Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Comparte

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7678
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Lun Oct 10, 2011 10:40 am


    Rosal al alba,
    Paloma blanca

    (Cántaro de Luna)

    Sonetos

    Alejandro Rodrigo Flagel






    Sonetos

    Sonnets




























    Inclemente el tiempo aletargaba
    su sonrisa tras los cristales.
    La sombra que murmuraba
    tu nombre en los manantiales.
    La lluvia. Sí, la lluvia perdía
    el horizonte en las huellas,
    eres como perfumada fruta que ría
    las fauces de las más bellas.

    O como licor de asombro
    tu mano sobre mi hombro
    late el viento del verano,
    la ausencia sobre tu mano,
    y en rotundos ardores
    tu mano me respondía:
    eran frescos los licores
    que mi amado padecía,



    Un poco de romanticismo en la vereda
    la lluvia besa la greda
    del suspiro del verano,
    tus labios sobre mi mano
    como luna llena
    encienden la aurora templada
    y vuela mi ausente pena
    en los brazos de mi enamorada!

    Nombrarte fue a veces una proeza
    para atinar las palabras orientales
    pero tu corazón era una belleza
    que no vi comparaciones tales
    He visto de la luna la blancura
    y del lirio su oído contra el viento
    Pero nunca he sentido tal locura
    sentir de ti la hermosa música que siento...



    Dejar que si tu boca hable pudieras
    una palabra bastaría
    un sonido a mis oídos tú me dieras
    robar mi corazón, yo dejaría.
    Mas el eclipse de la luna hable
    para saciar tus elocuencias de paloma
    una antorcha, tu ánimo noble
    haría mi porvenir un sol que asoma.

    Un juglar del verso solitario
    en qué me has convertido!
    Silencio del mar y dromedario
    un racimo que la luna ha vertido
    Pero en el alba campanas he visto doblegar
    para sonar aterciopeladas campanadas
    tus pasos en el alba han de llegar
    para las músicas sentir apresuradas.



    Pero si del tiempo me he olvidado,
    el anzuelo me he clavado,
    una "G" me han encomendado
    para anclar un soneto musical.
    Era lágrima de cristal
    la música que me han dado,
    Pero he visto del pasado
    una sombra que no he olvidado.

    Mas tuve piedras sencillas
    que eran llenas de espuma,
    sumergidas en la bruma
    entre mis manos eran arcilla.
    Decían: " tu nombre en la villa
    de mi calma, eran su feliz recuerdo".
    Su voz me llamaba en la trilla,
    era una rubia melodía, que aún me acuerdo.



    Sueño, despertar en el alba
    tus labios son en madrugada
    una fuente de agua que me salva,
    ligera estrella donde mora tu morada.
    En este despertar de tibias flores
    el alba conjuga los dolores,
    tus ojos son los sellos
    que atan la luz de tus cabellos…

    Si del murmullo de tu voz, así
    la noche se distancia de mi cuerpo
    tu boca rojo carmesí
    se vuelve a la mirada de la luna que palpo
    con mis ojos enamorados de tu boca
    pues la luna derrama en las estrellas
    la ausencia que sostiene mi mano que toca
    tu semblante y tu voz, emblema de las bellas...



    Bate el viento su corona celeste
    por el paisaje otoñal de tu simpleza.
    He visto dorsales cubiertas del agreste
    paisaje del rocío. Pero en ti la ligereza
    de la bóveda del tiempo, inexorable
    conjuga el mar incipiente de la tarde;
    Mas por el amor la lágrima es amable,
    tiñendo la primavera que arde...

    Allow if your mouth may speak
    a word would suffice
    a sound to my ears you gave me
    steal over me my heart, I would leave.
    But the eclipse of the moon speaks
    to satiate your pigeon eloquences
    a torch, your noble spirit
    would my future a sun that loomed.



    Bate wind her crown celestial
    landscape by autumn of your simplicity.
    I have seen backends covered the rustic
    landscape of spray. But in you the nimbleness
    of the vault of time, inexorable
    combines the sea emerging in the afternoon;
    But by love the tears are nice,
    dyeing spring which burns...

    Tan de lejos descubrí tus ojos,
    dos teas de fulgor brillante;
    y en su mirar resarcí mis despojos.
    Eres como el agua, que aclara lo distante.
    Hermosa, y conservas tu hermosura
    en el rocío de tu alma, con holgura,
    como flor que su polen retiene
    y alimenta mi alma, no detiene.



    So from afar I discovered your eyes,
    two firewood for who bright,
    and in its look I repaid my offal.
    You are as water, which clarifies what distant.
    Beautiful, and preserves your beauty
    in the dew of your soul, with looseness,
    as flower that his pollen retained
    and feeds my soul, does not detain.

    Me encanta estar descalzo en la arena
    ver mi alma de impaciencia llena,
    sentir tu ansia de furor serena,
    latir en mis brazos sin tu pena.
    Eres como flor que en el ocaso se derrumba,
    como el mar en una orilla
    tu mano es en mi mano maravilla,
    y a mis oídos en tu cabello el viento zumba.



    Letanía de zorzal bajo la lluvia,
    sentir el caramelo de tu rubia
    cabellera de cristales soleados.
    Sobre tus hombros el crepúsculo se vierte
    como una sílaba del mar de los amados.
    En la palma de tu mano, aún sin verte,
    exhuma de mi amor caricia alada.
    Albahacas y rosales son las coronas de mi amada.

    Como el mar taciturno en mi presencia
    huye del oeste y en la bruma
    las múltiples gaviotas hacen la ausencia
    que en el verano son el viento y una pluma.
    Blanca, como la música del ave
    que en la impronta del viento en la arena
    son las alas de tu mano suave.
    Olas, que estrellan caracoles en mi pena.



    Desde tu sombra he visto madrigales
    vaciar las elocuencias de lunares,
    horas que en el júbilo del alba, en pedregales
    oran sauces y esgrimas a los mares.
    Son campanas en el alba los cantares
    de música y palomas, derramadas
    como el viento en el silencio y sus andares
    derrama en la flor tus poesías coronadas…

    Desde la nieve he visto los lunares
    que en su copia el tibio firmamento
    esgrime andares
    en su soplo de lejana ceremonia; lamento
    el esguince de tu voz, como plomada,
    arribar en el anzuelo de tu amada…
    No deben ser espigas las palabras
    que vuelven espinas a las obras…



    Sólo derrama tu voz, tu música, tu alma
    no se imparte el rocío sin el agua
    debes retener el polen con la calma:
    son las flores la constancia que no mengua.
    Sin el alba, ¿Qué sería del lozano día?
    En tempestad, nublado ó soleado,
    sin la femenina voz, que tu ansia no pedía
    ¿cómo llegarían las flores al amado?

    Retiene del coraje su simiente,
    enclava la pasión a las alas de la Vida,
    nacen de tu son alas con sirviente,
    son amores que levantan la caída.
    Y no dejes de batir aún por el cielo
    tus alas con serenas coplas de sustento;
    eres algarabía, un tibio nacimiento,
    ¡De tus alas la mujer ancla su pelo!



    Brilla el mar, nace la tarde
    su joven arrebato de inocencia.
    Vuelta en el mar, tu voz me arde
    como una copla de silencio en la ausencia.
    No es tu voz, es sólo el viento,
    la pasión que me devuelve a las alturas.
    Arriba a mis manos el crepúsculo que siento.
    Tu voz brilla en el mar. Más allá de las pasturas.

    Son alas de joven cauce lento
    el latir en el crepúsculo que siento.
    Nacen de tus alas las menguadas
    copias que las lágrimas amadas
    roban su latir en la pasión del enamoramiento.
    Sólo tu voz registra la primura
    del aliento de tu son, como un aliento
    que en la nave de tu amor llama a la aurora.



    Más sólo eres tú ¿Cómo decirte?
    No eres de tu voz la primavera.
    No. Aún no. Eres el irte
    por los sauces de tu voz que reverbera.
    Pero un águila templada de la aurora
    en Primavera lustró su sepultura.
    Era la sombra de su sombra en una rama.
    Su joven voz despertó al que te ama.

    Si del verano he visto suspirar
    la ausencia de tu melancolía,
    dime: ¿Has visto tú el altar
    donde el florero con agua que pedía
    tu flor, en el copioso monumento,
    donde el aljibe de tu voz se separaba
    del viento, enamoraba su argumento?
    De tu morada, el sol bajo las rosas me llamaba.



    ¿Quién ha sido que ha visto mi plumaje
    desnudo por las verdes arboledas?
    No he distinguido su rostro en madrugadas,
    pero supe que era él, tras el ramaje
    de plantas una sombra
    que ha visto el día
    con su mirada dulce, y en penumbra
    ha distinguido al alba cuando me perdía.

    La cuna de la brisa es el sentido
    que en la luz apiada su mirada,
    yazgo sin voz, eclipse sin sonido,
    cuando la música despierta tu morada.
    Es el desvelo permanente de los días
    el que en tu rostro enjuaga tu secreto,
    besas el suspiro que navega en melodías,
    aún despierto, enlazando el aire quieto.



    Rubias eran las horas
    el oro, el alba sobre la aurora
    tu llama era el instante en el que doras
    la sábana de luz, la ventana que desdora.

    El disco de plata reluciente,
    era la bóveda del mar, ancla silvestre.
    Tus manos se vestían en el oriente.
    Tu cabello era la sal, la hora de mi vientre.

    El alba fue la aurora,
    la pálida luz, fue oro en tus labios;
    naciste de mi voz, el sol era el oriente.

    La palabra de tus labios fue la hora
    el Sol acunó todos los cambios,
    tu mirada era un crepúsculo sonriente.



    Es el sonido, que en el mar el cauce ría
    tu voz en la templanza de los días,
    el sauce quieto, tus alas, tu alegría
    la savia de tu bosque, el cristal en que bebías.
    Todo yace en tu bosque en la quietud
    de la brisa de tus ojos, tu mirada,
    la música es silencio, plenitud,
    tu cabello incuba la víspera del sol sobre mi almohada.












    El nuestro firmamento de coplas azules
    queda como vacías las flores.
    Tan azules como el rostro quedan tules
    cuando el mar al mar llega en amores.
    Serán pronunciados paraísos
    ó lejanos atavíos que se acercan:
    Tu mano es rocío de enamorados
    sobre el aljibe de los patios que lo cercan.


    Mas la luna de su altar gimió la hora
    como esperanza en el mar desdora.

    Pero tus alas pronunciaban paraísos,
    no era el mar, era tu voz sobre mis pasos.





    Dejar que si tu boca hable pudieras
    una palabra bastaría
    un sonido a mis oídos tú me dieras
    robar mi corazón, yo dejaría.
    Mas la rosa de tu corazón
    se me perfuma, para saciar mis ansias de una rosa,
    un gemido, tu música, beato diapasón
    daría al corazón de su latir, enamorada cosa.

    Dejar que si tu boca hable pudieras
    una palabra bastaría
    un sonido a mis oídos tú me dieras
    robar mi corazón, yo dejaría.
    Mas la rosa de tu corazón
    se me perfuma, para saciar mi sed de una rosa,
    un gemido, tu música, beato diapasón
    daría al corazón de su latir, enamorada cosa.



    Tan lejos la hora de tus ojos dulces
    se separaban del viento los aromas
    del que tu piel todo toma cuanto alces
    para vestir la flor de lo que tomas
    Eres vaga flor, suave primavera
    lozana fusión que todo lo atempera
    eres madrigal, otoño y tu mirada
    sórdida pasión en los brazos de la amada!

    De los frescos vegetales
    sobran tibios ojos de conejo,
    miradas que se esparcen como espejo
    lenta crisálida como romances tales.
    Lady Tottington copia su creatura,
    del furor del conejo de sus alas,
    dos orejas que Gromit con soltura
    cuida a la altura de su Wallace…



    Como supe del viento del verano
    hallar su creído ladronzuelo,
    alas en tu voz eran lozano
    corazón que añade fulgor al cielo.
    Desde la nieve el río caudaloso
    se vierte en la espuma transparente;
    muerde el muérdago tu voz, y yo gozoso
    desde la nieve te veo diligente.

    Atrapas en el brío del invierno
    tu rotundo verano en la diadema,
    para sentir en el silencio el tierno
    corazón que me separa de tu gema.
    Pero en el invierno, supe que es invierno
    y el verano todavía no atempera,
    mas seguro por seguro yo discierno:
    de la nieve vendrá la Primavera.

    Amor por amor no es nada extraño,
    amando no causas ningún daño.

    claudia zarate
    Poeta Gran Master - Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master - Miembro Del Jurado

    Femenino Mensajes : 3521
    Fecha de inscripción : 09/04/2010
    Localización : parana, argentIna
    Humor : excelente

    Re: Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Mensaje por claudia zarate el Vie Oct 14, 2011 2:07 pm

    Amor por amor no es nada extraño,
    amando no causas ningún daño.


    Magnifico amigo

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7678
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Re: Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Sáb Oct 15, 2011 2:54 am

    Muchísimas gracias, Claudia!!!!! Un abrazo cariñoso!!!!! Very Happy flower study

    Juan Luis
    Poeta Master - Miembro Honorario
    Poeta Master - Miembro Honorario

    Masculino Mensajes : 1129
    Fecha de inscripción : 16/05/2010
    Localización : argentina
    Humor : variable

    Re: Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Mensaje por Juan Luis el Sáb Oct 15, 2011 10:43 am

    Un universo poético emocionante y conmovedor.
    Amigo Caminando. ¿sabes? Has construido una obra que
    de algun modo lo abarca casi todo.
    El tiempo, el amor, las citas literarias, en fin la trabajosa postulaciòn de lo trascendente.
    Un abanico de sensaciones. Un trabajo poetico realizado con tezón y talento.
    Te aplaudo sin reservas por tu lección de vocación poética.

    Fue un verdadero placer .
    Un abrazo y me voy a releerlo.
    Juan.

    caminandobajolalluvia
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 7678
    Fecha de inscripción : 19/12/2009
    Localización : Buenos Aires, Argentina
    Humor : Muy gracioso en ocasiones súbitas, je

    Re: Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Mensaje por caminandobajolalluvia el Sáb Oct 15, 2011 4:38 pm

    Muchas gracias, Juan!!!! Un abrazo grande para ti!!! Gracias por tus palabras!!!
    Es una alegría para mí saber que les guste, y esperemos que las musas nos sigan inspirando...! (Siempre lo hacen...: alegran nuestra pluma y encienden nuestra vocación...) Te mando un gran abrazo, Juan!!!! cheers Very Happy

    Contenido patrocinado

    Re: Rosal al alba, Paloma blanca (Cántaro de Luna)

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:43 pm


      Fecha y hora actual: Vie Dic 02, 2016 11:43 pm