Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Comparte

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7678
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Lun Oct 10, 2011 10:46 am

    Si medida fue la luz
    en la mañana,
    al alba se distingue la cruz
    de la montaña. No es vana
    lentitud la que yace en la aurora
    en mil plegarias aludida,
    la que en el vuelo de la mente sobria ó confundida
    estrella los copos en que la nieve mora.

    Pájaro de azul, en mi templanza despedido,
    nace del vientre de las aves,
    y en la distancia de la sonora gratitud, hundido
    apaga el alba que consume lo que ves.
    Pero aún en mi pérfida agonía
    nace el silencio que perdía.
    Tú te descubres en esta sintonía,
    devolviendo al ave lo que ardía.



    Eterno fuego cincelado
    astro confuso, crepitante,
    lacera tu ánima elegante,
    pero te encuentras en sombras perfumado.
    Tañe la esbeltez de la primera forma
    que en la lluvia se encuentra sin reparo
    en la armonía de tu horma,
    tu dama en el amparo.

    Redime de tu cauce tu cintura
    como vana alabanza donde aflora
    la distancia al vergel de tu cultura.
    Eres tibia, la verdad es la hora
    que responde el bravío lunar que de ti inflige.
    Voces tibias serían coronadas
    mas la rama del amor la variedad elige
    desvistiendo el cincel de tus pisadas.



    Sueña el sueño real la parsimonia,
    escondite ideal del soñador.
    Burla un sabor de madrugada ceremonia
    el dolor. Y así el escultor
    severo en sus afectos
    es lozana aflicción del mirador,
    que en la bruma del día no apela a los defectos
    de la noche; labrando en su mirada, el resplandor.

    El no mirarte en el sueño es mi verano,
    vago alimento por tus alas consumido.
    En las luces del pueblo de mi alma, el tirano
    de mi esbelto lecho en tus ojos hace el nido.
    Recobras la luna en tu mirada prohibida
    habitando la huella de tus pies descalzos;
    nace el oriente con tu voz recibida,
    la sombra es destello en la luz de tus trazos.



    Sin mis ojos la luz he distinguido
    apreciando de la luz la blanca esencia;
    por la sombra he perseguido
    a oscuras la luz en clara ausencia.
    Navegando en el oeste de la bruma,
    por ti asiré la sustancia que en ninguna
    sombra ha percibido de la tinta negra pluma,
    aclarando las estrellas con el brillo de la luna.

    Blanca es la luz que viste tu mirada.
    Como vuelo de paloma, tus labios dulces
    añaden el fulgor de las estrellas a mi morada.
    Estremece tu sonrisa para que tu mirada no alces
    el sigilo de la luna.
    Eres una voz, melodía en el canto,
    una flor, como ninguna.
    Flor, regálame tu frescura en los jardines que yo planto.



    Si de mi sencillez la vida hablara,
    buscaría en ti los adjetivos
    para saciar la sed del viento que mirara
    las notas en las sílabas del árbol con motivos
    de admirarte. Pero en la brisa del tiempo que tú ocupas
    bastan las estrellas, la luna, los sonetos
    la mirada de la flor, con las voces de las arpas.
    Por ti la sílaba desnuda escribe en una flor, sobre los vientos.

    Si luces doy por ti para buscarte en la pluma del verano
    tu ansia crepuscular bajo tu mano
    escribe los sonetos de esta tarde,
    fue tu rostro el amor inconfundible
    que a oscuras dio la luz aún sin mis ojos, y visible
    la mirada en el rostro que arde.
    Y aún tu canto vuela en el verano
    desatando los confines de este amor que me hace sano.



    Mis ojos no pueden verte,
    mis labios no pueden tocarte;
    la sílaba del viento se ha movido
    para alcanzar un suspiro que he perdido.
    Tus labios desde el alba sedarán
    el ansia en la flor de mi sustento.
    No puedo hablarte ni escribirte, aunque serán
    mis palabras el tocarte, el alma que yo siento.

    Sin tu bella corona de diamantes
    veo la luna sin verte antes
    porque tu júbilo templado
    fue la aurora
    que me dejó en la noche desolado
    y aún sin verte, soy ahora
    una sombra en la sombra de la noche.
    No me dejes, que sin tu amor, soy un derroche.



    Tan maduro como un jazmín dorado
    la alcoba de mi sueño ha desvestido
    el plumaje del desvelo enamorado.
    Por tus alas el alba da la huella del sentido
    que del mar el firmamento abrió la flecha.
    Mas en el crepúsculo del sueño
    tú robas para mí la que está hecha
    para saciar del corazón las ansias de su dueño.

    Sórdido anzuelo que tu sed toca,
    la mirada de tu corazón abierto.
    Eras vana ilustración de la tristeza, que en tu boca
    asía el reverbero de una roca, con ánimo yerto.
    Mas la ilustración de tus pasos acerados
    estira redes por tu voz anclados:
    será que el tiempo no discurre paraísos,
    tu voz son dos mares indecisos.



    La música, la sed, la aurora arde
    las chicharras, el sol, tu sed que toca,
    el viento en el viento aún se pierde,
    nada como el rocío de tu boca.
    Las chicharras, el brío, las palomas
    todo el verano se consuma.
    Tus labios, la sed de la que tomas
    para mirar el alba y que resuma.

    Tu jazmín, la sed, tu rosa
    arde en ti, como paloma diluida,
    no es que pareciera yo ser otra cosa,
    sentir sin ti mi voz, mi alma derruida.
    Pero tus ojos no se pierden en la noche,
    las luciérnagas beben luz en tu verano
    el ansia crepuscular bajo tu mano
    distinguen luz, aún sin el sol, y sin derroche.



    Mis manos y mis labios decir no quieren otra cosa
    a tus ojos y corazón tibio
    que tus manos tengan esta rosa.
    De mi corazón el amanecer, el cambio
    del albor, tu substancia y peso
    declinante ansían el regreso
    de tu vista, tu mirada y de tus labios.
    El amanecer dorado, se tiñó de tus cabellos rubios.

    Es del frío del silencio que la aurora
    yace sedienta con su angosta mano.
    Eres mi lozana soledad, y en esta hora
    siento tu mirada fluir como un hermano
    relámpago crisálida volviendo mariposas
    al capullo de tu mano.
    De tu voz eran las rosas
    que el carmín de ti, mujer, es artesano.



    Un rojo pálido enmienda la hermosura
    de un ojo que al verte indiferente
    de una lágrima bebía suficiente
    del brebaje de amor de la locura.
    Es por eso que al verte dulce ahora
    retomo las riendas de mi rumbo,
    caudaloso río que abate en la blancura
    de la vertiente, la pureza en que sucumbo.

    Sin tu luz veo mi mejilla pálida
    mi rostro cansado, mi canto empobrecido.
    La luna es mi sol, mi mano tendida,
    mi horizonte sin mar, y sucumbido.
    Sin ti soy la vertiente de una fuente
    pero el agua está en la arena,
    sin ti soy el soplido del doliente,
    el mar que reverbera aún su pena.



    Linda con el viento la hermosura
    de tu tez, la pálida blancura
    acelerando tus cabellos.
    Así tus ojos bellos
    contemplan el mar indiferente
    que trasluce la mirada.
    Como una tibia fuente
    en los brazos de mi amada.

    Calandria: bebes flores
    en la laguna templada;
    eres de esos seres
    que cobijan a su amada.
    Tu silencio es el bostezo
    de mi alma,
    en tu canto es por eso
    que derramas primaveras en la calma.



    Templada tu mirada caudalosa
    como manto de silencio sumergida
    en nosotros. Eres piadosa luz, que declara tu amorosa
    bienvenida. Eres tú, Jesús, que alimentas el alma de mi vida.
    Tu palabra, Tu camino, La Verdad
    contiene este paso mío, buscando solidaridad.
    Dios, contempla nuestro dolor,
    nuestra frialdad, y haz que seamos como Tú, sólo Amor.

    Dulce Madre, los suspiros de tu pecho
    con la miel en los labios de tu Niño
    son la sonrisa de mi corazón hecho;
    descanso en tu regazo y tu dominio.
    De ti nunca iré lejos.
    Los brazos de Jesús también me aliñan,
    quiero ser en el beso de tus labios bermejos.
    En mi corazón yo sueño. Y sueño que esto sueñan.



    Sus alas bate la colorada rosa
    perpetuando el silencio de su substancia.
    Tú, clavel de alas amables, das amorosa
    gratitud que refugia la distancia.
    Negros cabellos, ojos de calma
    tu mirada resplandece en el rostro de mi alma.
    Vale decir, en la víspera del día:
    robaste mi silencio, que sufría.

    Como vestir en anunciado día
    las corolas, del viento, en verdes amapolas,
    reluce la madera de tu bosque, en que pendía
    el alma de mi carpintería, perfumando las olas.
    De tu ciervo la juventud me llueve
    pintando en las alas de la nieve
    tu negro cauce que la tinta olvida;
    tu mirada es nieve de ese bosque, que da vida.



    Nácar floreado donde la juventud deshoja
    el incierto paso loco de tu virtud fementida?
    No. Responde el bravío loco donde el mar aja
    el profano verso que precipita mi rima. Huida.
    Lentitud. Tus ojos, un solo cabello de dorado
    esmalte, presagiando el verso castaño del arte.
    Mi corazón, tu corazón, vendaval bienamado
    que se calma, se calma al soñarte.

    Y de la indiferente copa que bosteza el alba
    su marrón cauce entre ramas dormidas,
    de tus ojos, un cabello, rejuvenecidas
    a mi tierno diapasón tu juventud salva.
    Y entre tus pasos, sonoros senderos...
    y entre danubias perfectísimas sombras...
    y hacia tus pasos y perfumados floreros
    desdoblada el alba, tú siempre me asombras!


    Para no mirarte el fuego se apaga
    recalcitrando de la perdida ceniza
    tu mar de gaviota desnuda, de maga,
    donde del fuego el fuego revive sonrisa.
    Y se nubla el cielo junto a la acostumbrada
    mano que ciñe mi mano en abrigo
    y eres del sol, y cuánto te amo mi amada
    más que una fuente tu reflejo es mi amigo.











    Vive y del tiempo tu manantial tu sed asía
    como cristal de luna, lucíérnaga cabría,
    y la sed del tiempo ocupa en visitarte
    el sano intento por tus ojos deslumbrarte.
    De esta vertiente el tiempo reclinado
    horada el mar y transcurre el paraíso,
    el ocio es el intento de amar lo que es amado
    y desnudar (tu corazón) es el sigilo de un oro ó sol preciso.


    Abrevia de tu fuente tu juventud beata

    ó callarás con mi boca lo que tu sed percata.






    Libertad de soñar

    Desigual princesa en ojos de ángel
    augura un tibio silencio que murmura el bajel,
    recibe el crepúsculo tus alas de nieve
    cabalgar el océano bajo un laurel; relieve.
    Mármol de sueño, por qué eres tan duro?
    y crepita fugaz tu amor,
    que ausente de todo dolor
    no te entregas al sueño, al cielo más puro?









    A la luna

    Paciente luna que emerge de los lagos
    disfruta el vuelo de los alpes, enamorados
    y sumen en tus alas de blanca palomita los amagos
    de este conjuro de violetas luces y estrépitos fugaces, los
    verdes aspavientos, coníferas errantes sobre valles.
    Música, verde estupor, canto enfurecido
    de silencio alcoba semidormida, ventanas y calles
    robles de silencio, cardúmenes de alas, me han vencido...-









    A una serpiente

    Animal repticular rompiente de besos arenados
    ¿Porqué tengo que apartarme de ti?
    Piedras preciosas movedizas, y ojos de rubí
    ¿Porqué enamorados mis versos te quieren amados
    los álabes de mis sueños cantarte, y entre las sombras olvidarte
    esa noción de maga oscura, ó ponzoñoso velo?
    Animal de verdes mundos sobre el mundo, quédate,
    pero lo suficientemente lejos. Así sabré que la medusa tiene
    pelo.









    Inherente tu cabello, la espuma del verano
    se duerme en tus brazos transparentes
    el azul de azahar bajo tu mano
    tan perfecto, azul, indiferente
    Sólo el brazo del mar entre tus brazos
    descubre el invierno sobre el alba
    No era abril, era tu voz en aquellos marzos
    suspirabas como gaviota malba








    Verde epifanía
    Lenta crisálida en primaveras azules
    tus palabras de azahar huelen a perfume
    porque de mi amor, de tu rosa, tú exhales
    azules primaveras, de las frutas y flores tu miel sume.
    Porque palabras que en el alma ya no bastan
    aran surcos y germinan los jazmines,
    tu voz en el perfume, semillas no desistan
    labran mi Libertad en tus Jardines.











    Si del Amor Eterno se copiaran dos figuras
    cabría en sólo una mi delirio
    porque de mi amor el sufrimiento a las alturas
    todo ángel recibe el humo de este cirio:
    Mi amada, Oh Julieta, tú mi amada
    besaste con tus labios mi alma, que sintiera
    del corazón tu frenesí, con una espada
    de amor. Oh, en tus brazos yo muriera.

    Bajel de incesante armadura
    en el océano y el mar sobran tinieblas
    pero en tu mirada caudalosa la locura
    dulce finge las estrellas.
    Quiero tenedlas, la noche se presagia
    como la luz repartida de la luna
    en tu ventana su baño es blanca magia
    el horizonte en mi navío es mi fortuna.


    kaina
    Admin de café poético
    Admin de café poético

    Femenino Mensajes : 7301
    Fecha de inscripción : 14/12/2009
    Localización : buenos aires
    Humor : Siempre positiva

    Re: Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Mensaje por kaina el Vie Oct 14, 2011 6:56 pm

    Solo tu puedes escribir algo asi poeta.


    _________________
    KAÍNA.

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7678
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Re: Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Vie Oct 14, 2011 7:23 pm

    Muchas gracias, Liz!!!!! Te mando un abrazo con el corazón!!!!! La poesía besa tu pluma, Bella Poetisa!!!!!! Y la inspiración, es el candelabro que ilumina tu amor...
    Es una alegría y una felicidad compartir con ustedes, Poetas!!!!! Que la inspiración nos ilumine...!!!

    Besos y abrazos, Liz querida!!!!! Very Happy flower flower flower

    Recaredo
    Poeta Autor-"Una Tarde De Café Musa Y Poesía"
    Poeta Autor-

    Mensajes : 3538
    Fecha de inscripción : 17/12/2009
    Localización : Barcelona (España)
    Humor : Mucho humor

    Re: Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Mensaje por Recaredo el Lun Oct 24, 2011 1:36 pm

    [/b] ¡No me hagas ésto amigo mío! Cuatro apartados de tu extensa obra llevo leídos de un tirón, y ya no están mis cansados ojos para estos trotes... por eso he tenido que posponer la lectura hasta mañana, o hasta cuando éstos se recuperen... Te lo dije y te lo vuelvo a repetir:
    Contigo ¡Habemus poeta! ¡¡Habemus poeta!! ¡¡¡Habemus poeta!!!

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7678
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Re: Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Mar Oct 25, 2011 2:44 pm

    Muchas gracias, Recaredo!!!!! ji ji, lee placenteramente, no te apures...
    Gracias por pasar por éstas letras!!! y por tus palabras, gracias.

    Te mando un abrazo, con el corazón!!!!!
    Nos seguimos leyendo!!!!!

    Cariños, Poeta!!!!!

    Contenido patrocinado

    Re: Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:43 am


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 03, 2016 6:43 am