Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Rosa de crepúsculo en sombras
Hoy a las 6:47 am por caminandobajolalluvia

» Quiero verte hoy de tarde
Vie Ago 18, 2017 4:49 pm por Miguel Visurraga Sosa

» Sonetos, tres.
Vie Ago 18, 2017 12:16 am por caminandobajolalluvia

» HORIZONTES DESATADOS. IV
Jue Ago 17, 2017 8:22 pm por caminandobajolalluvia

» …De tu mano
Jue Ago 17, 2017 8:17 pm por caminandobajolalluvia

» EL DUENDE CON ALAS QUE NO PODÍA VOLAR.
Jue Ago 17, 2017 8:14 pm por caminandobajolalluvia

» INVIERNO EN EL CAMPO
Jue Ago 17, 2017 8:03 pm por caminandobajolalluvia

» Tarde enajenada
Jue Ago 17, 2017 7:55 pm por caminandobajolalluvia

» Tardes de primavera
Jue Ago 17, 2017 7:14 pm por Esperanzapaz

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 12 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 12 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    No más historia

    Comparte
    avatar
    Oscar64
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master II - Propietario y Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 8252
    Fecha de inscripción : 22/05/2010
    Localización : Santiago de Chile

    No más historia

    Mensaje por Oscar64 el Mar Mayo 08, 2012 10:49 am

    No más historia

    Por lo bueno y lo malo,
    por la miel y el sudor,
    por los besos y el halo
    que reparte el candor.

    Porque un día me amaste
    y te llamé mi amor,
    porque no contestaste
    cuando dije dolor.

    Pues no existe el olvido,
    pues sin mi estás mejor,
    pues ni pides ni pido
    repetir el sabor.

    Y yo estoy donde quiero
    y tú estás sin temor,
    no diremos te espero,
    no tendremos valor.

    Cada cual en su esquina,
    cada abeja en su flor,
    partiremos, vecina,
    sin adiós ni rubor.

    Beberemos cerveza
    en el bar del pudor,
    donde nadie confiesa,
    pues ya no hay confesor.

    Y si alguno nos besa
    le dirás: mi señor,
    esta cruz no nos pesa,
    ya no habrá salvador.

    Y a la rubia que reza
    le diré: el redentor
    soy yo mismo, princesa,
    ¿qué me dices, primor?

    Y si alguno regresa
    que comprenda el error
    y se marche de prisa
    sin decir por favor.

    Sin tender su camisa,
    sin volcar el rencor,
    sin buscar la ceniza
    de algún fénix cantor.

    Ni tu nombre en mis versos,
    ni en mi nombre al autor,
    no hay ya pues más esfuerzos,
    todo el resto es rumor.

    07 05 12

      Fecha y hora actual: Lun Ago 21, 2017 9:51 pm