Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» Marchitas margaritas desojadas...
Ayer a las 7:31 pm por caminandobajolalluvia

» ¡Heroína de la vida y del rigor!
Ayer a las 7:22 pm por Queenire

» QUE LA VIDA NO TE ABURRA
Miér Feb 22, 2017 8:21 pm por caminandobajolalluvia

» Elogio al alba
Miér Feb 22, 2017 2:52 am por caminandobajolalluvia

» Sólo Arte
Dom Feb 19, 2017 6:18 am por caminandobajolalluvia

» Femenino contraste, apasionada nieve…
Sáb Feb 18, 2017 8:07 am por caminandobajolalluvia

» Cruzada al mar abierto
Miér Feb 15, 2017 5:42 pm por caminandobajolalluvia

» Recoge de la nieve
Miér Feb 15, 2017 5:29 pm por caminandobajolalluvia

» SALUDOS en el Día del Amor y la Amistad (14/2)
Mar Feb 14, 2017 10:09 pm por deliapc

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 14 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 14 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    La carta que no ha de ser entregada

    Comparte

    deliapc
    Admin de café poético
    Admin de café poético

    Femenino Mensajes : 4395
    Fecha de inscripción : 12/01/2010
    Localización : Mendoza, Argentina

    La carta que no ha de ser entregada

    Mensaje por deliapc el Miér Mayo 04, 2011 3:16 pm

    A mi amor de siempre:
    Perdóname si aún no logro olvidarte y en mis sueños recupero tu imagen, subsistente del naufragio, es que en la penumbra en que discurren mis días espero alumbrarme con la luz de tu recuerdo. Perdóname si mi corazón guarda el verano de tu ternura. Yo que tanto ansié ser libre contamino mis horas tan puras con la esclavitud de tu recuerdo, las encadeno a tu memoria amada. Como una mendiga te ruego que me llenes de tu fantasma. Oteo el horizonte y allí tú no estás y mientras cargo mi cruz me importuna cualquier presencia humana que llega a mi puerta.
    Este llanto es lo único que me queda, el dolor es una enredadera salvaje que ha invadido todo mi interior… Mi cuerpo aún encuentra momentos de paz en que se relaja sobre blancas y frescas sábanas o sobre la hierba fragante pero mi alma es un pobre pájaro herido que aletea en mi interior y se golpea contra los muros que aquel le impone. ¿Será esto un sueño del que tardo en despertar? Me desangro en silencio por estas heridas que tu ausencia, hondo puñal, abrió. La memoria permanece llena de tu presencia fantasmal. Pasan las estaciones con toda su carga de nostalgias; el verano me trae el recuerdo de un verano en llamas en el que el amor florecía, así como la primavera de otra tan frágil como perfumada… ¡Me sobra ya la primavera así como las auroras! ¡Me duele tanto la vida, tan llena de filosas tristezas, así como sus chisporroteos! La melancolía es un pulpo que me envuelve y asfixia. Las horas ruedan ofreciéndome sus frutos perfumados y limpios a los que, obstinada, dejo intactos.
    Mi casa está aún llena de tu aroma y de tu presencia alada. En los rincones todavía repica la campana de tu risa. ¡Qué efímera fue tu presencia en esta casa! Diría el poeta: “¡es tan corto el amor y tan largo el olvido!...”
    Mi ser pertenece al Más Allá desde donde tu imagen dulcemente me llama. La muerte me va arrastrando, poco a poco, en plurales ataques, en un deslizarse lentamente… Hay momentos en que tu recuerdo en sacerdocio invisible me rescata de este dejarme morir, de este hundirme mansamente en el Más Allá mientras la vejez invade mis pupilas ya como imagen familiar.
    ¡Cuánto te amé!...Contigo viví en un mundo lleno de espejos, me miraba en ti y descubría mis sombras así como las gemas que yo, ignorante, me empecinaba en no percibir…Comenzamos como recién nacidos con todo un mundo por descubrir, creciendo día a día… Mis manos conocían tu piel de memoria; extrañan tu espalda serena, el territorio donde se llenaron de misterio… Eran felices en tu geografía amada… ¡Cuánta ternura depositaste en mí! …
    Y te recuerdo, yacente, preparado para ese viaje a lo sutil, con tus párpados cerrados, ocultando las cuencas de tus ojos; mustios ya, sólo una mueca triste, los labios…Con tus manos pálidas cruzadas sobre el pecho, semejando alas, queriendo impedir que tu alma escape de su reducto, dispuesto ya para este viaje a los territorios del silencio… Quedaste habitando el corazón en el que permanecerás hasta la eternidad…
    Hasta nuestro encuentro en el Más Allá




    _________________
    Delia

    "Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas, puede cambiar el mundo"
    Proverbio africano



    claudia zarate
    Poeta Gran Master - Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master - Miembro Del Jurado

    Femenino Mensajes : 3521
    Fecha de inscripción : 09/04/2010
    Localización : parana, argentIna
    Humor : excelente

    Re: La carta que no ha de ser entregada

    Mensaje por claudia zarate el Jue Mayo 05, 2011 7:36 pm

    Delia...
    Un relato lleno de melancolía, de deseo por lo que se añora...
    de espera por el reencuenttro...
    Me gustó mucho .
    Espero el próximo!!!!

      Fecha y hora actual: Lun Feb 27, 2017 3:33 pm