Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» El Casino Obrero Navidad 2016
Ayer a las 7:30 pm por caminandobajolalluvia

» Verde, si llama
Ayer a las 6:54 am por caminandobajolalluvia

» Tu cuerpo en otra sombra
Jue Dic 01, 2016 7:39 pm por irene blanc

» Mi corazón
Mar Nov 29, 2016 6:41 am por caminandobajolalluvia

» Verdad
Jue Nov 24, 2016 8:43 pm por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo erase una fiesta infantil
Miér Nov 23, 2016 7:07 pm por caminandobajolalluvia

» Dinoseto de vigo forma una familia
Vie Nov 18, 2016 6:12 am por caminandobajolalluvia

» Colegio Canicouva de Vigo Tu vida llena de fantasia
Vie Nov 18, 2016 6:05 am por caminandobajolalluvia

» El hospital de los dulces y golosinas
Vie Nov 18, 2016 5:52 am por caminandobajolalluvia

Los posteadores más activos de la semana

¿Quién está en línea?

En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Dom Oct 30, 2011 8:57 pm.

Los posteadores más activos del mes

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Navegación

Galería



    Iniciacion. Capitulo 4- MI PEOR ENEMIGO

    Comparte

    PoEtEsS
    Poeta Autor-"Una Tarde De Café Musa Y Poesía"
    Poeta Autor-

    Femenino Mensajes : 537
    Fecha de inscripción : 11/12/2009
    Localización : Mira las estrellas y me hallaras en ellas...
    Humor : Tratando de escribir nuevamente

    Iniciacion. Capitulo 4- MI PEOR ENEMIGO

    Mensaje por PoEtEsS el Jue Abr 21, 2011 5:24 pm

    Chic@s... la verdad es que este capitulo es el ultimo que tengo escrito, necesito ayuda con esta historia, asi que solicito de su valioso apoyo para poder continuar, quien se anime por favor, contacteme... jeje

    Espero les guste este capi...
    ********************************************************************************
    Capitulo 4. MI PEOR ENEMIGO.

    Empecé a caminar como tanteando el terreno no sabía que encontraría hasta que la imagen de una chica como de 17 años apareció en frente de mi, era yo… ¿Cómo era posible?

    Ni siquiera pude terminar de formular esa pregunta cuando escuche su voz, tan parecida a la mía y tan amenazadora, que en verdad me dio pánico encontrarme en ese maldito lugar.

    _ La señorita se cree tan importante que me ha dejado esperando – me dijo con un tono demasiado amenazador, lo que provoco que diera un paso hacia atrás y pude escuchar su risa macabra – jajaja, la gran hechicera tiene miedo jajaja – tuve que reaccionar, no podía mostrarle mi miedo.

    _ Miedo de una chiquilla como tú – le dije en el tono más amenazador que pude y di dos pasos hacia ella, pero ni siquiera se inmuto y me detuve para poder ver su sonrisa ensancharse por todo su rostro, sus ojos parecían echar chispas por el atrevimiento que tuve.

    _ Esta chiquilla, como tú me llamas, - se acerco a mi señalándome - acabara contigo en estos momentos. Así que no habrá destino que debas cumplir – se rio con ganas y seguramente pudo ver mi cara de sorpresa - ¿Qué, acaso no era eso lo que querías? Dejar de ser la gran hechicera, ser una chica normal, no quieres cumplir con tu deber

    _ ¡¡¡Eso tú no lo sabes!!! – le grite en verdad furiosa, un leve resplandor me cubrió – soy la más poderosa hechicera y no podrás vencerme, antes te matare.

    _ Jajá, chiquilla tonta – se reía de mí, no podía aguantar tanta desfachatez – yo no puedo morir, y tu creerás que eres la más poderosa, pero morirás aquí y seré yo quien gane esta vez, seré yo quien ocupe tu lugar, el lugar que por derecho me corresponde.

    Diciendo esto, saco una especie de espada, hermosa de verdad, seguramente hecha por algún mago pues el metal que la cubría no podría ser de este mundo. Se lanzo hacia mí, propiciándome una gran estocada que casi me degolla, y me marco el rostro, una gran cicatriz en la mejilla derecha que seguro no podría disimular.

    _ ¡¡¡Maldita bruja!!! – me grito y me lanzo otra estocada, no podía pensar no tenia forma de protegerme

    _ La maldita eres tú, cuando atacas a alguien indefenso – le dije esto con gran esfuerzo pues trataba de esquivar sus estocadas

    _ ¿Indefensa, tu? – Me dijo con gran sarcasmo - Jajá no me hagas reír con esa tontería, tú no eres ninguna persona indefensa, o cómo crees que pudiste acabar con Leopoldo y Sebastián así como así. Eres tonta, eso sí, pero indefensa… que risa me das – me dijo y se detuvo en su avance solo para encararme – anda brujita ¿porqué no te defiendes? Será que me tienes miedo – dijo esto último como una afirmación. El haz de luz que me cubría se intensifico y podía sentir nuevamente el poder recorrer dentro de mi cuerpo – Así es brujita, expulsa ese poder, terminemos con esto, defiéndete… porque no puedo acabar contigo si tu no haces tu mejor esfuerzo, así no valdría la pena.

    No pude evitarlo, ya no quería evitarlo, quería y debía proteger a Charly, Sophie, Jakie… tenía que proteger a mis seres queridos… a todo el mundo. Cerré los ojos y pude ver con toda claridad todo lo que estaba pasando en la tierra, si yo moría… no, no podía dejar que esos pensamientos me abrumaran, no en el momento en que mi vida corría peligro. Una fuerza cálida empezó a emanar de mí, me concentre en esa luz, en ese poder y pude ver de dónde provenía, de… mi corazón. Lleve mis manos justo donde se sentían los latidos de mi corazón, no podía evitarlo más y desperté, abrí los ojos para encararme con aquella chica idéntica a mí, que lejos de mirarme con sorpresa o miedo me veía con… ¿acaso era posible?… satisfacción. Un haz luminoso se hizo presente entre mis manos, parecía un láser o algo por el estilo, su brillo era inigualable, nada que hubiera visto antes, lo agite en el aire y pude ver en mi enemiga una sonrisa, me dispuse a atacar.

    Corrí hasta algunos metros de distancia de ella y me dispuse a matarla, no sabía porque, pero ella tan solo se quedo esperando mi ataque, levante el haz luminoso sobre mi cabeza y al girarlo golpeo la rama de un árbol, la cual se hizo añicos al momento, eso me hizo sonreír, no creí que el sable pudiera ser tan mortífero. Nos debatimos en duelo en donde una de las dos iba a morir y esa seguramente no sería yo, no yo, no por ninguna razón moriría.

    Embestí una, dos, tres veces contra su cuerpo; ella esquivaba con gran audacia mis estocadas pero ahí donde el sable tan solo rozaba se veía que había dejador heridas, poco a poco ella retrocedía, no podía dejar el ataque así, no podía dejar que ella se saliera con la suya, que se recuperase y pudiera matarme, ella tendría… tendría que morir, tenía que acabar con ella de una buena vez; lance una estocada mas y ella choco contra un roble viejo, solo vi su sonrisa, ¿Cómo podía estar sonriendo en un momento como este?

    _ Es hora de que mueras – le grite y lance otra estocada directamente al corazón, no creí que pudiera esquivarla en la posición en la que se encontraba, pero lo hizo, no sé cómo, pero lo hizo; qué diablos estaba pasando eso.

    _ No Prue… es hora de que mueras tu – me sonrió y de pronto desapareció. Me di media vuelta para proteger mi espalda contra el roble

    _ Sal de donde quiera que estés

    _ Lo que tú quieras princesita – de pronto sentí sus brazos rodeándome, ¿de donde diablos había salido, del árbol? ¿Cómo era eso posible? Claro, se trataba de una hermana; de una hechicera – tus deseos son ordenes para mí – me dijo cerca del oído en un tono sarcástico – ahora Prue, ¿has visto lo que has hecho?

    _ ¡¡¿¿Qué, de qué diablos estás hablando??!! – no podía separarme de ella, sus brazos rodeaban mi cuello y sus piernas mi cintura, el amarre era casi perfecto, me estaba ahogando, casi sin escapatoria; tenía que ganar tiempo… tenía que pensar en algo o moriría…

    _ Mira tu cuerpo Prue… - apareció un espejo frente a mi

    _ El espejo… - empecé con un tono de incredulidad - ¿Cómo…? – la pregunta era realmente tonta, ella era una hechicera. Lo que vi en el reflejo me dejo helada, allí estaba yo, con la ropa hecha tirones, sangrando de los brazos, las piernas, todo mi cuerpo estaba sangrando y en la cara la marca que la maldita bruja, que me tenia prisionera, me había hecho. - ¿Cómo es eso posible? Jamás me tocaste, nunca te defendiste – le grite y agote mis reservas de aire, poco a poco perdía la fuerza, me está debilitando, un pensamiento cruzo por mi mente, pronto moriría.

    _ Aun no sabes quién soy ¡¡¿¿eh??!! – me dijo y me empujo, con las fuerzas de sus piernas, hacia delante, estaba en el suelo dispuesta a atacar nuevamente pero mis heridas se hicieron más profundas

    _ Charly, Sophie – oí a Jakie gritar – algo le está pasando a Prue, mirad… está sangrando por todo el cuerpo, traigan vendas, toallas, lo que encuentren, tenemos que detener las hemorragias – como podía estar escuchando a Jakie y lo que decía de mi cuerpo, no podía ser posible…

    Me lleva una mano a la garganta, esa maldita bruja sí que me había debilitado, poco a poco me levante y otra vez me recargue en uno de los arboles que había cerca, ella empezó a decir cosas, pero estaba a punto de desmayarme así que no podía poner mucha atención.

    _ Mí querida Prue… - se acerco a mí y se puso de cunclillas para quedar a mi altura, ella también estaba muy mal herida, pero ella no se quejaba – mírame bien querida, ¿por qué no te das cuenta de lo que pasa? Pensé que ya estabas decidida, sigo viendo que eres más tonta de lo que supuse.

    _ ¿Quién… quien eres? – logre decirle. Ella saco su espada otra vez de la vaina en la que la guardaba y la puso en mi cuello provocando que levantara el mentón

    _ Querida Prue… quien más voy a ser, tu peor enemiga… en mi viven tus miedos, tu dolor, tu desdicha, eso me ha hecho fuerte, tanto como a ti, pero estoy sola y eso no lo puedo permitir, mi odio hacia ti creció tanto que solo he estado esperando este momento para acabar contigo – dicho esto, apretó mas contra mi cuello la espada, sentí un liquido caer y manchar mi blusa, me había cortado, en verdad estaba dispuesta a matarme.

    _ Pero ¿por qué? ¿Qué te hice? Yo a ti ni siquiera te conozco – cuando le dije esto, se puso de pie de forma casi inmediata y me grito

    _ ¡¡¡Que no me conoces!!! Tu – me señalo acusadoramente – tu eres la única culpable de que yo esté aquí encerrada, tú me quitaste lo que yo mas amaba, tú fuiste capaz de acabar con el amor que en mi corazón albergaba y ahora vienes, tan inocente como siempre y me dices que no me conoces… - se sentó nuevamente junto a mí, hubiera jurado que si ella pudiera llorar lo estaría haciendo – no puede ser Prue que no sepas quien soy – me dijo esto después de varios minutos y con una voz bastante más calmada

    _ Rápido Charly, date prisa o las hemorragias la mataran. De nada habrá servido todo lo que ella está pasando – volví a escuchar a Jakie

    _ Todavía tienes amigos que te quieren

    _ ¿Cómo fue que me heriste tanto? – quería ganar tiempo

    _ Yo no te herí, tu sola te hiciste esos cortes; cualquier cosa, buena o mala, que te pase dentro de este laberinto, tu cuerpo lo sufrirá también en el mundo terrenal

    _ Eso quiere decir…

    _ Eso quiere decir – me corto – que si tu mueres aquí, tu cuerpo también morirá

    _ Has dicho que fui yo quien me hizo los cortes – aproveche que estaba distraída y tome con mi mano derecha el sable de luz - ¿Cómo puede ser posible eso? – alce el haz para darle la estocada final, así sentada frente a mí, allí seria su fin

    _ Cualquier daño que me hagas te lo harás tu misma – sus palabras hicieron que detuviera mi ataque sorpresa – eso es porque yo…


    Fernando Liendro (E.P.S)
    Poeta Gran Master - Miembro Del Jurado
    Poeta Gran Master - Miembro Del Jurado

    Masculino Mensajes : 2505
    Fecha de inscripción : 15/12/2009
    Localización : mar del plata, bs as, arg
    Humor : demasiado bueno y demasiado feliz

    Re: Iniciacion. Capitulo 4- MI PEOR ENEMIGO

    Mensaje por Fernando Liendro (E.P.S) el Vie Abr 22, 2011 1:31 pm

    HUY muy bueno essta parte hermanita jejej Smile yo no soy muy bueno en los relatos, pero se que otra persona te ayudara lo se jeje besos y mil abrazos

      Fecha y hora actual: Dom Dic 04, 2016 9:15 am