbido la daga más digna que un ángel debería usar el día del apocalipsis. Los otros dos amagaron pero el fuego en los ojos del taita los hacía sentirse finados.
    - Ta´ bien – dijo el gordito con una sonrisa encantadora – no vamos andar peleando entre socios.
    - ¡Qué va! – acompañó el petiso.
    Enseguida trajeron lo que le pertenecía y se despidieron sin más. René regresó por la barranca que lo había traído. Los orilleros quedaron mirándolo, tomando valor, porque también es ley que en el próximo encuentro los filos se mancharán.

    Andica
    Admin de café poético
    Admin de café poético

    Femenino Mensajes : 2989
    Fecha de inscripción : 11/12/2009
    Humor : ehhhhh??????????

    Re: La daga del ángel

    Mensaje por Andica el Vie Mar 05, 2010 12:28 pm

    excelente, excelente, excelente...

      Fecha y hora actual: Lun Feb 27, 2017 1:18 pm