Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Marchitas margaritas desojadas...
Hoy a las 8:49 am por caminandobajolalluvia

» QUE LA VIDA NO TE ABURRA
Miér Feb 22, 2017 8:21 pm por caminandobajolalluvia

» Elogio al alba
Miér Feb 22, 2017 2:52 am por caminandobajolalluvia

» Sólo Arte
Dom Feb 19, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» ¡Heroína de la vida y del rigor!
Sáb Feb 18, 2017 8:37 am por caminandobajolalluvia

» Femenino contraste, apasionada nieve…
Sáb Feb 18, 2017 8:07 am por caminandobajolalluvia

» Cruzada al mar abierto
Miér Feb 15, 2017 5:42 pm por caminandobajolalluvia

» Recoge de la nieve
Miér Feb 15, 2017 5:29 pm por caminandobajolalluvia

» SALUDOS en el Día del Amor y la Amistad (14/2)
Mar Feb 14, 2017 10:09 pm por deliapc

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    La oreja

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    La oreja

    Mensaje por Oscar64 el Mar Nov 20, 2012 6:22 am

    La oreja

    La oreja se cayó por los balcones,
    rodó en cuevas de ratas, por abismos
    de fuego y de temor, tomó ramales
    hacia sombras, hacia gaitas, hacia fieles degollados.
    No se dejó arredrar por la sorpresa de la nieve,
    por la mancha en el violín, por las resacas del obispo,
    cayó y cantó en las piedras como el musgo,
    elástica y azul como las ovas de la mantis,
    como el reloj que se rompió cuando esos besos no llegaron
    ni el nombre se escribió en las indelebles lejanías.
    Ardió quizás pensada por el brujo, temida por el asno,
    consentida de niños y gaviotas en el festín de la inocencia.
    Sangró, se dice, porque no era indestructible,
    soñó, se cuenta, porque añoraba caracolas,
    guitarras, comedores y jarras de cerveza,
    y el baile del amor sobre las pistas del deseo,
    desnudos ya después esos amantes que recién comienzan.
    Si un día regresó, yo no lo supe, pero escucho
    tras ella esta canción y algo me impulsa a que la escriba.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    11 11 12

      Fecha y hora actual: Dom Feb 26, 2017 9:46 am