Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» INVIERNO EN EL CAMPO
Ayer a las 3:59 pm por Esperanzapaz

» EL DUENDE CON ALAS QUE NO PODÍA VOLAR.
Ayer a las 3:08 pm por Esperanzapaz

» …De tu mano
Ayer a las 3:01 pm por Esperanzapaz

» HORIZONTES DESATADOS. IV
Ayer a las 2:55 pm por Esperanzapaz

» HORIZONTES DESATADOS II
Ayer a las 2:53 pm por Esperanzapaz

» TRISTEZA DEL ÁRBOL TALADO.
Mar Ago 15, 2017 8:23 pm por Esperanzapaz

» SIN NOMBRE
Mar Ago 15, 2017 8:20 pm por Esperanzapaz

» RETAZOS
Mar Ago 15, 2017 8:18 pm por Esperanzapaz

» Quiero verte hoy de tarde
Mar Ago 15, 2017 9:53 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 11 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 11 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Plegaria por el cantor cansado

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Plegaria por el cantor cansado

    Mensaje por Oscar64 el Dom Jul 08, 2012 7:32 pm

    Plegaria por el cantor cansado

    "Hay una isla
    en medio del mar,
    llámala libertad"

    Todas las aguas rompen en sus costas,
    todas las aves dejan escrito su nombre en las arenas,
    vuelan hasta allí todas las estrellas de la noche
    y el trébol tiene allí la cuarta hoja de tus sueños rojos.
    Sólo tú has huido tierra adentro,
    concha adentro como el caracol,
    tocado por los dedos primorosos de la aurora
    y ni allí, viejo cantor, amigo de luna y catedrales,
    has podido sentir el aroma de esta patria,
    lecho de barro y humo, de rosas, recuerdos y añoranzas,
    ni allí has sentido el resplandor de esa caricia
    cuyo calor quedó, aun muerta la mano y su ternura.
    Náufrago, en fin, del duro asfalto de tus ojos,
    víctima de un tiburón hecho de olvidos, odios y flaquezas,
    un canto de sirenas te atrapó en su espejo
    y hoy tomas por verdad sus gritos mercantiles,
    su alabanza sin fe a un Dios sin cielo cierto.
    Vuelve, compasión, a perdonar el yerro,
    tiéndete otra vez como mujer desnuda y pura,
    como campana sin rencor, cuyo badajo está en la turba,
    y enséñanos a andar en la espiral del dulce cuerpo
    de cada día y cada noche, dispuestos a colmarnos
    a nacer y envejecer como la lluvia entre las piedras
    que cae y luego cesa, pero es perenne en la semilla.

    06 07 12

      Fecha y hora actual: Jue Ago 17, 2017 2:07 am