Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» INVIERNO EN EL CAMPO
Ayer a las 3:59 pm por Esperanzapaz

» EL DUENDE CON ALAS QUE NO PODÍA VOLAR.
Ayer a las 3:08 pm por Esperanzapaz

» …De tu mano
Ayer a las 3:01 pm por Esperanzapaz

» HORIZONTES DESATADOS. IV
Ayer a las 2:55 pm por Esperanzapaz

» HORIZONTES DESATADOS II
Ayer a las 2:53 pm por Esperanzapaz

» TRISTEZA DEL ÁRBOL TALADO.
Mar Ago 15, 2017 8:23 pm por Esperanzapaz

» SIN NOMBRE
Mar Ago 15, 2017 8:20 pm por Esperanzapaz

» RETAZOS
Mar Ago 15, 2017 8:18 pm por Esperanzapaz

» Quiero verte hoy de tarde
Mar Ago 15, 2017 9:53 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Epístola a Dávida

    Comparte
    avatar
    HANS DURKHEIL
    moderador de café poético
    moderador de café poético

    Masculino Mensajes : 651
    Fecha de inscripción : 13/08/2010

    Epístola a Dávida

    Mensaje por HANS DURKHEIL el Lun Sep 12, 2011 3:58 pm


    Es difícil callar verdades
    que comprometen a dos
    y aunque nazcan tan solo de uno
    en su inequívoca partida
    afectan como ráfagas de esporas narcóticas
    a los que nos rodean.

    Comprendo que la inestabilidad
    que me cargo en los huesos del sentir
    se fracturan cada día, y hay días
    en que las ganas se arrastran
    como larvas en el fango.
    ¿Me dirás acaso que no has
    comprendido su actitud,
    ¿Que en cada centímetro que avanzan
    retroceden más al abismo necro?
    ¿Acaso no ves que eres la luz que afecta
    mis cristalinos, que perturbas
    mi risa falsa, corrupta de moralidad?

    Eres tú, magna estatua de alabastro
    cargada de mieles en los cabellos
    que como oro brillan, acomodados
    con diamantinas y lapislázulis.
    Tus manos delgadas son plumas de palomas blancas
    que acarician, tiemplan las noches con crepúsculos cárdenos.
    Y tus pies que son el terminar de una melodía
    digna solo de dioses, provocan a mis carnes mortales.
    (ansias que laceran, laceran las ansias)

    La acrónica historia de mi anticuada
    fatalidad por asilarme a colegas
    que si bien pudiesen ayudarme
    un poco, si quiera, no la acepto
    por la gran sabiduría
    del no deber a nadie más que el saludo.

    Y las cartas grises que uso como colchón
    ya no amortiguan mi cuerpo ranciado
    despreciado hasta por los roedores capitalistas.

    ¿Cómo es que no fenezco en tanta inmundicia,
    Tanta animalidad en el razonar?
    ¿Cómo no me deshilacho las hebras rojas de las muñecas
    o lleno mi sistema de una sustancia que sabe a muertetotal?
    ¿Cómo no me pongo en pie y te busco atravesando
    a la fiera amiga que me abate?
    Cómo…no sé cómo.

    avatar
    kaina
    Admin de café poético
    Admin de café poético

    Femenino Mensajes : 7301
    Fecha de inscripción : 14/12/2009
    Localización : buenos aires
    Humor : Siempre positiva

    Re: Epístola a Dávida

    Mensaje por kaina el Mar Sep 13, 2011 10:48 am

    Siempre es complicado, aumque que? No lo sea no compañero? Esa creo es lo más dulce que tiene la vida para nosotros, la adicción más desmesurada.
    KAINA.


    _________________
    KAÍNA.

      Fecha y hora actual: Jue Ago 17, 2017 11:35 am