Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Danzando entre las moras…
Dom Abr 23, 2017 8:24 pm por caminandobajolalluvia

» Mi corazón, espectro de una nube
Vie Abr 21, 2017 7:53 am por caminandobajolalluvia

» Dosel de espumas
Vie Abr 21, 2017 5:37 am por caminandobajolalluvia

» VISIONES IMPREVISTAS
Mar Abr 18, 2017 8:23 am por caminandobajolalluvia

» Sombra, nieve, claro…
Sáb Abr 15, 2017 1:58 pm por caminandobajolalluvia

» YA NADA ES IGUAL
Jue Abr 13, 2017 10:02 am por caminandobajolalluvia

» NO PUEDO DEJAR DE AMARTE
Jue Abr 13, 2017 9:57 am por caminandobajolalluvia

» ¿cómo nacer en tus ojos?
Jue Abr 13, 2017 9:51 am por caminandobajolalluvia

» Mundo de gracia
Jue Abr 13, 2017 8:38 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    La canción de la conciencia

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    La canción de la conciencia

    Mensaje por Oscar64 el Miér Jun 06, 2012 12:03 pm

    La canción de la conciencia

    Puse atención, lo juro, puse toda la atención posible,
    desde el útero al parto, desde el día
    en el que vi la luz del mundo y hasta
    esta noche en que mastico mil tinieblas.
    Y busqué, siempre busqué, juro y re juro,
    la luz, la salvación, la fórmula del cielo,
    la eternidad de un beso que me ate con la vida.
    Pero encontré a los pobres en un mundo de abundancia,
    pero encontré a los tristes en un valle de alegrías
    y al justo ya dormido mientras mal pagan al obrero
    y al libre ya encerrado entre sus muros de egoísmo.
    Y llamé, clamé, lloré sin saber que es llanto inútil
    todo aquel que se ha vertido sin que arrase con la infamia,
    con el dolor del que más sufre, con el miedo
    de que mañana las cosas seguirán siendo las mismas.
    Ya no pregunto, claro, ya no espero
    sino ver entre las manos a mi hermano,
    sino hallar entre las voces al testigo
    que declare cuánto queda de inexacto,
    de innoble en el reparto del pan y del mendrugo,
    en la rapiña del gran sol a todos los dormidos.
    Puse atención, lo sé, a tantos síntomas del duelo
    que hoy sé cuál es el mal y pongo toda
    mi renovada atención a su derrota en nuestra esfera.

    01 06 12

      Fecha y hora actual: Jue Abr 27, 2017 2:41 pm