Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Roto el mar
Mar Dic 06, 2016 5:50 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Navidad 2016
Mar Dic 06, 2016 4:11 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Lun Dic 05, 2016 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Un fantasma para el réquiem

    Comparte

    zockort
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 64
    Fecha de inscripción : 08/03/2011
    Localización : Mexico D.F.

    Un fantasma para el réquiem

    Mensaje por zockort el Jue Oct 20, 2011 3:25 am

    Después de una larga ausencia regreso con el primer relato de veintinueve que forman “Un fantasma para el réquiem” Homenaje a esa parte de la sociedad que todos conocen y sin embargo nadie parece haber visto.
    -I

    Le hablo de muchas cosas y no me contesta, se aferra a la silla y mira al vació, su rostro redondo y moreno delata nuestro origen común; sin embargo hay algo que nos hace diferentes pero no puedo definir bien que es. Él apenas me entiende no habla bien el español su acento es vago, evade cualquier conversación se sierra así mismo y simplemente dice cualquier estupidez que se le viene a la cabeza, ríe.
    Se pone nervioso con el trancito de la ciudad y siente nauseas en el transporte publico. También se llama José siempre que en su camino se cruza una imagen religiosa se persigna es entonces cuando yo me callo y no lo entiendo. Solo en aquel momento me pregunto por que somos tan diferentes.
    El me habla con emoción de la próxima fiesta del pueblo, sus ojos se ilumina su voz se exalta, sin embargo hace todo lo posible por borrar sus rasgos autóctonos se tiñe el pelo, se compra ropa barata, se pone unos adiadas que son tan piratas que las letras no se logran distinguir –yo alcanzo a leer jodidas- entonces me mato de la risa pero no le digo por que. Me asombra su idea de progreso, intenta emular lo que ha visto en la tv y lo que mira en los barrios populares de la ciudad, no tiene idea ni por que lo hace, sospecho que me oculta algo.
    Ambos somos citadinos de vida alegre, tenemos suficiente comida para no ser considerados pobres e ingresos tan inestables que no podemos llamarnos clase media, estamos en el limbo de la sociedad; nos alimentamos de lo que podemos cuando podemos, la cosa es buscarle.
    Andamos de un lado a otro ocultándonos en los recovecos de mercados, plazas publicas y en todo lugar donde haya gente, llevamos la capa de la clandestinidad. Estamos desquiciados. Nos sabemos inmunes y por eso hacemos lo que queremos, la ley niega nuestra existencia por tanto creemos tener el derecho –si no es que la obligación- de ignorar los derechos de los demás, es un convenio bastante cómodo. Vivimos al día, inclusive nos gusta pensar en el mañana a sabiendas de que puede no llegar. El vende baterías en los camiones, un paquete por diez pesos; yo doy vueltas en un camellón esperando que alguien compre mis mercancías, quizás esa es mi única ventaja, me da tiempo para pensar. A veces pienso que el mundo se olvido de nosotros, trabajamos sin descanso sin saber realmente a quién rayos le servimos.
    Por más que nos esforzamos seguimos igual, seguro alguien se lo lleva todo, como siempre en este país. Talvez no existimos… por momentos nos logran ver y cuando regresan la mirada ya no estamos ¿acaso somos fantasmas?.


    _________________
    Un saludo del excéntrico y solitario zockort

    kaina
    Admin de café poético
    Admin de café poético

    Femenino Mensajes : 7301
    Fecha de inscripción : 14/12/2009
    Localización : buenos aires
    Humor : Siempre positiva

    Re: Un fantasma para el réquiem

    Mensaje por kaina el Jue Oct 20, 2011 1:48 pm

    Vaya, increible regreso compañero, un honor tenerte y poder tener nuevamente, el agrado de leerte.
    Abrazo cordial y te sigo leyendo poeta.
    Kaina.


    _________________
    KAÍNA.

    deliapc
    Admin de café poético
    Admin de café poético

    Femenino Mensajes : 4390
    Fecha de inscripción : 12/01/2010
    Localización : Mendoza, Argentina

    Re: Un fantasma para el réquiem

    Mensaje por deliapc el Mar Oct 25, 2011 9:56 am

    Muy bueno tu relato, Zockort.
    Un placer enorme leerte.


    _________________
    Delia

    "Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas, puede cambiar el mundo"
    Proverbio africano



    Contenido patrocinado

    Re: Un fantasma para el réquiem

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:54 am


      Fecha y hora actual: Dom Dic 11, 2016 6:54 am