Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» DESOLADO
Ayer a las 8:26 pm por caminandobajolalluvia

» Con voz marina
Ayer a las 3:59 am por caminandobajolalluvia

» Noche oscura (2)
Jue Sep 21, 2017 6:14 pm por caminandobajolalluvia

» Llanto enmudecido
Jue Sep 21, 2017 6:11 pm por caminandobajolalluvia

» Rosa de sombras
Lun Sep 18, 2017 5:21 am por caminandobajolalluvia

» Blanca paloma ó cisne…
Jue Sep 14, 2017 7:43 am por caminandobajolalluvia

» Las flores alegran la vida
Miér Sep 13, 2017 4:19 pm por caminandobajolalluvia

» CRÓNICA MARGINAL (1) (2)
Miér Sep 13, 2017 2:06 pm por Miguel Visurraga Sosa

» HASTA SIEMPRE
Mar Sep 12, 2017 4:18 pm por Miguel Visurraga Sosa

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 7 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 7 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Palabras claves

Galería



    Desde el futuro de ayer

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Desde el futuro de ayer

    Mensaje por Oscar64 el Mar Jul 17, 2012 4:35 pm

    Desde el futuro de ayer

    Les digo, plazas, que preserven al anciano,
    hoy que ni los niños lo conocen ni el palomo,
    ni la propia claridad que dan los años,
    ni la sabia soledad de ser buen viejo.
    El río inconsecuente del olvido
    no arrastra más que piedras de dolores,
    sus redes con el tiempo nos disuelven
    y el hijo dice al padre no te quiero.
    Las noches sin color son las mejores
    para mirar atrás lo conseguido,
    pero uno suele no ver más que lo que mira,
    la ingrata gratitud sigue su baile,
    la fresca soledad nos pertenece
    y en el rencor de las ciudades con lo viejo
    la historia se revuelve sin futuro.
    Tomen la mano, pues, la vieja mano
    de aquel que ayer sembró tanta promesa,
    sin cuya sed no hubiera jarras llenas,
    sin cuyo ardor no habría sino eriazos.
    Levanten la bondad del que fue bueno
    y ya ni lo recuerda al defenderse,
    al ver el cielo gris de sus semillas,
    que ni lo reconocen ni lo nombran.
    Es terca la ciudad de los que olvidan,
    es dúctil el reloj de los abuelos,
    un gesto se hace eterno si es caricia,
    un grito y subsistir es lo infinito.
    Por eso al caminar en la intemperie
    regálate un sitial en la ternura
    y abraza a aquel señor de arrugas simples,
    razones te dará el tiempo de vuelta.

    15 07 12

      Fecha y hora actual: Lun Sep 25, 2017 11:50 pm