Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Tu cuerpo en otra sombra
Hoy a las 6:30 am por caminandobajolalluvia

» El Casino Obrero Navidad 2016
Sáb Dic 03, 2016 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Sáb Dic 03, 2016 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Tu vida llena de fantasia
Vie Nov 18, 2016 6:05 am por caminandobajolalluvia

» El hospital de los dulces y golosinas
Vie Nov 18, 2016 5:52 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Comparte

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7683
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Lun Oct 10, 2011 10:44 am

    Tan en la lluvia zarpará esta noche
    el bostezo de tu boca perfumada
    el añil de mi voz cubrirá sin un reproche
    el jazmín de la flor en mi mano enamorada...
    Pero si de lejos no he logrado descubrirte
    como un bajel que sus especias perfuma
    tan así he de mentir a la tormenta, que asoma
    como un vaho de niebla que mi luz resiste...

    Tal vez yo debería mostrar la flecha,
    y no lanzarla tan de prisa.
    Para que en mi amada la sorpresa quede hecha,
    y no un temor que aligera toda brisa…
    …Sus labios han de entreabrirse como la mirada
    como en luna que moja dócil retoño,
    mis ojos son de ti dulce rebaño:
    amo el soplo de tu boca perfumada.



    Mi corazón ha de latir también como el verano.
    Soy una estrella de mar bajo tu mano.
    Como el silencio de tu alma
    soy como un niño, en los brazos de tu calma.
    Como a un pastor te sigo dócilmente
    amo lo que tu corazón siente.
    Como el verano, también soy una nube
    algodón en tus manos, todo lo que tuve.

    Como el viento de Primavera
    hago cosquillas en la trilla,
    fruta de mi amor es maravilla
    que el perfume en tu cabello suave atempera;
    Soy como el viento. Corro a las chicas.
    Me regalaron frutas, y yo las comí.
    Luego medio se me escapan: fantásticas.
    Yo no huiré de aquella que me corra a mí.



    Amar si a mi alma tú pudieras
    una palabra bastaría
    una paloma en mi cielo tú me dieras
    robar mi corazón yo dejaría
    Eres cual silencio tan sencillo
    innumerable vuelo, mariposas
    repartes tu silencio en el anillo
    de la luz de tu mirar hacia las cosas.

    Suave caricia del viento a las ciruelas,
    nace el constante atavío de la sombra.
    En su plenitud renace el atavío que desvelas
    hacer el sol sobre los mares, lo que asombra.
    Lento murmullo que yace en la artesa
    como reverbero de cereza,
    bocas de las aves se abren en la fresa
    toda la creación me parece una belleza.



    Un mar de espumas y de peces
    dejan mi sombra en transparencia
    porque contigo renace en ti mi ausencia
    ó tal vez el verano que desees.
    Sólo en ti, sólo en tu sombra
    besaré el manantial de lo que alumbra,
    tal la ciruela que sus labios me entristece
    como aquel verano de espumas que renace.

    En ti, tibios cabellos medidos son substancia
    de aquella sombra ó sol que derrama en abundancia
    todo el verano y el otoño en tu pelo:
    allí veo estrellas de plata y oro en el anzuelo.
    Naces, y derramas la blancura
    como la flor que su polen me ha dado simiente;
    sin ti no la nieve, tu mejilla es la más pura
    perdida avidez que mi corazón sostiene.



    Fresco racimo de plata,¡Vengan a mí, estrellas soñadoras!
    Solo tan solo, la luz me alumbra
    como un mar de espumas de mil cofres, Pandoras;
    despunta el alba y de la nieve del día yace la penumbra.
    Alba, alba que me sueñas…
    todo el racimo de tu deleite en mi Primavera…
    toda la bóveda de mi andar en tus merecidas dueñas…
    Sólo la nieve ó el alba en tu vientre me asevera…

    Más allá de tus ojos, el silencio
    esquiva sin tu nieve la amargura
    que en la providencia que vivencio
    sola mi reparo aminora.
    Sin tu cristal el agua se retiene
    por el cántaro otoñal de tu fragancia
    Sin tu amor, tu amor detiene
    el origen de las fauces de mi ansia.



    Sólo en ti, tu verano me atormenta
    como un caudal de alas de gaviotas
    porque la luz del verano me alimenta
    entre tus brazos, doncellas de poetas!
    Sólo eres tú, sin ti nadie
    nadie en el verano sólo tú
    sólo eres tú,
    de mis plegarias de tus labios rosa medie!

    Calienta el verso sus alas transparentes
    como júbilo de amor, pisada diligente
    sólo el verso del verano florece entre las gentes
    navega en diluida pisada fuertemente.
    Tu paso esbelto, tu trazo figurado
    latiente en el adviento del verano
    rocía el mar con el verso del amado.
    La espuma de tu mar florece entre mi mano.



    Escuchen esta máxima templada
    en este sueño, la vida sueño ha sido:
    no hay que darse por vencido ni aún vencido,
    dos alas blancas tiñen la alborada.
    Si Romeo hubiera esperado más
    a la sombra del sepulcro, ó de la siesta,
    ¡Ahí nomás despertaba su Julieta!
    En este amor, todo lo esperas, y lo das.

    Canción que pronuncia el paraíso
    destilando del invierno fresca fuente,
    del azul que reverbera en tu simiente
    dulce paloma, asoma ojo preciso.
    Es en tu verano dulzura elocuente,
    responde en tu figura nacimiento,
    aladas coplas de rumor paciente:
    en una copa, tu bebida es mi aliento.



    Canción que pronuncia el paraíso
    destilando del invierno fresca fuente,
    del azul que reverbera en tu simiente
    dulce paloma, asoma ojo preciso.
    Es en tu verano dulzura elocuente,
    responde en tu figura nacimiento,
    aladas coplas de rumor paciente:
    en una copa, la sidra es el fermento.

    De tu rubio nacimiento, ojos en calma
    distinguen el verano del aroma
    que en Primavera gozoso aire toma
    labores de canastos en tu palma.
    Sólo del verano se distingue tu frescura
    como pez de plata que la luna roba,
    tu voz se pierde en la blancura
    de un horizonte que la esencia enamoraba.



    Precisas alas que la luna llama
    en horizontes y bosques de nostalgia,
    el vuelo de tu calma es toda flama
    que en el latir de tu contorno, luce magia.
    Eres y no eres mi alma y mi suspiro
    porque uno después de otro se intercambian,
    sólo tu voz late en mi respiro
    como una ausente crisálida, mariposa envían.

    ¡Oh Soledad! ¿Porqué
    de tu luz acostumbraste tus cabellos
    a visitar en ti mi ausencia, aunque
    luna en flor, primavera, tus ojos bellos
    galopan en mi alma y en mi vientre?
    La selva de tu amor en ti se vierte,
    y caudalosa florece en tu racimo, siempre,
    pero mi voz oculta la crisálida de verte.



    Robaste mi corazón, ganando el paraíso
    en la flor de este amor que en ti lo quiso,
    sólo tu voz, tu alma me reprocha,
    el alba de la luna del amor que en ti derrocha
    el fresco bajel de mi simiente
    en tu cálida sencillez de ala doliente.
    Me dijiste: “huyes del verano” con tus ojos;
    retornara a tus labios mis despojos.

    Son dos alas de graciosa ave bella
    tu inherente libertad, bajo claveles,
    que en la espuma del silencio es una estrella.
    Y aún, la sílaba desnuda, en los vergeles
    de tu nívea sonrisa, enamorada
    descubre tu profunda libertad
    en la elipsis de tus sueños, sumergida:
    dentro de tu alma, tu vuelo se libera: volad!



    Brilla la ausencia, como un soneto,
    palabra que murmura bajo el viento.
    Soledad, cosmogonía. Antílope de luchas
    y sustentos. Clava su mordaz hora enlutada
    en la planicie de las horas y las luchas.
    Hora que reparte el firmamento, de la atrapada
    fama de sus duchas nieves que palpitan.
    Son horarios que conjugan y respiran.

    Bella y solitaria como nieve
    tu rastro se dispersa bajo el viento.
    Tu rostro es oro y en tu faz relieve
    conspira el viento su susurro lento.
    No comparto del brío su frescura
    porque sus alas me hallaron con locura;
    nativas fauces de su impávido retrato
    cabalgar vertiginoso su silencio nato.



    Atañe el rosado mar tu boca transparente
    como tibia rosa en una fuente.
    Del cristal asir tu brazo presuroso
    como júbilo templado, la hermosura;
    eres niebla, y un salto en la figura,
    en tus brazos, el amado hace reposo.
    Desde ti tu flor es el perfume
    germina mi sed, para que tu agua sume.

    Atesoras el madrigal
    que en mi mano atesoras
    como el alba roba la aurora tras el trigal
    encendido; y en tu sonrisa comparas el río que aminoras
    besando las orillas de mi corazón. Y el manantial
    dormido, bajo mis fauces dormido
    despierta con tu madrigal
    como un jazmín encendido.



    Si de a dóciles productos
    la naturaleza revive
    los pasos de sus abductos
    movimientos donde la herencia recibe
    su natal desemejanza
    y dones distintos, que fuerzan su supervivencia,
    la enorme variedad será el camino de pujanza
    del brillante Universo, con repartida diferencia.

    Fundamentas con artes y entusiasmo natos
    el perfume en la distancia de la alegre sinfonía
    de la vida; que con perfectos tratos
    la ruta del poniente del Sol en este día
    has enseñado, sirviendo la miel de la colmena,
    preparando al abrigo de la Luna, el recipiente de mi pena.
    Será que ayer corría el amanecer besando
    el anochecer que hoy camina dando.



    Lucías el atardecer en tu semblante
    pintando el nido de tus notas, despidiéndote
    de la soledad, y el alma solitaria.
    El conjunto de tu luz era de rubio caoba
    y silenciosa noche, que sobre el arco de la vida temeraria
    estremecías al ave que de mi corazón tu mano roba.
    Es así que en el principio sustentabas
    el ancla de mi viaje, que en tus sueños atabas.

    De oeste a este tu mirada transparente
    es vuelo en una flor, ansia en la fuente.
    Lejos, el sonido me despierta
    como la mirada de tu océano, alerta.
    Eres tú, con tu vástago indomable
    el trino de la voz que me despierta.
    Posiblemente tu astro fue la cuna amable
    del renacer en el amor, que nos concierta.


    claudia zarate
    Poeta Gran Master - Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master - Miembro Del Jurado

    Femenino Mensajes : 3521
    Fecha de inscripción : 09/04/2010
    Localización : parana, argentIna
    Humor : excelente

    Re: Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Mensaje por claudia zarate el Vie Oct 14, 2011 2:09 pm

    Tus versos son un tesoro amigo
    sunny

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7683
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Re: Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Vie Oct 14, 2011 7:12 pm

    Muchas gracias, Claudia!!!!!! Un abrazo!!!! Very Happy

    Contenido patrocinado

    Re: Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:34 am


      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 7:34 am