Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    MI ÚLTIMA CENA.-

    Comparte

    Hoz Leudnadez

    Masculino Mensajes : 361
    Fecha de inscripción : 13/07/2011
    Localización : El Mictlan México más exacto en sus pulcatas, guarras y en el venéreo amor... y en sus otros juegos de azar. Porque yo fumo, escribo, bebo, amo y hago otras cosas peores
    Humor : a pez

    MI ÚLTIMA CENA.-

    Mensaje por Hoz Leudnadez el Mar Ene 03, 2012 12:54 am

    Contemplo la rapidez y fiereza con la que nunca limpió el baño en todo el año mi madre, víctima de la efusión del síndrome del ama de casa. En círculos y durante horas lustra lo que será el trono de toda esa gentuza que no se cansó de hablar mal de ella sin destajos, más sí a las espaldas pero de frente y en cara de la cobardía. A penas los acabamos de tener haciendo de las suyas aquí en la pasada navidad, gritando y celebrando el día bello, de los católicos y cristianos de ejemplares tersos; como Franco y Torquemada, o como toda la familia ésta, ejemplares plenos de la religión en turno.
    Ella, mi madre, no pena ni claudica aún con el desayuno de cloro y corrosiva sosa, quiero hacerle entender de que las cosas banas sólo son buenas para ladrar lo que se observa por encima;
    –Ahí tienes el ejemplo de aquella quien no fue una musa…–le digo.
    – ¿Cual ejemplo? –me responde
    –Ya sabes, el poema que te leí la otra vez… “Una musa no tiene vanidad, es inmaculada prudencia, una musa no pregunta si sus uñas postizas son perfectas, pues a una mujer no le admiro los utensilios que invocan al ornato cual fugaz acento que agnomenta la pasarela diaria en un centro comercial, enfatizando el egocentrismo callejero con piropos porcinos de primavera-verano, pues lo único postizo que puede tener una mujer así…es la identidad...”
    –Cierto, pero puede que lo que escribiste no desee perdonar por temor al odio…o a lo que le sigue –dice.
    – “…Me otorgas motivos suficientes por los cuales adorarte, pero pesares aparentes del porque no debiera, pues sé que te mides a la frívola apología del agacharse para sentirte, del cabizbajo querer…es todo lo que puede reptar tu caprichoso signo astral en una más de sus rabietas humanas de
    otoño- invierno, de los corruptos berrinches envergados de chantajes y besos cálidos, eso no es de una dama, mucho menos de una musa…”esto mismo es lo que sé, no son buenas damas –concluyo.
    Ella sonríe sin siquiera mostrar algo de cansancio, supongo que ella entiende claro al señor Wilde, eso que dijo que es malo que hablen mal de uno, pero existe algo peor…que no hablen. Ella sabe tanto como el de la importancia de llamarse Ernesto, que los creativos sufren de la ignorancia de no saber que son así, y que alegran de entender de la envidia de sus enemigos que quieren ser como ellos – ¿pero que hay con la importancia de auto llamarse Hoz?-¡jajá! tú respuesta se escucha hasta acá lector burlón.
    Sin nada concreto en el estomago, la contemplo tejer una nueva zarda de chismes venidero reptados por las harpías tías de siempre:
    “que si el sarro del toilette, que el cuarto de la niña, que si a Hoz se lo llevaron a un anexo porque casi se muere de una sobredosis, que de qué tamaño lo tendrá…”
    Pero qué más da, pienso que lo mismo, de igual forma han de haber surgido las blasfemias en el pesebre aquel, en el que todos estos creen, ante el nacimiento de su salvador;
    “que si viste los zapatos de María, que José no dejaba de mirarle los pechos a no sé quién, que si notaste su vajilla de cauco y madera por que de seguro no tienen para los trastos T-Fal o las vaporearas Ecko, que si miraste lo sucia que es María al dejar entrar a todos los animales hasta la cocina, que el niño se parecía al negro Baltasar….que si todavía mandan mensajes de texto SMS en Arameo… y bla bla bla”
    Todas con sonrisa pintada, maquillando la hipocresía de centenares de ocasiones en las que han fungido como confidentes, como amigas, como todo oídos, sus planes malignos de este día son los mismos, presumir a donde fueron con la pensión que le quitaron al último esposo, saberse el final de la novela aun antes que la casa directora, vanagloriar los recuerdos que nos dejó el pariente y poeta Agustín Yáñez (haciendo a un lado de que la mayoría de estas, ni lo conocía como tal, sólo lo presumen por su incursión en la política por que el ser descendiente de éste personaje, no nos hace poetas, ni a mí, ni a los otros y a ellas inteligentes o con derecho de graznar en la puerta, la estirpe esta) Mi Padre tan paciente tan estrepitado a la ceguera extrema por la emoción de ver a su familia que nunca se para en casa sino es para tratarla de hotel y fonda de paso, o, para pedir dinero. Él, como siempre, haciendo la misma salsa de cilantro y especias, con los mismos chiles de su siembra personal tan eternos y tan dañinos, tan letales, desde hace más de 15 años nunca se ha cambiado el menú. Tal vez porque a todos nos da miedo, o flojera cambiar la rutina y esperar un resultado peor del que siempre se tiene.
    Este será el primer año en el que la Abuela no estará, pues el día en que murió, fui a un concierto e hice el amor, mentí diciendo que tenía trabajo y justo la sentí morir en la octava ronda de whiskey. A ella yo nunca le agradé, sólo era mera danza el trato de siempre, yo nunca la quise, pero le admiraba que frente a todo, nunca faltó café, ni falló en regar las plantas en su casa, pues ni porque el Abuelo Yáñez estaba agonizando, ni por la prima adicta que le daba una sobredosis en el patio, o a mí uno de asma, o porque hiciera un desgraciado frío a las 4 de la mañana, por nada de eso, o por lo que falta, por nada, ya había café a esas horas, era el tiempo en el que tenía que estar más que listo, y sólo hacia a un lado a la prima adicta para seguir regando las flores.



    Música contraproducente, y bulla de salón, a los tíos les importa un bledo la poesía, escuchan los Hits de hoy en día con todo cinismo, no se les traba la lengua al hablar de apócrifas hazañas, pero afónicos andan cuando se les cobra la deuda de tantos ayeres. Yo simplemente los observo y disfruto tanto, pues de niño nunca fui a un circo y me pregunto:
    – ¿Nunca había visto a gente así? ¿Qué nunca he estado en lugares iguales? –Y me respondo– ¡Gratis no!
    A todos les da vergüenza admitir que casi me mato por tercera ocasión
    pero a ninguno le sonroja burlarse de lo que no entienden, yo me limito en responder, tan sólo disfrutando de la alegría de mis padres que nunca han entablado alguna amistad en este lugar ajeno y sólo aunque sea con retracciones evolutivas ya no se sienten excluidos. Cada que alguna harpía osa graznar su canto de escarnio endeble –pero escarnio– armonizo la cena con el dulce trino de mi guitarra con el distorsionador a tope cantando la última canción del año, y la primera que resalta en mi repertorio esta vez titulada: “El Cadáver de la Abuela” y la amenaza fluye –la única forma en la que puedes callarlas– ellas callan al menos hasta la hora de las campanadas. Una, dos, tres, cuatro…y así todas acompañadas de uvas falsas
    de deseos con raíz inopia, que para ellos deberían ser los diez mandamientos
    en vez de viajes, ropa, dinero y no morir sin encontrarse a un buen negro.
    Sí, los diez mandamientos…más dos… respeto uno y respeto dos…
    Respeto uno para mi padre que tanto ha hecho de hazme reír por su esencia de pasarse de buena gente. Respeto dos para mi madre que no hace nada como dicen, pero para ser de esas aburridas nunca ha tenido que avergonzarse de sus hijos, ni agachar la cabeza.
    Y así termina mí última cena, trapos, trastos sucios, comida, vomito y condones usados por toda la casa, pero qué más da, si para todos, lo más importante es la cena, pero para nosotros lo más bueno viene al estar juntos y solos, lo mejor viene al final porque lo único que queda crucificado es el silencio, pues nosotros no necesitamos palabras falsas para hacernos entender cuanto nos queremos y eso es la verdadera poesía de este inútil cuento.

    beatriz irene bardeci
    Poeta Gran Master - Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master - Miembro Del Jurado

    Femenino Mensajes : 2673
    Fecha de inscripción : 04/05/2010
    Localización : Buenos Aires. Argentina
    Humor : en general bueno...

    Re: MI ÚLTIMA CENA.-

    Mensaje por beatriz irene bardeci el Vie Ene 06, 2012 4:05 pm

    Que relato Hoz, las fiestas dan para todo.
    Yo tuve dos etapas, la de la niñez que en torno a mis abuelos nos reuniamos todos, y la verdad la pasaba genial. Y mas tarde cuando crecimos, que cada uno la pasaba con su nuera o yerno. Y ahora que huyo al mar con mi esposo, pase algunas solos, otras con amigos y los fin de año con mis hijos y yerno. Pasaron a ser un dìa màs, valoro el tener a mi familia cercana cerca.
    Pero en casos como los de tu relato, en cierta forman dejan de ser algo agradable. Muy bien hecho. Besos BETT

    Hoz Leudnadez

    Masculino Mensajes : 361
    Fecha de inscripción : 13/07/2011
    Localización : El Mictlan México más exacto en sus pulcatas, guarras y en el venéreo amor... y en sus otros juegos de azar. Porque yo fumo, escribo, bebo, amo y hago otras cosas peores
    Humor : a pez

    Re: MI ÚLTIMA CENA.-

    Mensaje por Hoz Leudnadez el Sáb Ene 07, 2012 9:12 pm

    Bett gracias... no todo es alegríae en las casa mexicanas qué envidia la mía al saber de tus buenas fiesta ni modo... por eso amo las cantinas y su verbena gracias

    Contenido patrocinado

    Re: MI ÚLTIMA CENA.-

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:12 pm


      Fecha y hora actual: Vie Dic 09, 2016 4:12 pm