Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Hoy a las 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Hoy a las 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Ayer a las 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Algún cuento, de algún tiempo...

    Comparte

    Nestor

    Masculino Mensajes : 326
    Fecha de inscripción : 08/11/2010
    Localización : Buenos Aires

    Algún cuento, de algún tiempo...

    Mensaje por Nestor el Vie Ene 13, 2012 2:58 am

    El tiempo se había detenido por unos instantes a pensar; pero claro, el mundo entero se quedó perplejo: ¿que le podría pasar al vetusto tiempo para detenerse? Preguntaban por aquí y por allá.

    Los relojes se volvieron locos y ya no corrían en el sentido al que estábamos acostumbrados
    verlos correr; los segundos no avanzaban y de los minutos ni noticias.

    Es lógico en cierta medida, al tiempo no le interesaba lo que le pasara al resto de las personas, él sentía la imperiosa necesidad de una holgada pausa y como dios manda, no dudo en tomársela.



    Me contaban los viejos que contrario a lo que uno se podría imaginar, nadie consiguió llegar más temprano ni aprovechar el día al máximo y como nadie conseguía llevar un cálculo de las horas ni de los días; los calendarios resultaban estériles y los cumpleaños no llegaban y no llegaba el viernes para celebrar el comienzo del fin de semana y no llegaba el domingo para sentir esa nostalgia puta, que siempre viene bien, para recordarnos que la felicidad no es eterna y lo linda que es cuando de vez en cuando la alcanzamos.

    Los amantes no conseguían poner un horario para sus citas, los poetas no podían metaforear las estaciones del año ya que habían desaparecido, los pájaros no cantaban porque no sabían la hora en que amanecía y hasta el mismísimo dios llegaba tarde para hacer milagros.

    Me contaban los viejos y reían compinches de sus historias, esa noche tampoco paso el tiempo para mí, sumergido en sus cuentos, hasta que el sol lagañoso comenzó a asomar y no pude aguantar las ganas y les pregunté:” ¿Cuándo fue que el tiempo decidió dejar de meditar y volvió a trabajar?”. “Ahí está lo lindo de esta historia” dijo uno de los más ancianitos que me rodeaban.

    “Cuando nos dimos cuenta, todos, grandes y chicos, jóvenes y viejos; de que el tiempo no es una carga o un estorbo o el sufrimiento hecho reloj; cuando todos entendimos lo necesario de esos segundos y esas horas y esas fechas que recordar y ese nudito en las panzas cuando vemos que tenemos el tiempo contadito y tenemos que apurar el paso y luego nos damos cuenta que teníamos un ratito más para hacer pavadas. Cuando todos comprendimos la importancia del viernes y también lo importante del domingo cuando son las siete de la tarde y comenzamos a pensar en el lunes, lo importante que es valorar el paso de ese tiempo imperceptible, impredecible. Cuando aceptamos que las canas son estrictamente las marcas de nuestro camino,

    que las arrugas nos cuentan como un libro abierto, lo que hemos vivido, lo que hemos amado y nostalgiado, lo que hemos sufrido y reido junto a los que quisimos y queremos.

    Que los años no se van al tacho, sino que se quedan bien metidos en las entrañas, aleccionándonos, guiándonos para llevarnos a nuevos caminos y nuevos desafíos y nuevas frustraciones que nos enseñaran luego a comprender por qué nos equivocamos para continuar creciendo y aprendiendo. Porque ¿para qué estamos en esta bendita tierra, si no es para aprender?

    Porque el tiempo es mucho más que ese reloj rompiendo las pelotas para llegar temprano al trabajo; el tiempo es mucho más sabio que eso, es mucho más simple y mucho más complicado.”



    Culminó mi anciano amigo y todos nos quedamos en silencio, saboreando el Ron y esas palabras.

    Brindamos y nos fuimos yendo de a poquito… para que apurarse? después de semejante descubrimiento.




    kaina
    Admin de café poético
    Admin de café poético

    Femenino Mensajes : 7301
    Fecha de inscripción : 14/12/2009
    Localización : buenos aires
    Humor : Siempre positiva

    Re: Algún cuento, de algún tiempo...

    Mensaje por kaina el Vie Ene 13, 2012 2:33 pm

    Apaso lento mejor...
    Que bueno es tenerte otra vez por estos lares poeta, ojalá y te quedes por un largo tiempo, te sigo leyendo.


    _________________
    KAÍNA.

    Nestor

    Masculino Mensajes : 326
    Fecha de inscripción : 08/11/2010
    Localización : Buenos Aires

    Re: Algún cuento, de algún tiempo...

    Mensaje por Nestor el Sáb Ene 14, 2012 11:45 pm

    kaina escribió:Apaso lento mejor...
    Que bueno es tenerte otra vez por estos lares poeta, ojalá y te quedes por un largo tiempo, te sigo leyendo.

    Yo seguro no merezco tan buena onda de tu parte amiga!.....siempre tu buena energia para con los demas; es muy grato recibir siempre tus palabras....espero andar mas cerca o mas seguido......como habras visto no soy un tipo constante. Un beso grande!....estamos en contacto

    Contenido patrocinado

    Re: Algún cuento, de algún tiempo...

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:55 pm


      Fecha y hora actual: Mar Dic 06, 2016 2:55 pm