Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» SIN CADENAS
Ayer a las 6:04 am por caminandobajolalluvia

» COLORES
Ayer a las 5:59 am por caminandobajolalluvia

» CON DOLOR
Ayer a las 5:55 am por caminandobajolalluvia

» ***Pinceladas Divinas***
Ayer a las 5:50 am por caminandobajolalluvia

» EN SÍ
Ayer a las 5:39 am por caminandobajolalluvia

» LA EXCURSIÓN DE LOS COCODRILOS
Sáb Oct 14, 2017 6:32 pm por G. Sarmiento

» SIN NOMBRE
Sáb Oct 14, 2017 6:17 pm por G. Sarmiento

» La banca
Sáb Oct 14, 2017 6:10 pm por G. Sarmiento

» Rojo atardecer… (2)
Vie Oct 13, 2017 9:58 pm por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Palabras claves

Galería



    Acta de los días

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    Acta de los días

    Mensaje por Oscar64 el Sáb Mayo 12, 2012 9:57 am

    Acta de los días

    Suman y siguen las vidas con su asedio,
    ésta de un árbol, aquella de un pijama,
    y tantas indecisas entre el pan y la pantera.
    Corre los velos, tiempo, de modo que corrijan
    su espinazo las piedras del camino reflexivo
    y entiendan que en la cárcel o en palacio de oro
    vale más que la meta la entrega en el esfuerzo.
    Que no me dice nada el sicalíptico nocturno,
    que no secundaré las flores de la mala viuda,
    pero que la huella de mi mano en la penumbra
    pervivirá aún ya cerrados mis puños para siempre.
    Otra cosa, ciudad, es tu creciente desventura:
    las madres sin más pan que un bofetón o el tele circo,
    las moscas en la piel narcotizada de tus muslos,
    el hedor en la fiesta del mercado que nos pudre.
    (Y es que es gratis el amor y aun su flagelo
    no tiene ningún precio si con un beso se compara:
    yo que morí mil veces, mil veces moriría
    sólo porque coincida ese rostro con el recuerdo de ese rostro).
    En síntesis, dolor, no es tu estrategia la más útil,
    no es para huir ni para hundirse que ha de caer el serio hermano,
    es más bien justo y porque ni en las estrellas nos esperan,
    más bien en cada esquina, en cada abrazo, en cada gesto,
    que por pequeño se hace sabio, que por feliz nos da escalera
    o por dudoso nos enseña que hay que volver a abrir los ojos.
    No pidas, pues, tu flor si no has sembrado primaveras,
    no pidas, pues, mi amor, si sólo pasas por tu sombra.

    11 05 12

      Fecha y hora actual: Miér Oct 18, 2017 8:59 am