Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Ayer a las 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Ayer a las 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    El Profeta que vino del polvo. (canto XII)

    Comparte

    Recaredo
    Poeta Autor-"Una Tarde De Café Musa Y Poesía"
    Poeta Autor-

    Mensajes : 3538
    Fecha de inscripción : 17/12/2009
    Localización : Barcelona (España)
    Humor : Mucho humor

    El Profeta que vino del polvo. (canto XII)

    Mensaje por Recaredo el Dom Oct 28, 2012 5:32 am


    XII


    Por eso, en nuestra lucha para implantar
    el nuevo orden el lugar que ocupara
    el mal debe quedar vacante.

    No andaremos en círculo viciado,
    y a marchas forzadas, como hasta ahora,
    para volver al punto de partida.

    Sino, que andaremos por el camino
    recto hasta conseguir nuestro objetivo;
    que no es otro, que el de convertirnos en
    hombres.

    Mirad que decimos: “hombres” en plural,
    para que no halla lugar a dudas.

    Pues todos tenemos este derecho
    inalienable de llegar a serlo.

    Un derecho que hoy, desgraciadamente,
    es cercenado por las ambiciones
    individualistas.

    Anclado está el hombre a su hermano
    por hilos invisibles, y sin él le es
    imposible remontar el vuelo.

    Quizá por eso, el que logra elevarse
    ignorando esta ley: -nos dice el poeta-
    “Contra más alto sube viene al suelo”

    Sin embargo, nosotros no estamos en
    contra del individualismo; sino
    de su ambición.
    Por eso; hermanos míos, sobre todos
    los asuntos a tratar tengamos los
    ojos siempre abiertos.




    Entonces sucedió que otro de los oyentes se acercó a aquel que así hablaba y le dijo.
    -Quizá debido a mi torpe entendimiento; buen hombre, muchas de tus palabras escapan a mi comprensión.
    Sin embargo, otras me son fácilmente asimilables, por eso, me gustaría que siguiendo la línea más directa y sencilla de tu discurso; pues somos personas sencillas las que te escuchamos, nos hablaras sobre la libertad, la política y la religión, tres temas creo suficientemente importantes que a todos nos preocupan.
    ¿Qué papel les tenéis reservado a estos tres conceptos en ese nuevo orden al que tú constantemente te refieres?
    También quisiera -continuó diciendo el hombre- que nos dijeras en nombre de quién o de quienes hablas; puesto que a veces te expresas de forma muy extraña, alternando la primera persona del singular y la del plural indistintamente. ¿Acaso sois un partido político en gestación? O por el contrario ¿Tú eres un nuevo profeta que nos anuncia otro mensaje divino?
    Te advierto; buen hombre, que, sí es esto último, el mundo ya está saturado de mensajes, y no creo que el tuyo venga a solucionarnos
    los problemas, que en verdad tenemos.
    No obstante, tú me has caído simpático, quizá por tu forma de hablar o por la sencillez de tu porte, no sé; sólo sé que estoy dispuesto a escucharte si te dignas a continuar hablando para nosotros.-

    -¡Oh hermano mío¡ -exclamó entonces mi amigo -Me complace que estés dispuesto a escucharme, aunque sólo sea para refutar luego mis palabras. Me instas a que hable sobre tres temas de la mayor importancia; pues bien, yo no tengo ningún inconveniente.
    Mas, soy viejo, y estoy cansado; deja pues que descanse hasta mañana, en que a la misma hora que hoy y en este mismo lugar continuaremos mi discurso. No es mucho pedir; si en verdad estas interesado en mis palabras.- -Aquí estaré.-
    Respondió el hombre, dispersándose con las demás personas que habían permanecido a la escucha. -Hasta mañana; hermanos míos.-
    Les susurré viéndoles alejarse. -Hasta mañana.- Repitió mi amigo, con un hilo de voz.
    Él ya bajaba con pasos cansinos las escalinatas de la fuente, y nadie, excepto yo parecía advertir ahora su figura.
    -Maestro -le dije; era la primera vez que le llamaba así.
    -¿Dónde has estado durante todo este tiempo? Creí que te habías perdido; sabes. -¡Cómo que dónde he estado!- Respondió él.
    -Acaso ¿No estuve siempre en tu corazón…?-

    Desconcertado con aquella repuesta por un instante cerré los ojos,
    y cuando volví a abrirlos él había desaparecido de mi vera, como si se hubiese diluido en la calima latente, que semejante a un finísimo papel de celofán movido por la brisa, parecía envolver ahora todo el entorno que me rodeaba.
    Los rayos del sol caían implacables sobre la plaza, donde los mercaderes se aprestaban a recoger los bártulos para regresar a sus hogares, tras una agotadora mañana de trabajo.
    Observando su laboriosa actividad pensé, que yo debía hacer lo mismo; solo que yo, no tenía bártulos que recoger ni transportar, aún así, cuando eché a caminar por aquel estrecho laberinto de fardos y tenderetes, impregnado de mil aromas distintos noté un peso adicional al que antes ya llevaba en mis espaldas.


    Al día siguiente volví al mismo lugar; tal y como prometimos a aquel hombre. Aunque, a decir verdad, no estoy seguro si había pasado un día, un mes o un año, sólo sé que estaba allí, encaramado sobre la peana de la fuente y que una gran muchedumbre de gente, aún más numerosa que en días anteriores, parecían aguardar expectantes nuestra palabra.




    Algunas personas de las allí presentes me resultaban familiares, por haberlas visto en días anteriores; sobre todo el hombre al que mi amigo, el profeta vagabundo, había citado aquel día para hablarle de la libertad, la religión y la política.
    Entonces sentí una tremenda desazón, porque él me miraba con impaciencia y yo no hacía otra cosa que escudriñar el entorno, deseando ver aparecer por cualquier lado la figura de mi amigo.

    -¿A qué estás esperando?-
    Me dijo entonces aquel hombre. -A que él llegue. -respondí-
    -¿Quién ha de llegar?- Me pregunto él.
    Entonces comprendí la grave situación en la que me encontraba, y nunca deseé tanto que me tragase la tierra como en aquellos momentos.
    Intenté huir de allí, y con esta intención, creo que me retiré unos pasos hacia atrás; pero, en realidad lo hice hacia delante.
    Entonces noté en mi boca como mi lengua se despegaba perezosamente de mi paladar y, como manejada por un ente extraño a mi propio ser empezó articulando estas palabras:


    Continuará...






    darkdubito

    Masculino Mensajes : 441
    Fecha de inscripción : 19/04/2010
    Localización : CHILE.
    Humor : En vida, era alegre...

    Re: El Profeta que vino del polvo. (canto XII)

    Mensaje por darkdubito el Miér Nov 07, 2012 7:29 pm

    Valla!
    Veo con acelerada y grata complacencia como tu protagonista se va dando cuenta que su relación con el "profeta" es más que la de la admiración..
    ansioso espero el desarrollo de la presente charla\disertación, que sin duda dejara nuestra hambre de verdad saciada..

    Gusto leerte amigo..

      Fecha y hora actual: Miér Dic 07, 2016 11:18 am