Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Cual el delito...
Hoy a las 5:55 am por caminandobajolalluvia

» Seré como...?
Dom Ene 15, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Feliz Cumpleaños, Andrea!!!!
Vie Ene 13, 2017 3:20 am por caminandobajolalluvia

» Son rojos los labios
Mar Ene 10, 2017 4:47 am por caminandobajolalluvia

» Cual fauces locas
Sáb Ene 07, 2017 5:02 am por caminandobajolalluvia

» SEQUÍA
Vie Dic 30, 2016 6:18 pm por caminandobajolalluvia

» La flecha del tiempo
Jue Dic 29, 2016 12:17 pm por caminandobajolalluvia

» Versos a Lucila…
Mar Dic 27, 2016 4:31 am por caminandobajolalluvia

» QUE LA VIDA NO TE ABURRA
Vie Dic 23, 2016 7:41 pm por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    En marcha

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    En marcha

    Mensaje por Oscar64 el Dom Sep 02, 2012 9:03 am

    En marcha

    Dónde van, siempre quiero
    saber dónde van todos,
    como si de ello dependiera el mundo,
    como si el rumbo me sirviera en mi tiniebla.
    Y son todos, son aquellos que contemplo
    al sur, al norte, fuera y dentro de sí mismos,
    condecorados por el lujo de la calma,
    pletóricos de alzar entre sus labios la sonrisa.
    Dónde van, nunca lo dicen,
    acaso no lo saben ni lo esperan,
    acaso lo descubren cuando llegan,
    acaso no lo sabrán ni cuando, inmóviles, se borren sus mil pasos.
    El niño, la mujer, el vendedor de flores,
    la hoja presurosa en el bolsillo del otoño,
    la lágrima encubierta por la prisa de un zapato
    y del otro que lo sigue atónito en la angustia.
    La caminata del soldado, las huellas del buen río,
    las patas de gaviota entre los muslos de las playas,
    todos registros de una marcha inexorable,
    de un rastro en los espacios del tiempo y de la vida,
    bastión que el caracol también defiende lentamente
    y que el águila devora como al hígado del infinito.
    Pero quizá soy yo el único quieto que se mueve,
    el quieto que circula mientras van todos detenidos
    o deambulan sin notar la transición de sus destinos,
    el paso que los lleva de la flor al sol marchito.
    Adónde voy yo mismo es pues la gran pregunta,
    cantando marcharé hasta traerles la respuesta.

    http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

    29 08 12

      Fecha y hora actual: Mar Ene 17, 2017 7:51 am