Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Marchitas margaritas desojadas...
Dom Feb 26, 2017 7:31 pm por caminandobajolalluvia

» ¡Heroína de la vida y del rigor!
Dom Feb 26, 2017 7:22 pm por Queenire

» QUE LA VIDA NO TE ABURRA
Miér Feb 22, 2017 8:21 pm por caminandobajolalluvia

» Elogio al alba
Miér Feb 22, 2017 2:52 am por caminandobajolalluvia

» Sólo Arte
Dom Feb 19, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Femenino contraste, apasionada nieve…
Sáb Feb 18, 2017 8:07 am por caminandobajolalluvia

» Cruzada al mar abierto
Miér Feb 15, 2017 5:42 pm por caminandobajolalluvia

» Recoge de la nieve
Miér Feb 15, 2017 5:29 pm por caminandobajolalluvia

» SALUDOS en el Día del Amor y la Amistad (14/2)
Mar Feb 14, 2017 10:09 pm por deliapc

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Desenmascarado

    Comparte

    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Desenmascarado

    Mensaje por Oscar64 el Miér Mayo 16, 2012 1:34 pm

    Desenmascarado

    No me pidas fragmentos, no me pidas
    ni la historia completa ni el fragmento,
    porque no tengo historias ni fragmentos,
    tan sólo desnudez, que es lo que canto,
    tan sólo soledad, que es lo que lucho
    por poner a tus pies, envuelta en trapos de oro.
    no soy, ¿no ves?, no tengo ni cintura,
    ni espalda ni limones ni estornudo,
    soy lo que fluye de la noche en la que habito,
    sombra en la sombra de mi bestial palabra,
    lobo que aúlla sin domar, pero en el lomo
    marcado el apaleo del olvido más violento,
    pegados los latidos de una caricia arrobadora
    y entre los dientes pus y sangre y sanguijuelas
    para morder la mano que de su hambre me alimenta.
    No digas que yo fui el del abandono,
    no digas que yo abrí mi lista negra
    y puse corazón y puse vísceras en ella
    y puse el gran silencio de un matadero clandestino,
    de una morgue sin luz para los besos que me hurtaste,
    de una autopsia feroz para las lágrimas que aún laten.
    Quieres de mí, no sé qué quieres, si supiera
    qué quieres tú de mi, si tú supieras
    qué quieres de los dos, de ti, primeramente,
    con esa cara sin piedad vuelta de espaldas,
    con ese paso ya a lo lejos, aún huyendo
    o ya salido de mi alcance y al alcance
    de mi conflagración ante esas huellas en que sangro,
    de mi consternación en del espacio de tu ausencia,
    que crece y cava en mi como un disparo de silencio,
    como una jarra de mil sombras recién vertida por las calles,
    como un agujero negro en el más profundo y terso olvido.
    Y es que tampoco estás, y no me amas o eso dices,
    por eso yo no soy, pues soy tu amor y tú quien calla.

    15 05 12

      Fecha y hora actual: Mar Feb 28, 2017 7:16 am